Suscriptor digital

Lanzamientos

(0)
24 de agosto de 2014  

La Mississippi

Veinticinco años: Mono, Dame dame, Barrio duro, El dieciséis, Buenos Aires Blues, Qué mujer, El titular, San Cayetano y otros. (La Mississippi-DBN)

Inoxidables

Sin Pappo y sin Adrián Otero de este lado de la vida, La Mississippi asumió el rol de emblema del blues local, ese que empezó a edificar a comienzos de los 90, cuando el género al que se consagró experimentaba un boom en Buenos Aires. El año pasado cumplieron 25 años y decidieron pasar revista a su extenso repertorio. Un álbum en vivo (CD + DVD y ambos formatos por separado) fue la manera que encontraron de recordar 27 clásicos y de tamizarlos por su sonido actual, más rockero y consistente que nunca. El quinteto que lidera Ricardo Tapia -el cantante más tanguero del club del blues local- grabó el disco en directo, en un par de shows en el teatro Vorterix, y contó con Déborah Dixon, el Tano Marciello y JAF entre los invitados. Para escuchar, como si fuera la primera vez, "San Cayetano", "Por fin te fuiste Mabel" y "Barrio duro". Ideal para nuevos oyentes y para aquellos que tenían un poco abandonada a La Mississippi.

Por Sebastián Espósito

Sandra Márquez

Mis delirios: La última curda, Mis delirios, Fumando espero, Es mi hombre (Mon Homme), Se dice de mí, Ay amor, Milonga para Pablo, Guapo sin grupo, Nadie se sale con la suya, y otros. (Edición independiente)

Delirante voz

Al momento de grabar un disco, algunas cantantes de tango tienen la habilidad para elegir a los mejores arregladores. Esa virtud puede jugarles en contra si su trabajo vocal es modesto y la instrumentación termina opacándolo. Sandra Márquez ha sabido elegir entre los mejores arregladores de nuestro país. No uno sino ocho para doce canciones. Y puede estar tranquila porque esos arreglos tan brillantes no opacan su voz; al contrario, la visten y la afirman en el contexto que seguramente ella había buscado previamente. De hecho, aunque la mitad de los temas sean del palo tanguero, ni siquiera esos de inconfundible procedencia ("La última grela", "Fumando espero", "Guapo sin grupo") suenan estrictamente tangueros. Con una fuerte impronta actoral, Sandra crea una situación para cada tema. Y sorprende, con sus delirios y su bellísimo disco.

Por Mauro Apicella

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?