Suscriptor digital

Barrio Chino

Un bazar de lo que no abunda
Silvana Moreno
(0)
16 de agosto de 2014  

Elogio de la insipidez

Otra vez, la argentina con acento español Vera Livia García volvió a Buenos Aires con su Ágape insípido, performance degustativa que por estos días se presenta en el hall del Teatro General San Martín.

Más que mirar, lo mejor es formar parte. Y el que se apure aún puede sentarse a esa mesa larga, minimalista y molecular, con vajilla numerada de plástico transparente, con bocados que unen sabores y texturas impensados. De tan impensados, muy difíciles de identificar. O texturas sin sabor, como la espuma de aire. Y ni hablar de la película transparente comestible. Todo será degustado en silencio y con los ojos cerrados. Después, al mejor estilo fiesta de casamiento, habrá que pararse para ir a una pista y hacer lo que el cuerpo dicte.

El experimento de García (licenciada en Artes, actriz, bailarina) está inspirado en las ideas de François Jullien, filósofo francés interesado en las diferencias entre el pensamiento chino y el occidental. "El sabor menos pronunciado es el más exuberante en cuanto a posible saboreo", escribió. También: "El sabor nos ata, la insipidez nos desata".

Como Jullien, García quiere hacer pensar: "La noción de lo insípido en Occidente ha sido asociada a la falta de sabor, tomando una connotación negativa, pero en China lo insípido posee valor. Es lo indeterminado, que tiene que ver con el desapego y los estados contemplativos. Es no-acción (wu wei), un estado en el que todo es posible y todo está en potencia".

Quedan dos días para intentar sentarse a esa mesa experimental (o al menos presenciar la obra): el miércoles y el jueves, y habrá que anotarse en performancedegustativa@gmail.com.

Otro fetiche

"Vender por Internet ha sido una enorme bendición para los vendedores de discos, pero también implicó perder algo del romanticismo y de las azarosas epifanías de comprar discos en el mundo real de las disquerías y las ferias", se lamenta Simon Reynolds en las páginas de Retromanía. Entonces, un punto intermedio entre comprar un disco físico y uno digital serían, por ejemplo, las tarjetas plásticas (divinas, diseñadas, fetiches para guardar) que traen un código para poder descargarlo.

Y así festeja el platense Javi Punga sus 10 años musicales, con una tarjeta que contiene tres de sus discos, fotos y videos. Se consigue en buencodigo.com (desde Tandil, lo envían por correo analógico a todas partes), en las disquerías más fetichistas y en los recitales de Punga.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?