¿Salir del default con la ayuda de países amigos?

Martín Dinatale
Martín Dinatale LA NACION
La idea se habría deslizado en los últimos días y contempla un mecanismo similar al que se analizó para un pago de la deuda con ayuda de la banca privada argentina
(0)
6 de agosto de 2014  • 00:29

Aún es una hipótesis de trabajo, forma parte de conversaciones informales y todo dependerá del desarrollo de una compleja ingeniería diplomática y financiera. Pero lo concreto es que el Gobierno no descarta pedir una ayuda a algunos países amigos para eventualmente avanzar en un pago negociado a los fondos buitre y evitar así las duras consecuencias que pudiese tener el default.

La idea se habría deslizado en los últimos días y contempla un mecanismo similar al que se analizó para un pago de la deuda con ayuda de la banca privada argentina, que finalmente se frustró. En este caso, la Argentina habría sugerido sutil y sigilosamente a algunos países del grupo de los Brics y de América latina la posibilidad de recibir una ayuda financiera para cumplir con los holdouts.

Según confiaron a LA NACION fuentes calificadas de la Casa Rosada y de la diplomacia extranjera por ahora sólo se trata de "sondeos" para analizar el margen de maniobra que tendría el Gobierno con este plan.

Se supo que hubo un "sondeo" a algunos países que integran el Brics y que estarían en condiciones de ayudar a la Argentina en su pelea con los fondos buitre

En este sentido, los canales de diálogo fueron varios y no necesariamente se dieron por medio de la vía diplomática. Es decir, que habrían intervenido funcionarios de la Casa Rosada, empresarios y hasta referentes del sector privado de países extranjeros.

Por un lado, se supo que hubo un "sondeo" a algunos países que integran el Brics y que estarían en condiciones de ayudar a la Argentina en su pelea con los fondos buitre. En este caso, se mencionó a Rusia y a China como los potenciales aportantes.

"Estos son países que han mostrado un gran acercamiento hacia la Argentina y tienen un respaldo financiero capaz de sustentar un salvataje", expresó a LA NACION un embajador que escuchó de primera mano esta iniciativa del Gobierno. Se refería así a las visitas que los presidentes de Rusia y China, Vladimir Putin y Xi Jinping, respectivamente, realizaron hace 10 días a Buenos Aires con la idea de establecer acuerdos y estrechar fuertes lazos con la Argentina.

El Gobierno no estaría dispuesto a esperar un préstamo del Banco de Desarrollo creado por los Brics porque para que esto se pueda concretar falta tiempo. De hecho, ese banco se creó tras la reciente cumbre de Fortaleza y la prioridad en la ayuda financiera de esa banca estarán los propios países del Brics. Esto es Brasil, India, China, Rusia y Sudafrica.

En tal caso los planes de pago con la ayuda de países del Brics pasa por otro lado. La idea de pagar a los fondos buitre con el aporte de China o de Rusia está latente en la política doméstica. De hecho, el oficialismo en la Cámara de Diputados despachó ayer dictamen favorable sobre el proyecto para proteger las reservas del Banco Central depositadas en el exterior a través de convenios con otros países. La iniciativa se debatirá en la sesión de hoy de la Cámara baja y, de aprobarse, le permitirá al Gobierno acordar con China un esquema para efectuar un swap de monedas, el verdadero fundamento del proyecto.

La idea de pagar a los fondos buitre con el aporte de China o de Rusia está latente en la política doméstica

Se especuló también con la idea de que haya un aporte de sectores privados de estos países aunque aún no hay precisiones al respecto.

Una fuente diplomática que confirmó esa hipótesis de trabajo evaluó que si se concreta una ayuda financiera de Rusia o de China "nada será gratuito". Especulaba que, a cambio de ello, los países aportantes reclamarán facilidades para el desarrollo de la obra pública o la exploración de recursos naturales en la Argentina.

Oficialmente la Casa Rosada se niega a hablar de este tema y por ahora rechazarán públicamente que existan negociaciones en este andarivel.

No obstante, también se supo que hubo gestiones desde Buenos Aires para recibir ayuda financiera de países amigos de la región. Concretamente se mencionaron los casos de Uruguay, Brasil, Chile o México.

Ayer, el ministro de Trabajo, Carlos Tomada , encabezó la reunión Especial de Consulta de Ministros de Trabajo del G20 de América latina, de la que participaron su par de Brasil, Manoel Dias; el Ministro de Trabajo y Previsión Social de México, Alfonso Navarrete Prida, y la directora general adjunta y directora regional para América Latina y el Caribe de la OIT, Elizabeth Tinoco. En ese encuentro se firmó un documento en el que México y Brasil expresaron "la solidaridad con el pueblo argentino ante el fallo judicial que avaló los planteos de un grupo minoritario de holdouts" y apoyaron "la determinación de la República Argentina de buscar una solución que no comprometa el bienestar de su pueblo y le permita seguir creciendo y creando empleos en el corto y en largo plazo".

El fallo del juez Griesa sentó un precedente jurídico de relevancia a nivel mundial que si prevale en el tiempo podría ser una mala señal para el mundo financiero. No es casual que varios países se interesen en la resolución del caso argentino

Fuentes que estuvieron en una reunión reservada de los tres ministros de Trabajo aseguraron a LA NACION que allí se habló de la posibilidad de establecer un salvataje financiero conjunto externo para la Argentina.

Está claro que un pago de los países amigos no salvaría a la Argentina de la polémica cláusula RUFO por la que debería pagar, por lo menos hasta diciembre próximo, la totalidad de la deuda a aquellos bonistas que entraron en el canje. Pero si hay intenciones de adelantar el pago y se llega a una negociación el resto se podrá dialogar, según comentan tanto en la Casa Rosada como en la diplomacia extranjera.

El fallo del juez Griesa sentó un precedente jurídico de relevancia a nivel mundial que si prevale en el tiempo podría ser una mala señal para el mundo financiero. No es casual que varios países se interesen en la resolución del caso argentino. Allí es donde se termina el idealismo de amistad de los países y aparece una cuota de realismo puro. Algunos prefieren llamarlo "pragmatismo con vistas a un futuro sin turbulencias".

De cualquier manera, para la Argentina los eufemismos ya no cuentan a la hora de pagar o de no hacerlo y seguir en default.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.