Suscriptor digital

Un ministro que concede demasiado

Debilidad: The Economist criticó los primeros días de Fernández en el Palacio de Hacienda, en un artículo titulado "Roque´s horror show".
(0)
25 de agosto de 1996  

(The Economist).- Cuando el presidente de la República Argentina, Carlos Menem, despidió hace tres semanas a Domingo Cavallo, el anterior ministro de Economía que tanto había durado en el cargo les pidió a los argentinos, particularmente a los miembros y aliados de su gobierno, que apoyen a Roque Fernández, el nuevo custodio de las arcas de la Nación. Durante diez días, tiempo en el que el flamante ministro hizo muy poco, todos lo apoyaron. El 12 del actual, dejaron de hacerlo. Al anunciar un paquete de 23 medidas destinadas a aumentar la recaudación impositiva en el orden de los 4500 millones de dólares por año, y a frenar un déficit presupuestario en franca expansión, Fernández demostró tener tanta firmeza como su antecesor...teóricamente.

Su programa incluyó un aumento de casi el 40 por ciento en el precio del gasoil y del 13 por ciento de la nafta súper. El impuesto al valor agregado se extiende a ciertos rubros, como la educación privada, la televisión por cable, los seguros de vida y de salud, las entradas a los teatros y espectáculos deportivos. La edad jubilatoria para las mujeres, y también la que permite comenzar a cobrar pensiones, sería de 65 años, igual que en el caso de los hombres. Además, Fernández solicitó una nueva ley para limitar la obligación del gobierno federal de coparticipar los nuevos ingresos con las provincias.

Hasta ahí, firmeza. Pero pocas horas después demostró ser mucho más flexible que el porfiado Cavallo respecto de la ejecución de las nuevas medidas. A medida que arreciaron las protestas, particularmente de la clase media de Buenos Aires, cuyos ingresos podrían caer más del 6 por ciento, Fernández hizo algunas pequeñas concesiones y reveló su intención de realizar otras de mayor importancia.

En primer término, aceptó el pedido de Menem de que los libros, las revistas y las escuelas privadas con subsidios del Estado quedaran exentas del alcance de las medidas. Luego, después de reunirse con gobernadores provinciales, el nuevo Ministro de Economía adoptó una posición más blanda respecto de los acuerdos de la coparticipación federal. El pasado fin de semana reconoció que muchas otras medidas, incluida la edad jubilatoria para las mujeres, tendrían que ser renegociadas para obtener la aprobación del Congreso.

En síntesis, los aspectos fundamentales de su plan deben ser examinados a fondo, y cualquier tipo de ingreso resignado en un área tendrá que ser recaudado en otra, como señaló el propio Fernández, pero estaba dispuesto a conversar. Esto no fue del agrado de nadie. Los mercados financieros se hundieron. Los líderes del Congreso consideraron que la disposición del ministro para negociar era una señal de debilidad, y aumentaron sus reclamos. La irritación sindical también aumentó. La CGT, la principal agrupación obrera, está teóricamente aliada con el Gobierno. Pero advirtió que ninguna de las medidas introducidas por Fernández hará algo para estimular la economía o crear puestos de trabajo, y que a la huelga general de 24 horas que decretó el 8 del actual le seguirá otra de más duración.

Al paro

En una reunión para analizar los pormenores de esta próxima huelga, las cosas se pusieron feas. Mientras la CGT trataba de impedir que más militantes obreros ingresaran en el lugar de la reunión, se oyeron disparos de armas de fuego. Siete hombres resultaron heridos, dos de ellos de gravedad. Las imágenes televisivas del tiroteo provocaron conmoción entre los argentinos que creían que esa manera de resolver las controversias políticas ya formaba parte de un pasado reciente. Para Roque Fernández, ese episodio fue otra señal de los conflictivos reclamos que debe afrontar. Para que conste, el día del tiroteo, un equipo del FMI llegó a la Argentina para exigir no menos sino más austeridad.

Un seminario del PJ concentra la atención de los empresarios

Decisión: se hará en octubre y se analizarán la macroeconomía y las políticas de empleo; Fernández, con un apoyo precario.

El comentario es generalizado entre los empresarios: el equipo económico cuenta con un apoyo político cada vez más precario.

Los operadores del mercado tomaron nota de un nuevo encuentro de economistas justicialistas, coordinado por Eduardo Bauzá, Jorge Matzkin y Eduardo Amadeo -el segundo en las últimas dos semanas-, que podría convertirse en una suerte de foro paralelo al equipo de Roque Fernández.

Se resolvió allí organizar en octubre próximo dos seminarios para analizar las políticas de empleo y la estrategia macroeconómica, que recibirán el aporte de especialistas locales e internacionales.

"Serán seminarios de altísimo nivel en los que se buscará enriquecer el programa económico", admitió uno de los participantes de la reunión del PJ.

Aunque desde el oficialismo se procura mostrar esta iniciativa como un auxilio para fortalecer a Fernández, la lectura del mercado es la opuesta: una constelación de economistas que opinan sobre el plan pone en evidencia que sectores del Gobierno consideran insuficiente el aporte del actual equipo económico para diseñar una política de crecimiento.

Los empresarios esperan la cumbre oficial convocada por Menem para el 5 de septiembre con expectativa: allí se podrá juzgar, intuyen, el verdadero sostén político de Fernández.

Un mayor acercamiento

Consciente de la necesidad de encontrar respaldo en el mundo de los negocios, la conducción económica ha comenzado a ofrecer gestos para lograr un mayor acercamiento con la banca nacional y extranjera. La eventual privatización de los bancos Nación e Hipotecario -alentada por el jefe de asesores de Economía, Carlos Rodríguez- se anota en esa dirección. El Banco Hipotecario puede ser un bocado apetecible para entidades extranjeras, como el Nomura o el First Boston: en el primer semestre de este año acumuló 149 millones de dólares de ganancia y se espera que en los próximos cinco meses esa cifra se duplicará.

Pero Fernández puede sufrir un traspié inesperado en su intento por ganar espacio. El radicalismo decidió objetar en el Senado la designación de Pedro Pou al frente del Banco Central. ¿La razón? El cuestionamiento judicial a su actuación durante la liquidación de bancos que sobrevino tras la crisis de México.

No se trata de un problema menor. Pou es, en verdad, el jefe político del ministro de Economía. Fue uno de los fundadores del CEMA, instituto de donde provienen los actuales técnicos del Palacio de Hacienda, y fue quien convocó a Fernández y a Carlos Rodríguez para estudiar con dedicación la realidad económica argentina.

Reglamentan el pago de asignaciones familiares

El Gobierno reglamentó los alcances de los requisitos que se exigirán a los trabajadores para percibir asignaciones por nacimiento y adopción, por hijos con discapacidad y la ayuda escolar especial.

Los principales puntos del decreto publicado en el Boletín Oficial son los siguientes: - Para acceder al derecho de cobrar asignaciones familiares, los trabajadores deberán cumplir con un horario mínimo de 4 horas diarias, 20 semanales o 100 mensuales. En el caso de los trabajadores jornalizados, el mínimo será de 12 jornadas y media, pudiendo acumular los servicios prestados en el mes con distintos empleadores.

- Podrán computar como antigüedad las tareas desempeñadas en los meses inmediatamente anteriores al inicio de la actual actividad, y los meses en que se hubiesen cobrado seguros de desempleo.

- Los límites para su otorgamiento se calcularán en función del promedio de la totalidad de las remuneraciones en uno o más empleos recibidas durante un semestre.

- Quienes inicien una relación laboral hasta el día 20 inclusive de cada mes tendrán derecho al cobro.

- Las asignaciones por nacimiento o adopción, por hijos con discapacidad, y la ayuda escolar anual se pagarán a uno sólo de los padres, y no se podrá percibir simultáneamente en relación a más de un empleo. Cuando ambos padres tengan derecho al cobro, podrá optar por hacerlo el que perciba un mejor sueldo.

- Los jubilados y pensionados que residen en las provincias de Chubut, Santa Cruz y Tierra del Fuego Antártida e Islas del Atlántico Sur que cobran una cifra menor a 1000 pesos percibirán 40 pesos por hijo y 160 pesos por hijo con discapacidad; 30 pesos por cónyuge.

- Podrán percibir asignaciones familiares aquellos trabajadores o jubilados o pensionados a quienes se les haya otorgado la tenencia, guarda o tutela de menores o personas con discapacidad.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?