Suscriptor digital

Freddie Highmore y su fascinación por la locura

Freddie Highmore en el mítico papel de Norman Bates
Freddie Highmore en el mítico papel de Norman Bates Fuente: Archivo
En una entrevista exclusiva con Personajes.tv, el actor habló sobre su rol de Norman en la serie Bates Motel, cuya segunda temporada ya se puede ver por la pantalla de Universal Channel
Milagros Amondaray
(0)
21 de agosto de 2014  • 00:00

Del dato de color de que respondió todas las preguntas en un perfecto castellano se desprende una verdad irrefutable respecto a Freddie Highmore: es un actor que se toma la preparación para un papel con una extrema responsabilidad. A través de sus respuestas se percibe que es la curiosidad su motor para superarse en una profesión en la que se inició desde muy chico, cuando era el compañero de Johnny Depp en Descubriendo el país de Nunca Jamás primero y Charlie y la fábrica de chocolate, después. Posteriormente, y fiel a esa curiosidad, Highmore coqueteó con el cine independiente en The Art of Getting By , pequeña película sobre la angustia juvenil, experiencia sucedida por su ajustada preparación universitaria, espacio en el que estudió otros idiomas, tales como castellano y francés. Ahora, a sus 22 años, le puede sumar otro desafío a su currículum: personificar a Norman Bates en Bates Motel, la precuela de Psicosiscreada por Carlton Cuse. Junto a la enorme Vera Farmiga, Freddie explora la génesis de la locura de Norman con la impronta del siglo XXI y ya no en California sino en Oregon. Freddie habló con Personajes.tv sobre su fascinación por la frágil psiquis del personaje, su relación con la obra de Alfred Hitchcock y su extraordinaria dinámica con Farmiga.

De la universidad al set

Freddie no descuida la vida universitaria
Freddie no descuida la vida universitaria Fuente: Archivo - Crédito: standarduk

Como mencionamos previamente, Highmore es un actor que - a la par de su contemporánea Emma Watson - logra fusionar la preparación académica con la filmación de un determinado proyecto. ¿Cuán difícil es coordinar agendas? "Me considero bastante afortunado porque intenté que mi carrera hasta el momento fuera lo más variada posible y siempre quise compaginar mis estudios con la vida actoral, creo que no es imposible y que fue fundamental para mi juventud", explica Highmore. "También me ayudó llevar una vida tranquila en Londres, creo que si hubiera pasado más tiempo en los Estados Unidos el balance no hubiese sido igual", agrega del otro lado del teléfono, a kilómetros de distancia.

Asimismo, Freddie asegura que la clave para mantenerse enfocado al trabajar en Hollywood es saber distinguir realidad de ficción, algo que no todos los actores consiguen: "Está la vida y está la televisión, y eso se puede aplicar a lo que le sucede a Norman en Bates Motel, que siempre está con dificultades para distinguir un plano real de uno imaginario; eso puede sucederle a un actor: al estar tanto tiempo metido en un mundo como el cinematográfico o televisivo, está la posibilidad de creer un poco en lo que no es real".

De Ed Gein a Robert Bloch y de Psicosis a Bates Motel

Un personaje. Dos actores. Freddie Highmore tuvo la tarea titánica de hacer algo diferente al Anthony Perkins del film de Alfred Hitchcock
Un personaje. Dos actores. Freddie Highmore tuvo la tarea titánica de hacer algo diferente al Anthony Perkins del film de Alfred Hitchcock Fuente: Archivo

La cadena funciona de la siguiente manera: Robert Bloch se inspiró en la historia real del asesino Ed Gein para la construcción del personaje de Norman, luego Alfred Hitchcock se encontró con la novela, Joseph Stefano la adaptó y el resto es historia. Bates Motel es el nuevo eslabón de dicha cadena, que le otorga contemporaneidad a un personaje fuertemente ligado al cine de los sesenta. "El hecho de que la serie transcurra en una época distinta nos dio una libertad mayor para cambiar completamente la mitología de Hitchcock, para crear y tener nuestras propias ideas" expresa Freddie para luego puntualizar en Norman: "Yo lo vi en la película y fue como una fuente de inspiración, pero no como algo que tenía que replicar exactamente. En ese sentido, también leí en español el libro de Bloch", cuenta el actor, remarcando que Bates Motel es estrictamente una relectura y no un ejercicio mimético de la película de Hitchcock.

El enfermizo vínculo de Norman y su mamá...

Mamita querida. Norman (Freddie Highmore) y Norma (Vera Farmiga) en sus distintos estadíos
Mamita querida. Norman (Freddie Highmore) y Norma (Vera Farmiga) en sus distintos estadíos Fuente: Archivo - Crédito: WeHeartIt

No se puede discutir con Highmore cuando asegura que las ventajas de lo sugestivo superan a las de lo explícito. En la mayoría de los casos, el subtexto es lo que despierta el atractivo. Así es cómo Bates Motel aborda el enfermizo vínculo entre Norman y su mamá Norma: mostrando lo justo y necesario. "Lo que me interesa muchísimo es la idea de que la serie no sea conclusiva sino más sugestiva y que cada espectador pueda decidir si la relación entre Norman y Norma es normal o no es normal o si traspasa la frontera de la normalidad o sea lo que sea; la serie no te dice exactamente a la manera de Hitchcock qué es lo que tienes que pensar, y eso me gusta mucho".

Ese sondeo en la locura como algo, justamente, insondable, fue lo que cautivó a Highmore: "El viaje de Norman o la pregunta que Norman tiene en su cabeza durante toda la segunda temporada es '¿quién soy?' Desde el principio que tiene varios episodios psicológicos y que se encuentra en un estado diferente pero no sabe exactamente lo que pasa durante esos momentos" explica Freddie y agrega que es la segunda temporada la que va a arrojar más luz sobre los pormenores de su condición: "En esta segunda parte Norman está más al tanto de lo que es capaz de hacer y de hasta qué punto puede controlarlo, hemos ampliado un poco más sus dos personalidades; por ejemplo, en algún momento, Norman asume enteramente el papel de su madre, cree que es y habla como si fuera ella; ése fue un gran reto para mí como actor, tiene algo de alucinante ver su cara de chico simpático al que queremos y al que apoyamos, pero también ver otro rostro contrapuesto; en ese aspecto, la serie manipula nuestras ideas preconcebidas".

Bates Motel y su juego con la atemporalidad. Si bien cuando a uno le nombran Psicosis es inevitable remontarse al año 1960, Bates Motel, independientemente de ser una precuela con aire moderno, también intenta darle una atemporalidad al personaje de Norman Bates. A fin de cuentas, estamos hablando de terror psicológico, de cómo la mente de uno puede quebrarse por una sucesión de circunstancias. En consecuencia, es eso lo atemporal, es eso lo que no puede circunscribirse a una sola época. "Tanto Norman como Norma están fuera de tiempo", explica Highmore. "A veces, con su forma de ser nos demuestran que están viviendo en un mundo distinto al de los demás, viven en una tragedia, de alguna manera". La tragedia proviene, en realidad, de que todos conocemos el desenlace de la relación entre madre e hijo, pero de todas formas nos interesa que se explore sus orígenes: "Queremos a Norman tanto y queremos que no siga por el camino de convertirse en asesino, pero es un camino por el que sabemos que tiene que ir".

Highmore, Farmiga y una química incuestionable

Freddie Highmore junto a la gran Vera Farmiga en un momento de la serie creada por Carlton Cuse
Freddie Highmore junto a la gran Vera Farmiga en un momento de la serie creada por Carlton Cuse Fuente: Archivo

Hay una gran secuencia en Bates Motel en la que Norma toca "Mr. Sandman" en el piano, invitando a Norman a cantar con ella. Ese momento sintetiza la mezcla de géneros de la serie: una comicidad subyacente, el horror de presenciar cómo lo enfermizo se origina en situaciones mundanas y, claro, el drama que proviene de eso. Con impecables gestos, Vera Farmiga construye con hilaridad a esa asfixiante figura materna. Highmore no tiene más que palabras de elogio para la actriz nominada al Oscar: "La mayoría de mi tiempo en set lo paso con ella, también comparto momentos con su marido y sus hijos, son como una familia para mí, y de hecho soy el padrino de su hijo" cuenta Freddie. "Vera es una actriz que siempre está aportando nuevas ideas, incluso dentro de cada toma; le pone una variedad a lo que hace para que siempre tengas que estar vivo y pendiente de tu trabajo. Su manera de actuar es tan natural, parece que no le cuesta nada, es increíble". Respecto al famoso y breve beso entre Norman y Norma, Highmore revela que él fue el responsable de dicha sugerencia: "Yo dije que tenía esa idea, pero sin querer implementarla, sabiendo que los guionistas iban a poder llevarla a cabo con esa sugestión de la que hablábamos".

Bates Motel no solo ejecuta con soltura la evolución de la locura de Norman sino que además se va guardando los cartuchos para que cada temporada tenga su dosis justa de revelaciones. Freddie así lo asegura: "Vamos poco a poco y yo voy así a la hora de trabajar su voz, su manera de ser, su personalidad en cada momento; las diferentes partes de Norman no pueden mostrarse en una sola temporada, esta serie es progresiva", concluye el actor.

  • La segunda temporada de Bates Motel se estrenó en nuestro país el 24 de julio en la pantalla de Universal Channel, donde se puede ver todos los jueves, a las 22.

*De yapa: Bates Motel en tres videos:

*Freddie Highmore visita la casa de Psicosis:

*El cast de Bates Motel en Comic-Con:

*Un adelanto de la segunda temporada de la serie:

Participación. ¿Vieron Bates Motel? ¿Qué les pareció esta idea de hacer una precuela televisiva del clásico de Alfred Hitchcock?

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?