Scioli lanzó su candidatura en un acto con los jóvenes

"Dios me preparó para ser presidente", dijo, eufórico, en La Trastienda; críticas a Massa y Macri
Jesica Bossi
(0)
12 de agosto de 2014  

"Sí sí se viene, sí sí se siente, la ola naranja de Scioli presidente", sonaba, estridente, la voz del cantante tropical "Pocho" La Pantera, mientras caía una lluvia de papelitos sobre el escenario. Así, con nuevo hit de campaña, junto a su mujer, Karina Rabolini , y su gabinete en pleno, el gobernador bonaerense, Daniel Scioli, bendijo anoche a su corriente juvenil, en un acto en el que presentó ante militantes su candidatura hacia 2015.

En decidido tono político, Scioli se embaló en un discurso más largo de lo habitual -pasó los 20 minutos-, en el que mezcló anécdotas, tramos de su historia y aspiraciones, guiado por un puñado de hojas ayudamemoria, casi imperceptibles en el atril. "Con todo lo que me pasó en la vida, creo que Dios me mandó esta señal y me preparó para ser presidente", lanzó Scioli, para delirio de la platea, poco acostumbrada a frases tan directas.

Anoche, nada desentonaba en el dispositivo sciolista. El lugar del encuentro, el auditorio porteño La Trastienda, lo facilitó Jorge Telerman, presidente del Instituto Cultural de la provincia. La puesta en escena cuidada al extremo incluyó "naranjas humanas" dando vueltas por ahí y en la barra sólo expedían Fanta. Pululaban banderas y gorros y, afuera, se imponía un enorme colectivo de doble piso anaranjado y con una única leyenda en negro que decía "Presidente".

Sin mencionarlos, Scioli planteó sus diferencias con Mauricio Macri y Sergio Massa . "Algunos plantean el cambio. ¿Saben cuál es el verdadero cambio? ¡No volver a empezar, no tirar todo por la borda!", afirmó. Más duro fue con el ex intendente de Tigre. "¿Cómo fallarles a Néstor y Cristina? Eso no es de bien nacido. Uno no puede dejarse llevar por las coyunturas", fustigó en tono ya casi directo hacia Massa.

Una excusa

La cita había sido formalmente convocada para celebrar el Día de la Juventud, según el calendario de las Naciones Unidas, pero en la práctica fue el primer acto de campaña explícito.

Scioli aprovechó para poner en funciones al frente de la subsecretaría del área a Domingo "Mingo" Angellini, su ahijado, que desde hace diez años trabaja cerca del gobernador. Se lanzó, a la vez, el sello Ola Naranja, que reúne a sub 35 y tiene como objetivo hacer crecer el apoyo al plan presidencial.

En la previa, se pasó un irónico spot, ya usado en otras campañas, que combina imágenes de cuando corría en lancha y actividades de gestión con un popurrí de oraciones picantes en off, como "Acá está el tipo al que le dicen lo que tiene que hacer", o "Acá está el tipo al que todos subestiman".

"Quiero ser ese puente entre las viejas y las nuevas generaciones para tomar la posta", ofreció Scioli. La agrupación recorrió algunos distritos del interior -había militantes de distintas partes del país ayer- y tendrá su búnker operativo en la Casa de la Provincia de Buenos Aires, en la Capital. No se vieron en el acto jóvenes de La Cámpora, que, según los organizadores, habían sido invitados.

Después de calificar al "desarrollo" como el "nuevo nombre de la justicia social" y desglosar un punteo de asuntos para el futuro, se refirió a la Presidenta y su salida: "Tienen que entender el esfuerzo que está haciendo para dejar el país ordenado y desendeudado".

Habló del trabajo en equipo y elogió a sus funcionarios, con el jefe de Gabinete provincial, Alberto Pérez, a la cabeza. No sólo estaba su staff completo: arriba del escenario subió a José "Pepe" Scioli, hermano del medio y coordinador de la Fundación DAR, usina técnica de su candidatura. Y, menos visible, también estuvo Nicolás, el menor de todos, vicepresidente del Grupo Provincia. Mencionó también entre sus máximos sostenes a Gustavo Marangoni, un potencial candidato en Capital, y ubicó cerca suyo a Kibo Carlotto, secretario de Derechos Humanos bonaerense, al que nombró para referirse a la recuperación de su sobrino, el nieto recuperado de Estela de Carlotto, Guido Montoya Carlotto.

El acto de lanzamiento casi formal de la campaña 2015 lo cerró Angellini, que pidió "caminar" todo lo que haga falta para instalar el proyecto de Scioli para los comicios del año que viene y aseguró que Scioli es "el punto de encuentro" de los jóvenes. Su padrino seguía cada una de sus palabras a su lado, el silencio y sonriente, mientras tomaba un sorbo de agua para mitigar el inmenso calor del salón repleto.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?