Suscriptor digital

Juzgan imprescindible discutir una privatización

Sobre rieles: Economía sostiene que es necesario volver a discutir la concesión de trenes y subterráneos del área metropolitana; afirma que así se podrán incrementar las inversiones para aumentar la capacidad del sistema que transportará este año 410 millones de pasajeros en los trenes; por otra parte el aumento de las tarifas que en un principio se preveía para agosto aún no ha sido aprobado por la cartera de Finanzas por lo que el pasaje seguirá con los mismos precios.
(0)
30 de julio de 1996  

El secretario de Energía y Transporte Carlos Bastos tiene listo el decreto marco para renegociar las concesiones de ferrocarriles y subterráneos del área metropolitana plan que apunta a extender los plazos de concesión y permitir una reestructuración tarifaria que posibilite encarar inversiones de magnitud.

El Ministerio de Economía afirma que "con la infraestructura de trenes y subtes disponible hoy en día en poco tiempo más se van a alcanzar los límites históricos y habrá que pensar en nuevos proyectos". El pronóstico pertenece al regulador del sector el ingeniero Juan Pablo Martínez titular de la Unidad Coordinadora del Programa de Reestructuración Ferroviaria (UCPF).

Según datos de la UCPF que depende de Economía la privatización del sector ha arrojado "éxitos destacables" pero tal como está planteada no alcanza para satisfacer las necesidades del futuro.

Según se informa en dos años y medio de trenes privados el volumen de pasajeros ha crecido de 220 millones anuales en 1993 a 350 millones y para este año se espera que los pasajeros sumen 410 millones. En cuanto al subterráneo los pasajeros han aumentado de 145 a 200 millones en igual lapso.

Sin embargo para la UCPF los planes de inversión en el sector (trenes U$S 750 millones y subtes U$S 450 millones) son apenas "moderados" y "no alcanzarán para dar una respuesta integral a lo que necesita el área metropolitana".

Aprobación

Hasta aquí los argumentos y problemas que plantea el Ministerio de Economía. Porque para lograr la renegociación de la privatización ferroviaria falta que la Comisión Bicameral de seguimiento de las privatizaciones dé el visto bueno al proyecto que elabora Bastos.

Hasta ahora la Bicameral ha objetado algunos puntos de la renegociación sin embargo el recambio del equipo económico dejó vislumbrar una predisposición distinta del Poder Legislativo hacia las iniciativas del Palacio de Hacienda por lo que no se descarta que las diferencias puedan superarse en poco tiempo más.

La renegociación significará nuevas reglas de juego para las empresas y los usuarios. Estos últimos deberán afrontar una tarifa acorde con los planes de inversión que se planean para hacer crecer la red de trenes y subtes.

Además se extenderán los plazos. Actualmente la concesión de los trenes finaliza en el 2004 mientras quela de los subterráneos y la línea Urquiza llega hasta el 2014.

¿En qué hace falta invertir? Para la UCPF uno de los puntos a mejorar está en el número de coches. Mayor cantidad y más modernos elementos significa un aumento de las frecuencias y la capacidad.

Sin embargo el objetivo mayor tiene que ver con una incorporación masiva de tecnología: nueva señalización control de avanzada electrificación reconstrucción de vías a desnivel y sobre todo construcción de nuevas líneas del subterráneo.

En este sentido se supo que en poco tiempo más el Banco Mundial liberará una línea de crédito de 150 millones de dólares para ejecutar obras de modernización que en su momento habían sido comprometidas por el Estado.

El boleto

Respecto del aumento de las tarifas que en principio se esperaba para agosto éste aún no ha sido aprobado por el Ministerio de Economía.

El subsecretario de Transportes Alberto Corcuera Ibáñez en diálogo con La Nación no descartó ni ratificó la decisión:"Todas las alternativas se están estudiando".

Este aumento es una compensación a la decisión de Economía de eliminar los subsidios a trenes y subtes. Sin embargo estos subsidios que antes llegaban a varios cientos de millones hoy no tienen mayor incidencia en el presupuesto.

De los 120 millones de dólares de subsidios acordados para este año ya se ejecutaron más de la mitad por lo que el desembolso pendiente para el Tesoro no superará los 50 millones de pesos. Además según el pliego los subsidios seguirían el año próximo disminuyendo hasta desaparecer por completo en 1998.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?