Conde, encarador y goleador sin descuidar el buen juego

(0)
9 de septiembre de 2014  

A los 83 años, murió ayer por la mañana el ex futbolista Norberto Conde, quien se desempeñó en varios clubes de nuestro país, pero que lució especialmente en Vélez, donde se lo considera un ídolo que dejó una inolvidable huella sobre la base de su buen juego y sus goles. Sus restos son velados en Av. Directorio 5417. Volante derecho (en aquel entonces, "entreala"), Conde deslumbró por sus características, que en muchos de sus colegas parecían contrapuestas: era hábil y encarador, pero a la vez un notable armador de juego. Desde su debut en la primera del equipo Liniers, en 1952, se mostró como goleador y en nueve años en el club (en dos etapas, 1952-59 y 1965) marcó 108 goles en 224 partidos, una marca inusual para alguien de su puesto. Pasó también por Huracán (1960), Atlanta (1961-63) y Ferro (1964). Formó parte del seleccionado argentino que ganó el Sudamericano de Chile de 1955 y marcó el gol en la victoria ante Italia en el Monumental (1-0) de 1956. En los últimos años de su carrera pasó a jugar por la izquierda y, con el físico maltrecho por los golpes, le dijo adiós a la actividad en 1966, cuando actuaba en el exterior, defendiendo los colores de Deportivo Cali, en Colombia. Como DT dirigió a Vélez y a Colón.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?