La selección argentina luchó, pero no pudo ante la difícil Serbia: perdió 3-1

Tras el debut triunfal, el conjunto nacional disputó el segundo partido del Grupo A ante los europeos, que se impusieron por 17-25, 25-20, 21-25 y 21-25
(0)
3 de septiembre de 2014  • 11:18

WORCLAW, Polonia.- Se animaron y nos ilusionaron, pero en deportes como el voleibol las potencias saber cómo acomodar los partidos complicado. Por la segunda fecha del Grupo A del Mundial Polonia 2014, la selección argentina cayó ante la difícil Serbia por 17-25, 25-20, 21-25 y 21-25. Así, tras el debut triunfal ante Venezuela y este lógico resultado, el equipo de Julio Velasco quedó con un récord de 1-1.

Los serbios mostraron sus superioridad en el primer tramo de juego, para llevarse el primer set por un cómodo resultado. Lo mejor del conjunto argentino se vio en el segundo, donde pusieron el empate parcial. En los parciales restantes, el talento superó a las ganas y los europeos se llevaron el primer triunfo del torneo, luego de caer en el partido inaugural ante Polonia.

Serbia, bronce en el último Mundial y que había comenzado el torneo con una dura caída 3-0 ante Polonia, ganó el primer set gracias al aporte de su opuesto Aleksandar Atanasijevic, que terminó como máximo anotador del juego, con 18 puntos. La Argentina se recuperó en el segundo, en parte por los ingresos de Luciano De Cecco y Martín Ramos . Sin embargo, el equipo de Julio Velasco no pudo sostener ese ritmo en el resto del partido. El conjunto balcánico no solamente demostró potencia en el ataque y el bloqueo, sino que defendió muy bien y fue más efectivo de contraataque. José Luis González (14 puntos) y Facundo Conte (11) fueron los goleadores argentinos.

Cómo sigue. El equipo tendrá una rápida revancha: se medirá el jueves, desde las 8, ante Camerún, un partido clave para la clasificación a la siguiente rueda. Luego, se enfrentará a Australia (sábado), otro rival directo, y ante la poderosa selección local: Polonia (domingo).

Borrón y cuenta nueva

(por Luciano De Cecco)

Ponerle título al día está difícil: primero porque no soy escritor (aunque si practico puedo sorprender, je) y segundo porque soy muy autocrítico. Voy a intentarlo. Como dice mi amigo Seba Solé, estamos un poco "abajo", pero no es nada que no pase rápido. El Mundial es largo y momentos como éstos habrá, seguro. Es cuestión de hacer borrón y cuenta nueva, y preparar el partido contra Camerún, un rival raro, que nos puede sorprender si no estamos al 100%.

Con Serbia jugamos bien por momentos, pero más allá de nuestros errores fue mérito del rival no dejarnos jugar cómodos. Tuvimos algunas chances en el primer set y muy pocas en el 3°. Serbia es una potencia.

El partido empezó con muchos errores por ambos lados, algo que no tendría que ocurrirnos porque Julio es muy exigente. Es algo que debemos cambiar urgente. Se nos complicó en ataque y nos encontramos con un rival que jugó como deberíamos haberlo hecho nosotros en defensa y cobertura. Como dije, hay que empezar de nuevo. Tenemos un día largo sin competencia y hay que aprovechar todo el tiempo para seguir sumando.

Párrafo aparte para mi amiguito Seba "Inquieto" Closter: ¡Está jugando fantástico! Y pensar que es su primer torneo grande? Hoy lo nombro a él, pero somos 22 los que entrenamos duro para llevar a la celeste y blanca lo más arriba posible.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?