Suscriptor digital

Bajo una lluvia de críticas opositoras, Boudou viajó a México tras su procesamiento

En su entorno dicen que asumió con calma la decisión del juez Bonadio y que lo que le importa es el respaldo de Cristina; la oposición volvió a pedir el juicio político
(0)
10 de agosto de 2014  

Amado Boudou esperaba la decisión del juez Claudio Bonadio, sólo lo sorprendió el momento. El vicepresidente de la Nación creía que el procesamiento, el segundo en su cuenta personal en menos de dos meses, esta vez por falsificación de documentos en la compra de un automóvil, era inevitable y que se consumaría la próxima semana. Pero a diferencia de lo que sucedió tras el procesamiento que decidió el juez federal Ariel Lijo, el 27 de junio pasado, por corrupción en el caso de la ex imprenta Ciccone, esta vez lo asumió sin tantos traumas, según cuentan en su entorno.

Así, con el segundo procesamiento a cuestas, Boudou viajó ayer a México para participar mañana y pasado mañana en la Primera Reunión Interparlamentaria México-Argentina. Desde su entorno aseguran que la tranquilidad que muestra en este momento de debilidad política se debe a una razón: Boudou se siente respaldado por la presidenta Cristina Kirchner. Su presencia el miércoles en el Senado fue una clara muestra en ese sentido. Volver a presidir la Cámara alta fue un gesto de ratificación del aval presidencial al vicepresidente. Incluso, en los últimos días, Boudou recuperó protagonismo: tras ponerse al frente del debate parlamentario, el vice viajó a Colombia para representar a la Argentina en la ceremonia de asunción de Juan Manuel Santos, y un día después, y con la novedad judicial, volvió a subirse a un avión.

Mientras tanto, en el país, el abogado defensor del vicepresidente, Martín Magram, prepara la apelación. Según el letrado, fue "llamativo" que Bonadio citara en su fallo a la causa Ciccone y deslizó que en la medida del magistrado "parecería que la parte resolutiva fue realizada con antelación a los fundamentos".

Magram desligó a Boudou del hecho y, tras una larga explicación, subrayó: "El interrogante que surge es: ¿Qué motivación podría tener Boudou para realizar la transferencia dominial de un rodado en forma irregular cuando lo había comprado legítimamente?".

El abogado también explicó cómo tomó la nueva resolución judicial su cliente: "Él entendía que su llamado a indagatoria obedecía a una intención quizá previamente adoptada de procesarlo", dijo Magram en diálogo con radio América.

Entre los argumentos que utilizó para defenderlo, Magram agregó: "El legítimo comprador de un rodado, que lo paga, lo usa y lo tiene durante años, termina siendo el perjudicado. Encima no puede seguir usando el rodado, que tuvo que depositar judicialmente, y al final es procesado insólitamente".

Luego, el abogado volvió a poner en duda los tiempos de Bonadio. "No es que lo hizo muy rápido. Es una causa que ya tiene prácticamente cinco años. Lo que sí, se aceleraron los tiempos en torno al llamado a indagatoria del vicepresidente. No entiendo mucho por qué lo hizo durante la feria judicial", advirtió el letrado.

Los ecos por la resolución de Bonadio continuaron ayer. Desde la oposición cargaron contra Boudou y volvieron a reclamarle que dé un paso al costado. Hay sectores que incluso trabajan en la presentación conjunta de un nuevo pedido de juicio político.

El ex vicepresidente Julio Cobos volvió a pedir el apartamiento de su sucesor vía un pedido de licencia o el inicio de "juicio político", y le imputó a la jefa del Estado ordenar un "camino de protección y de obstáculo a la Justicia" en beneficio de su compañero de fórmula. "[Boudou] demuestra que es un hombre que mucho respeto por la ley no tiene", dijo a radio Mitre.

"Ni un auto usado le podemos comprar a Boudou. Miren el vicepresidente que tenemos. ¡Un espanto! Uno es en su vida privada como es en la vida pública", lanzó, lapidario, el senador Luis Juez (Frente Cívico). El cordobés destacó que "no hay argumentos para sostener" al vicepresidente y reiteró que debería solicitar "licencia" para permitir que la Justicia avance con esa investigación y en la causa Ciccone.

Otro de los que disparó contra Boudou fue Ernesto Sanz. El presidente de la UCR advirtió que el nuevo procesamiento "es una vergüenza más que hace insostenible" su continuidad en la vicepresidencia.

"La falsificación de instrumento público de un vehículo para supuestamente sustraerlo de su patrimonio en un escenario de un divorcio da vergüenza explicar, así como da vergüenza cuando él nos representa en el mundo y es recibido como un funcionario procesado", alertó Sanz.

Distinto enfoque utilizó Elisa Carrió. En lugar de apuntar contra Boudou, la diputada nacional cuestionó a la Presidenta, a la que acusó de "sostener a un delincuente presidiendo la Nación cuando ella no está". Dijo que Cristina Kirchner "entró en la irracionalidad política definitiva al sostener a un delincuente" y le atribuyó ser "socia" del vicepresidente.

La oposición, en contra

Carrió, Cobos y Juez criticaron al vicepresidente

Julio Cobos, diputado nacional

"[Amado Boudou] demuestra que es un hombre que mucho respeto por la ley no tiene"

Elisa Carrió, diputada nacional

"[La Presidenta] entró en la irracionalidad política definitiva al sostener a un delincuente"

Luis Juez, senador nacional

"Ni un auto usado le podemos comprar a Boudou. Miren el vicepresidente que tenemos... es un espanto"

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?