¿Se aprovechará esta ventana de oportunidad?

La Alianza del Pacífico acordó celebrar una reunión ministerial con el Mercosur para establecer una agenda programática que potencie los temas de convergencia, como el rol de América latina en el comercio global
Felix Peña
(0)
22 de julio de 2014  

La novena Cumbre de la Alianza del Pacífico, realizada el 20 de junio último en Punta Mita, México, acordó: "Celebrar una reunión ministerial de carácter informativo sobre la Alianza del Pacífico con Estados miembros del Mercosur. Con el mismo espíritu informativo, acordaron la realización de un seminario de académicos, empresarios, emprendedores y altos funcionarios de la Alianza del Pacífico, Mercosur y otros países de la región, incluyendo Centroamérica y el Caribe".

La cuidadosa redacción del párrafo quizás refleja la necesidad de conciliar visiones distintas sobre la conveniencia de impulsar tal encuentro.

Es posible que algunos países de la Alianza sigan viendo ambos procesos como contrapuestos y, eventualmente, incompatibles. Ha habido al respecto mucho debate académico y, sobre todo, mediático. Difícil de imaginarlo como un debate sólo casual.

Consultado Heraldo Muñoz, el canciller de Chile, sobre el alcance de la propuesta aprobada por la Cumbre, afirmó que "Chile hizo una propuesta en el seno de la Alianza del Pacífico para realizar una reunión ministerial con el Mercosur. Esa propuesta se aprobó. Ahora, nuestro propósito no es una fusión o unión de ambos grupos. Tal hipotético propósito no sería realista, pues entre ambos esquemas hay diferencias marcadas en aranceles y regulación. Pero sí podemos explorar áreas de acuerdo en temas de interés común. Podemos discutir asuntos de natural convergencia en el corto, mediano y largo plazo", destacó, según publicó La Tercera, el 20 de junio.

Convergencia en la diversidad

Lo concreto es que se está abriendo una ventana de oportunidad para intentar la "convergencia en la diversidad" que planteó Muñoz desde el inicio de su gestión como canciller del gobierno de Michelle Bachelet. En su visión, ése será un eje principal en la política latinoamericana de Chile.

Un planteamiento en esa dirección ya lo había efectuado Ricardo Lagos, el ex presidente de Chile, en una conferencia pronunciada en marzo pasado en la Universidad de San Pablo. Señalaba el gran error de concebir una América latina del Pacífico como contrapuesta a otra del Atlántico. Afirmaba que "si la fuerza del comercio mundial está pasando entre el Atlántico y el Pacífico y nosotros estamos entre ambos océanos, entonces tenemos algo que decir en este cambio de época que se está produciendo en el planeta".

Para este mes de julio, en Cartagena de Indias (Colombia), está prevista la reunión informativa de los cancilleres de los países de ambos esquemas de integración regional. Lo inteligente sería aprovechar la ventana de oportunidad que se está así abriendo para iniciar un proceso, primero de diálogo político y técnico, y luego de decisiones efectivas, orientado a definir una metodología de trabajo conjunto entre países del Mercosur y de la Alianza del Pacífico.

Implica reconocer que más allá de las diferencias que puedan existir -originadas en múltiples factores que no son sólo económicos, ni políticos o ideológicos- el contexto internacional torna recomendables respuestas concertadas de la región en su conjunto.

Al menos en tres planos es posible imaginar acciones de convergencia que puedan generar ganancias mutuas a países de ambos esquemas. Uno es el de los encadenamientos productivos de alcance regional, concebidos en sus distintas modalidades como instrumentos que faciliten la articulación transnacional en distintos sectores de la producción. Otro es el de la conectividad física y la facilitación de comercio en los principales ejes de articulación económica regional. Y el tercero es el de algunas de las principales cuestiones de la agenda global y, en particular, las referidas al sistema del comercio mundial y al cambio climático.

Una agenda posible de convergencia que permita potenciar, con enfoques de geometría variable y de distintas velocidades, los múltiples canales institucionales de vinculación económica existentes entre los países de la región -algunos bilaterales y otros de alcance subregional, sudamericano y latinoamericano- puede nutrirse de valiosos informes recientes (tal como el de la CEPAL, titulado "Integración regional. Hacia una estrategia de cadenas de valor inclusivas"), del denso acervo normativo e instrumental que brinda la Aladi (muchas veces subutilizado), y del aporte que pueden efectuar por su rica experiencia en el desarrollo productivo y de la infraestructura de la región, instituciones como la CAF.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.