Los diez mayores escándalos de la historia del rock

Pedofilia, asesinatos, y otros crímenes oscuros
(0)
20 de agosto de 2014  • 17:17

El juicio al Rey del Pop. A dos años de que Dangerous lo consagrara como una de las figuras estelares de la industria de la música, Michael Jackson fue motivo de noticia por algo bastante ajeno a sus canciones: Evan Chandler le inició un juicio por abuso sexual a su hijo Jordan, a quien Jackson había invitado a dormir a su mansión, Neverland. Envuelto en una polémica sin fin, Jackson cerró el caso con un arreglo por fuera de la corte a cambio de 20 millones de dólares, pero tuvo que afrontar otras siete acusaciones distintas en un nuevo juicio en 2005.

El comentario desafortunado de John Lennon. Pasado el fervor inicial de la beatlemanía, los Fab Four se convirtieron en un fenómeno de masas como jamás se había presenciado en el mundo de la música. Desbordado por esta repercusión, Lennon llegó a decir en una entrevista en Inglaterra en 1966 que, en términos de repercusión, los Beatles se habían vuelto más grandes que Jesús. Sacada de contexto, la frase generó un revuelo mayúsculo en Estados Unidos, que devino en quemas masivas de sus discos y protestas en cada uno de sus recitales.

La salida forzada del closet de George Michael. Ya desde los tiempos de Wham!, la orientación sexual del vocalista británico era motivo de especulaciones varias por parte de la prensa. En 1998, Michael fue arrestado en Beverly Hills por "involucración en un acto lascivo", después de que un policía encubierto le tendiera una emboscada en un baño público. El incidente forzó al cantante a tener que hacer pública su decisión de vida, y logró revertir la situación a fines de ese año, cuando satirizó el incidente en el video de "Outside", en el que también aparecen dos policías besándose.

Jerry Lee Lewis y el amor sin edad. El intérprete que popularizó "Great Balls of Fire" ya había escandalizado a Estados Unidos con sus performances eufóricas, consideradas en la época como un atentado a la moral. Pero, cuando llegó a Londres en 1958, una periodista descubrió algo que causó un revuelo a ambos lados del Atlántico: la tercera esposa de Lewis, Myra Gale Brown, no sólo era su prima, sino que además era menor de edad. Si bien el músico y su entorno declararon que ella tenía quince años, en realidad tenía trece. La polémica fue tan fuerte que la gira británica debió suspenderse a solo tres conciertos de su comienzo.

La condena de Phil Spector. Creador de la famosa "pared de sonido" que definió la mayoría de las grabaciones en los 60, el productor Phil Spector es también conocido por su carácter volátil, y varios de los artistas con los que trabajó (Ramones, John Lennon, Leonard Cohen) tuvieron encontronazos con él en el estudio. Conocido también por su amor por las armas (tenía permiso de portación y las elegía para que combinasen con la ropa que se ponía), en 2003 llegó a las páginas de policiales cuando la actriz Lana Clarkson apareció muerta en su casa. Spector aseguró que se trató de un suicidio, pero un peritaje demostró que el arma con la que murió Clarkson tenía sus huellas digitales. Seis años más tarde, recibió una condena por homicidio en segundo grado, y se lo condenó a diecinueve años de cárcel.

El comportamiento indebido de Jim Morrison. En 1969, el líder de The Doors fue el eje de una polémica por un show de su banda en Miami el primero de marzo de ese año. Según testigos, Morrison simuló masturbarse y le mostró sus genitales al público, lo que devino en su arresto por por "exposición indecente". Al año siguiente, el vocalista fue condenado a seis meses de prisión y una multa de 500 dólares, pero evitó pasar por la cárcel tras pagar una fianza de 50 mil dólares. En 2007, el entonces gobernador de Florida, Charlie Crist, sugirió que se declarase un perdón póstumo para Morrison, que se materializó tres años más tarde, el 9 de diciembre de 2010, porque la justicia tiene sus tiempos.

El costado oscuro de una estrella glam. Convertido en una figura prominente del glam rock a mediados de los 70, Gary Glitter perdió relevancia en la década siguiente, pero volvió a ser noticia a fines de los 90, cuando se encontraron imágenes de pornografía infantil en una computadora que envió a reparar. En 1999 fue listado como pedófilo en el Reino Unido y, tras cuatro meses de prisión, se exilió de su país y viajó itinerantemente por Gibraltar, Cuba, México, Sudáfrica y Tailandia, hasta que se instaló en Camboya, de donde fue deportado por sospechas de abuso infantil. Se radicó en Vietnam y la historia se repitió: pasó tres meses tras las rejas después de que se demostrara su culpabilidad en varios casos similares.

El fin del Verano del Amor. Después de una exitosa gira por Estados Unidos en 1969, los Rolling Stones tuvieron la intención de cerrar su tour con un show gratuito en el autódromo abandonado de Altamont, al norte de California. Con una grilla estelar que incluía a Jefferson Airplane, Santana y Crosby, Stills, Nash & Young, la banda de Jagger y Richards decidió delegar la seguridad del evento a los Hell’s Angels, y las cosas se fueron de las manos. Los motoqueros abusaron del poder concedido en varias ocasiones, y el súmmum llegó cuando, durante el show de los Stones, asesinaron de cinco cuchilladas a Meredith Hunter, un adolescente que sacó un arma en el medio del público. Con el pasar de los años, el festival de Altamont pasó a ser considerado la antítesis de Woodstock, celebrado cuatro meses antes.

La perversión del cantante de Lostprophets. Poco conocidos por fuera del Reino Unido, los galeses Lostprophets se volvieron tristemente célebres cuando su vocalista, Ian Watkins, fue acusado por abuso sexual. Después de que la policía incautase su computadora y los testimonios de varios testigos lo incriminasen, el cantante se declaró culpable del intento de violación de un bebé, de abusar de menores y de instar a dos de sus fans de hacer lo mismo con sus propios hijos.

El salvajismo de una figura oscura. Figura fuerte del black metal en Noruega, el cantante Kristian "Varg" Vikernes estuvo involucrado en varios incidentes oscuros. En agosto de 1993, recibió una condena de dieciséis años de cárcel tras asesinar a puñaladas a Øystein "Euronymous" Aarseth, integrante de Mayhem. Mientras avanzaba el juicio, Vikernes también fue acusado de la quema de ocho iglesias históricas de su país, pero su culpabilidad nunca pudo ser demostrada. En 2013, a cuatro años de recuperar la libertad, el cantante fue detenido junto a su mujer en Francia, sospechados de estar planeando una masacre después de que ella comprase cuatro rifles. Si bien esto no pudo ser comprobado, la justicia francesa lo condenó por incitar el odio contra judíos y musulmanes. El pasado julio, se confirmó su sentencia, con seis meses de prisión y una multa de ocho mil euros.

Notas relacionadas

Diez actores que se animaron a la música

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?