Binner: cobraron por comer gatos

(0)
10 de mayo de 1996  

ROSARIO.- Pese a reconocer la gravedad de la situación social que atraviesan los pobladores de las villas de emergencia rosarinas el intendente Hermes Binner aseguró que sus padecimientos fueron magnificados por la prensa nacional y denunció que "se pagaron cien pesos para que se monte el espectáculo del gato a la parrilla".

En declaraciones a La Nación Binner aseguró: "Conozco muy bien esa zona porque durante veinte años fui médico del dispensario del lugar y si bien la situación que viven es preocupante por la gran cantidad de chicos por la falta de trabajo no es tan grave como se ha expresado públicamente.

Estas afirmaciones las amplió más tarde en la Casa Rosada luego de reunirse con el ministro del Interior Carlos Corach cuando el intendente rosarino admitió sin tapujos: "Sí yo comí gato".

Explicó que había comido el felino hace muchos años cuando era médico residente en el Hospital Italiano.

Binner eludió precisar ante los cronistas de la Casa de Gobierno cuál había sido el medio televisivo al que responsabilizó de haber pagado 100 pesos para poner gatos en el asador y filmar las escenas.

Desde El Salvador en tanto el presidente Carlos Menem reclamó ayer el envío de toda la información vinculada sobre el tema.

Sábalos y gatos a la parrilla

Previamente a su viaje a la Capital Federal Binner había afirmado aquí: "La misma gente que vive allí (en las villas de emergencia) me dijo que pagaron cien pesos para montar el espectáculo del gato a la parrilla". Y enfatizó: "Si se observa bien la escenografía se va a ver que en la parrilla tiraron seis o siete sábalos además de los bifecitos de gato de los que todo el mundo habla".

Asimismo advirtió: "Con esto no quiero decir que en algún momento no hayan comido gato porque allí hay mucha gente que viene del norte de la provincia del Chaco y de Corrientes donde las pautas culturales de la gente del campo son distintas a las nuestras allí todo bicho que camina va a parar al asador".

Binner negó poder identificar quién habría pagado por la puesta en escena del asado de gato que televisión satelital mediante en los últimos días dio varias veces la vuelta al mundo. "No tengo idea" fue la escueta respuesta que dio cuando se le preguntó si sabía quién podía haber sido el responsable de la presunta maniobra.

El funcionario no ocultó su sorpresa ante el hecho de que los vecinos relaten que se les pagó por montar una escena que luego tuvo gran difusión a través de la televisión. "Rosario no se merece haber tenido esta trascendencia por este hecho -dijo- y los rosarinos que trabajan para recuperar la ciudad se sienten indignados."

A fin de disipar toda duda respecto de la responsabilidad que compete a los medios de comunicación en el asunto comentó: "La televisión recoge lo que ve y bien pueden no saber como seguramente sucedió en este caso lo que realmente hay detrás de las imágenes que tomó y después emitió al aire.

"La situación social que atraviesan las villas de Rosario es grave la gente vive allí en condiciones inhumanas" agregó el titular del Ejecutivo local quien se apuró en señalar:"Hay que aclarar que los rumores que circularon no minimizan en nada los padecimientos de los rosarinos que son ciertos y reales".

Acusación sin asidero

Por su parte la concejala Josefa Villalba quien denunció que en las villas de esta ciudad se alimentaban con animales domésticos dijo que las afirmaciones de Binner son una "locura". Añadió que "el intendente sabe que lo que dice no es cierto y en la intimidad lo reconoce pero cuando tiene una cámara delante cambia su discurso".

La edila radical descartó de plano que las imágenes reproducidas por la prensa sean el producto de un montaje escénico y consultada sobre si los habitantes del emplazamiento precario podían tener alguna responsabilidad en una maniobra de este tipo sostuvo:"Soy católica y juro por Dios que no".

Con inocultable enojo Villalba dijo que "Binner hizo muy mal en decir lo que dijo porque él sabe muy bien que la gente de la villa hace tiempo que no tiene trabajo y está pasando hambre. Yo misma le pregunté a Binner si sabía que la gente de la villa estaba comiendo basura y me dijo que sí.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?