Julio Velasco: "Estoy luchando contra un mito de que somos más habilidosos que los europeos"

Julio Velasco pretende que este Mundial deje una enseñanza en sus jugadores
Julio Velasco pretende que este Mundial deje una enseñanza en sus jugadores Crédito: FIVB
"Este es un equipo que para mi no ha dado el salto de calidad técnico-táctico", dijo con respecto al ataque argentino con la recepción buena
(0)
3 de septiembre de 2014  • 14:34

WORCLAW, Polonia.- Luego del entrenamiento tras l a caída ante Serbia, la Selección Argentina se dividió en dos grupos de trabajo: Facundo Conte , José Luis González , Sebastián Solé y Javier Filardi descansaron y fueron al gimnasio para un trabajo de pesas, mientras que el resto del plantel entrenó pelota en el terreno mundialista de juego, el Centennial Hall.

Para la tarde el grupo tuvo una reunión técnica y presenció video del próximo rival, Camerún, para el partido de mañana nuevamente en la ciudad polaca de Wroclaw.

El entrenador Julio Velasco realizó una especie de balance de las dos primeras jornadas ( triunfo ante Venezuela 3-0, derrota ante Serbia 3-1), y dejó algunos conceptos a fondo.

-El comienzo el entrenamiento fue una charla con los jugadores ¿Apuntás a la identidad?

-Sigo insistiendo en consolidar algunas cuestiones que creo fundamentales para el equipo. Se necesita tiempo. Les dije algo… Estoy luchando contra un mito que quiero combatir, que es la idea de que somos más habilidosos que los europeos. No creo que sea así. Esta idea de que nosotros tenemos la habilidad y que nos falta solamente el orden es muy compleja de trabajar. Queremos hacer cosas que no nos salen bien, creemos que la habilidad la tenemos innata en lugar de trabajarla, o usamos la habilidad en sí misma, por la estética, y no para resolver situaciones. Es un debate que nos tenemos que dar y que quiero profundizar en el equipo.

-¿Cuál fue la idea del trabajo luego de la caída ante Serbia?

-Algunos jugadores hicieron pesas porque mañana entrenamos nuevamente y quise que descansaran el salto. Con el resto del grupo hicimos saque, recepción y ataque. Hemos tenido muchos problemas con el ataque con la recepción buena, que sigue funcionando. Es un viejo problema de la Argentina. Hay que tratar de resolverlo, porque con pelota alta estamos haciendo las cosas bien, rejugando, pero en la pelota buena estamos fallando. Ese fue el factor principal en el primer set para no aprovechar que Serbia todavía llegaba nerviosa por el partido anterior ante Polonia. Es un tema para seguir trabajando. Este es un equipo que para mi no ha dado el salto de calidad técnico-táctico desde ese punto de vista. Este Mundial nos va a indicar qué es lo que hay que trabajar, pero el ataque es un problema de vieja data.

-Dio la sensación de que el equipo tuvo una oportunidad pero no pudo sostener el ritmo de ataque después de algunas defensas de Serbia, sobre todo del líbero Rosic…

-A la Argentina le cuesta jugar con continuidad mental, antes que física, por diferentes motivos, sobre todo cuando el adversario juega bien. No es una casualidad que yo no haya planteado un objetivo, es porque considero que este es un equipo en formación para el juego que yo quiero hacer. Entre estar convencidos racionalmente y estar convencidos en lo profundo hay mucha diferencia. Creo que todavía esa convicción profunda no está. Hemos resuelto algunos problemas. El equipo recibe bien, sea porque entrenamos mucho o porque pusimos un jugador de rol como Filardi. Hemos mejorado en la pelota alta con recepción negativa, en general. Pero seguimos con problemas de ataque, de defensa, con errores de saque. Vamos a cambiar, por ejemplo, la estrategia de saque, porque la que estamos usando no funciona. Vamos a arriesgar más, vamos a ser más agresivos para ver si, con este margen de error, podemos hacer más daño.

¿Tocó o no tocó? El debate sobre el Video Challenge

-El partido tuvo mucho de modernidad, pero por varias interrupciones del Video Challenge. ¿Cómo evaluás esta innovación?

-Yo apuesto a que los jugadores me digan de pedirlo cuando están convencidos de lo que pasó. No me gusta pedir Video Chellenge y no tener razón. Es muy importante porque no me gusta un equipo que se lamenta y, además, porque te condiciona en la relación con el árbitro. Ayer pedimos tres veces y en las tres no teníamos razón. Al mismo tiempo no creo que se trate de un gran avance. Creo que todo lo que interrumpe el juego es negativo. Que se pueda usar por ejemplo después del punto 20, una vez por equipo, me parecería bueno por la importancia de la pelota. Lo que está pasando ahora a nivel internacional es que se usa como time out. Después del punto veinte, si se acaban los time out, se piden dos Video Challenge. Lo pueden usar aunque sepan que no tenían razón. Entonces tenemos los tiempos, los cambios, las detenciones y ahora el video challenge, el vóley se interrumpe constantemente, cuando creo que debería ser al contrario.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.