Suscriptor digital

El Office cumplió 25 años

Fuente: Reuters
Cómo el paquete de oficina de Microsoft, presentado a finales de 1989, cambió la forma de trabajar y cuáles son los desafíos en un entorno Web
Pablo Badía
(0)
5 de agosto de 2014  • 00:23

El paquete de oficina de Microsoft está cumpliendo 25 años desde su lanzamiento. La primera versión, presentada en agosto de 1989, fue desarrollada por Charles Simonyi ( luego devenido turista espacial) y Richard Brodie, dos jóvenes ex-programadores de Xerox reclutados por Bill Gates y Paul Allen en 1981. Sólo tenía tres programas: el procesador de texto Word, la planilla de cálculo Multiplan (que luego sería reemplazada por el Excel) y el PowerPoint.

La versión 1.0, desarrollada para sistemas DOS y Windows 3.0, rápidamente ganó terreno gracias a su integración con las plataformas de Microsoft. Entre el 90 y el 93, aparecen las versiones 3.0 y la 4.0, que para ese entonces ya había incorporado un cliente de correo electrónico.

Hasta el año 1995, el Office tuvo varias amenazas en el horizonte. Desde el WordPerfect, el procesador de texto compatible con DOS y Windows que supo competir mano a mano por este segmento, hasta el Wordstar, que tuvo gran popularidad hasta que programas con una interfaz gráfica más amigable hicieron que quedara relegado. Años después, el Wordstar fue la raíz de lo que después se convirtió en el paquete de oficina StarOffice y que para el 2000, como propiedad de Sun Microsystems, se transformó en el OpenOffice (y tuvo un hermano, el LibreOffice).

Por otro lado, el paquete de oficina Lotus SmartSuite también presentó una fuerte amenaza para la apuesta de Microsoft. El paquete de oficina desarrollado por IBM contaba con una gran aceptación en las empresas y era el principal competidor del Office. Sin embargo, el lanzamiento del Windows 95 terminó por enterrar el futuro del Lotus, cuando Microsoft cambió la arquitectura de su sistema operativo de 16 a 32 bits, dándole mayor velocidad y capacidad de multitareas a su paquete de oficina, relegando a la competencia.

En sus 25 años, la configuración del Office varió bastante, sin embargo el corazón siempre se mantuvo igual. Los tres programas más fuertes del paquete –el Word, el Excel y el PowerPoint- estuvieron presentes en todas las versiones. A estos se sumaron el Outlook, el cliente de correo electrónico, que fue introducido en el Office 1997. Más tarde, en 2003, también se incorporó al paquete el OneNote, la libreta para tomar notas.

Más allá de esta conformación estática, el Office incorporó programas y servicios que nunca lograron la popularidad de los cinco principales. Podemos nombrar el Publishing, un software para crear tarjetas o calendarios, el Front Page, vigente desde 1997 a 2003 y que luego fue reemplazado por otros similares aunque más actuales; y el mismo Microsoft Mail, que después mutó a Schedule y finalmente fue absorbido por el Outlook.

Competidores libres y en la nube

Si hay algo que caracterizó al Office fue su capacidad de adaptación a las necesidades del mercado, buscando presentar nuevos productos que dieran mejores soluciones de oficina. Sin embargo, esta característica comenzó a mermar para finales del siglo XX. Con casi 10 años de hegemonía comenzaron a surgir competidores desde los márgenes del software libre. La masificación de Internet abrió el camino a que otros paquetes le disputaran el liderazgo, a fuerza de innovación, personalización y bajo costo.

Desde el OpenOffice o el LibreOffice hasta la plataforma en línea de Google, comenzaron a plantearle nuevos desafíos al Outlook. No sólo por la incorporación de herramientas adaptadas a los nuevos usos de la PC, sino apostando por un esquema de negocios diferente donde las licencias para el uso del software se adapten más a las necesidades de los usuarios. La respuesta del paquete de Microsoft fue, por un lado desarrollar la plataforma 365 que contempla la posibilidad de usar todos los programas de Office desde la nube, espacio de almacenamiento en Internet y un diseño adaptado a los dispositivos móviles con pantalla táctil (como Android o iOS); también tiene una versión Web gratis al estilo Google Docs.

Por el lado del esquema de negocio, Office ya no se concentra únicamente en licenciar software para PC sino también espacio de almacenamiento en la nube y aplicaciones web con diferentes formatos de uso, que se pagan por descarga o por tiempo de uso.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?