Suscriptor digital

Ángel Baratucci fue un gran jockey, más allá de su récord

Ganó las 8 carreras de una reunión en Rosario, en 1957, y disfrutó de una veneración que se alimentó de su estilo y sus éxitos
(0)
17 de julio de 2014  

La larga vida del Ángel Baratucci de carne y hueso terminó ayer, en Rosario, el lugar donde su nombre se volvió mito y leyenda. Esa longevidad le permitió gozar a pleno de los agasajos que el turf argentino le brindó a repetición y que se ganó con su arte para llevar riendas y fustas, para hacer del 15 de diciembre el Día Nacional del Jockey.

En esa fecha de 1957 nació la inmortalidad de Baratucci: ganó las ocho carreras de la reunión del hipódromo Independencia, en Rosario, lo que se considera un récord mundial. Pero además hubo allí 26 estadísticas ganadas (21 consecutivas) y más de 3500 triunfos en total, en medio siglo montando.

"Nunca hubiera imaginado, cuando empecé, llegar a tanto. Además, mis comienzos fueron muy difíciles. Fíjese que de 1936 a 1940 gané sólo 21 carreras y ahí fue cuando, sin muchas ganas, vine a Rosario", le contaba a la nacion en 1986, cuando aún vestía chaquetilla.

Había nacido el 1° de mayo de 1921 en Azul, provincia de Buenos Aires, pero aquella sensación de derrota de los inicios fue en Santa Fe, el primer desarraigo, anterior a la ciudad gloriosa. "El cuidador Luis Cúcaro le pidió a mi padre que me dejara con él y pronto formamos un binomio de éxito", completaba Ángel aquel relato.

Tiempos de pelear con Cayetano Sauro y Tomás Mernies, en el Independencia. Y de admirar a Juan P. Artigas, "el mejor que vi en mi vida". Las victorias siguieron en San Isidro, Palermo, La Plata y también en Mendoza, donde sufrió una rodada dura, en 1972. Hubo otra en Rosario, 14 años después. Estaba por cumplir 69 cuando dejó y nunca quiso ser entrenador. Pero sí maestro, al crear la escuela de Aprendices de Rosario, y dirigente gremial.

Los restos de Ángel Baratucci fueron inhumados en el cementerio El Salvador, de Rosario.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?