Emilce Sosa, la figura de las Panteras, que no olvida sus raíces aborígenes

Mimi Sosa exhibe con orgullo su tatuaje en wichi
Mimi Sosa exhibe con orgullo su tatuaje en wichi Crédito: Prensa FeVA
La central formoseña creció en una comunidad wichi en su provincia natal; dejó el fútbol por el voleibol a los 16 años y diez años después ya es en una referente de la selección argentina
Fernando Czyz
(0)
13 de agosto de 2014  • 04:39

Su regreso fue de ensueño a la selección argentina porque luego de perderse los dos primeros weekends del Grand Prix con la camiseta celeste y blanca tuvo un regreso estelar siendo goleadora en los tres partidos de un fin de semana histórico, que tuvo a las Panteras por primera vez como anfitrionas en este máximo torneo anual internacional.

Sin embargo, en este tiempo de euforia tras los triunfos ante Perú, Canadá y Cuba, Emilce Sosa , la nueva jugadora del equipo brasileño Rio do Sul, pretende revitalizar sus orígenes de comunidad aborígen y esos valores que cultivaron a esta estrella del voleibol argentino con pasado de futbolista.

- ¿Cómo fue la espera para poder volver a vestir la camiseta argentina?

- Fue muy duro estar afuera de la selección en los primeros dos weekend porque, desde que empezamos a clasificar año tras año al Grand Prix, siempre estuve. Esta fue la primera vez que quedé afuera por una lesión y un virus. Pero eso me motivó e incentivó para recuperarme para este fin de semana que fue algo único: jugar en casa con nuestra gente. En lo personal, vino mi familia de Formosa.

- ¿Qué valor tiene esto de haber sido locales por primera vez?

- Cuando clasificamos por primera vez a un Grand Prix era impensado poder jugar como locales. Después de nuestro quinto Grand Prix esto fue un lujo; poder tener un torneo de este nivel en casa. Fue importante para el voleibol y nos permitió demostrar el nivel de la selección femenina.

- ¿Qué significa en lo personal cada vez que representás a la Argentina?

- Para mi es un sueño vestir la celeste y blanca. Desde que empecé con la selección todo se fue dando de forma muy rápida. Mi familia me pudo ver por primera vez representando al país en el Premundial de San Juan y este fin de semana se repitió. Jugar con el apoyo de ellos en la cancha fue muy motivante, si bien somos una familia muy unida y me siguen vía Internet a todos lados, que estuvieran presentes fue muy importante.

La formoseña en su comunidad aborígen wichi donde se crió
La formoseña en su comunidad aborígen wichi donde se crió Crédito: Emilce Sosa

- Constantemente hacés referencia a tus orígenes. ¿Cuánto te marcaron en tu vida?

- Siempre me acompaña mi historia y desde que salí de la comunidad aborígen Lote 1 de Formosa, de la etnia wichi, hasta hoy, que jugué en Europa, siempre me acuerdo de mis orígenes. Es más tengo un tatuaje escrito en wichi en mi antebrazo que dice "Mis raíces, mi historia". Además de tener siempre presentes a mis hermanos y mis papás, que son el motor que me da fuerza para ponerme nuevas metas en mi vida.

- ¿Tuviste un pasado vinculado al fútbol antes de jugar al voley?

- Somos una familia muy grande. Somos seis hermanos y mi papá siempre jugó al fútbol y fue el gran referente del deporte en mi casa. Cuando era chiquita con él jugaba al fútbol en la comunidad. A los 14 años conocí el voleibol pero no me gustaba tanto porque tenía pasión por el fútbol. Me llevaron a probarme en Córdoba y quedé en Belgrano donde jugué en la Primera a los 16 años. A mi mamá no le gustaba el lugar donde estaba entrenando porque me quedaba lejos y era chiquita. Entonces me dijo que pruebe con el voley que me quedaba más cerca y había un ambiente más familiar, donde mis compañeras y sus papás me re-cuidaban. A los 18 llegué a jugar Liga Nacional y dos años después me vine a Boca. Y después empecé con selección y me fui a jugar a Europa.

Emilce Sosa firmando autógrafos en Lomas
Emilce Sosa firmando autógrafos en Lomas Crédito: FIVB

- ¿Qué valores rescatás de tu crianza en la comunidad wichi?

- Aprendí muchísimas cosas. Al principio no hablan mucho cuando no te conocen. Pero después de entablar una relación te cuidan y te ayudan de una forma increible. Esos valores de amistad, sinceridad y respeto lo aprendí en la comunidad, y luego es muy difícil encontrar gente que lo haga sin una segunda intención.

- ¿En Formosa tuviste como maestra los primeros tres años a tu mamá?

- Sí, fue muy lindo. No era tan estructurado como estar en una escuela de una ciudad; fue divertido. A veces tenía que salir de clase para darle la mamadera a alguno de mis hermanos y volver. Pero luego recuperaba algo que no entendía con mi mamá o mi papá en casa. Cuando tenía ocho años fui por primera vez a la comunidad y era muy duro estar lejos de mi mamá. Y esa vez me abracé a mi mamá y le dije 'Acá me quedo'. Hubo una charla esa noche entre mis papás y me dejaron mudarme con mis hermanos más chiquitos. Y ese primer año vivimos adentro de la dirección de la escuela con una cama y un colchón para que mis dos hermanitos durmieran conmigo. Cuando vino mi papá cambiamos un auto al maestro que se iba por una casa de barro y adobe.

Mimi Sosa es madrina de un club de su Formosa natal
Mimi Sosa es madrina de un club de su Formosa natal Crédito: Emilce Sosa

- ¿Qué herencia sentís que dejaste en Formosa con el voley?

- Mi hermana más chica, Carolina de 19 años, es muy fanática del voley y juega en Banfield de Formosa. Nunca vi una persona que ame tanto a este deporte como ella. Cuando fui en 2012 y vi al club sustentado por una pareja y su hija de 35 años sentí la pasión para poder mantener todas las categorías. Entonces me ofrecí para ser la madrina, le conseguí un par de pelotas y doy una clínica todos los años desde entonces.

- ¿Cuáles fueron las sensaciones de irse a jugar a Rumania?

- Irme de Argentina fue duro porque tuve que aprender un nuevo idioma y aceptar una nueva cultura. Estar lejos fue duro porque soy muy familiera pero me sirvió para mejorar y ser una jugadora más competa. Cuando estuve allá cumplí un sueño de sacar a mi mamá del país para que me fuera a visitar y pudo conocer la nieve.

- ¿Qué proyectos tenés a futuro con este deporte que te dio tanto?

Todavía no planifico mi vuelta. Quiero seguir creciendo y me voy poniendo metas más difíciles. Quiero estar en los Juegos Olímpicos y ahora es importante el salto a la liga brasileña, que es cumplir un sueño.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.