Suscriptor digital

Jassan se hizo cargo de Justicia

(0)
16 de julio de 1996  

Juramento: el presidente Menem puso en funciones al sucesor de Barra al frente del ministerio y a Kammerath como secretario de Comunicaciones; también asumió Del Bello en lugar de Liotta en Ciencia y Técnica.

El presidente Carlos Menem inauguró ayer un nuevo estilo al poner en funciones al ministro de Justicia Elías Jassan y al secretario de Comunicaciones Germán Kammerath: hizo leer sus antecedentes profesionales y laborales.

En su discurso tras las juras de práctica Menem justificó su decisión al señalar sin identificar a los destinatarios de su mensaje que "no faltó quienes con total ignorancia y con un absoluto desconocimiento de la gente dijeran que la designación de Kammerath y de Jassan eran producto de la amistad con ellos y con sus familias".

Ante un muy colmado Salón Blanco (debió ser habilitado el anexo conocido como Salón Sur) el locutor oficial dio a conocer detenidamente entre otros datos que Jassan tiene 44 años se graduó como abogado en la Universidad de Córdoba y obtuvo el doctorado en la Universidad Nacional del Litoral. En su haber se enumeraron varios cargos públicos todos ejercidos en los dos mandatos de Menem.

De Germán Kammerath de 35 años se recordó su egreso como abogado en la Universidad de Córdoba sus diversos cargos electivos en esa provincia (diputado vicepresidente de la Cámara baja y concejal) y sus funciones en el gobierno justicialista.

Menem consideró que "a partir de sus antecedentes espero que estos personajes (a los que no identificó) antes de opinar estudien un poco lean un poco para no seguirle causando daño a la comunidad".

Más allá de elogiar a ambos funcionarios por sus características resaltó que provienen "de excelentes familias de larga raigambre y de tradición en mi provincia La Rioja". Y luego de mostrar su molestia ante esas críticas no identificadas Menem se estrechó en un abrazo con don Alejandro Jassan antiguo comerciante riojano padre del flamante ministro.

El riojano educado en Córdoba Germán Kammerath parece también tener una fuerte y antigua vinculación con la familia del Presidente. Un tío suyo médico atendió al ahora primer mandatario cuando éste era muy pequeño y merced a sus cuidados que le habrían salvado la vida los padres de Menem habrían decidido ponerle al bebe el nombre del facultativo Carlos.

Barra Yuyito y Pinocho

Sentado junto a Cavallo con quien mantuvo más de un enfrentamiento Barra agradeció el aplauso y las palabras de Menem sobre sus funciones en la cartera de Justicia.

A la hora de la despedida de sus compañeros de gabinete sorprendió el afectuoso abrazo con el ministro de Economía con quien mantuvo diálogos discretos durante la ceremonia.

El jefe del Estado también saludó a Guillermo Padín un hombre de Eduardo Bauzá que dejó su puesto vacante para Kammerath.

Tanto a Jassan ("que procure trabajar con toda libertad como lo hizo Barra" dijo) como a Kammerath Menem les sugirió que "tengan en cuenta fundamentalmente que nos estamos jugando por nuestro país por nuestra gente que no es tarea fácil que van a tener infinidad de inconvenientes pero van a contar siempre con el respaldo la consideración y el aliento del Presidente" .

Entre los invitados los hombres quedaron impactados con la vedette Amalia "Yuyito" González que fue a saludar a su amigo Kammerath al igual que el animador Juan Carlos "Pinocho" Mareco el veterano modelo Ante Garmaz y el artista Eduardo Bergara Leumann.

Representantes de la Justicia se apretujaron para abrazar a Jassan y otros esperaron a que se despejara el estrado pleno de amigos y familiares.

Entre los últimos en felicitar al sucesor de Barra se contaron el juez federal de La Plata Ramón Durán; el fiscal federal de la Cámara de Casación Penal Juan Manuel Romero Victorica; el fiscal de la Cámara Federal Germán Moldes y el titular de la Cámara Nacional del Trabajo Arturo Billoch Caride.

Lejos de la escena serio o triste porque no se cantó la marcha peronista el legendario bombista Carlos El Tula presenció la ceremonia asido con una mano a un teléfono celular y con la otra a un portafolio. También estuvieron presentes el vicepresidente y estatuyente porteño Carlos Ruckauf el intendente Jorge Domínguez y su ex compañera de fórmula Ana Kessler.

Con Del Bello los investigadores esperan soluciones

Análisis: la política llevada adelante en los últimos cinco años mereció críticas de reconocidas personalidades que sin embargo otorgan crédito al nuevo secretario de Ciencia.

Se levanta el telón las luces se encienden y de la caótica bruma de la ciencia argentina surge un nuevo actor Juan Carlos Del Bello aclamado por la comunidad científica en pleno.

Pero los vítores y aplausos no son tanto muestras de reconocimiento a la nueva estrella que apenas comienza a recitar su libreto sino más bien una explosión de alivio y esperanza. Alivio por la caída del cardiólogo Domingo Liotta su antecesor al frente de la Secretaría de Ciencia y Tecnología cuya celebridad médica sólo es comparable a su desprestigio como funcionario público. "La administración anterior ignoró prácticamente todos los códigos esenciales de una vida científica civilizada" dispara sin contemplaciones el físico nuclear Daniel Bes. Algunos de los códigos violados por la Secretaría y en especial por las sucesivas conducciones del Conicet son la transparencia en la asignación de fondos la publicidad de las decisiones tomadas y la no interferencia de intereses ajenos a la investigación científica.

Más allá de ello lo que realmente irritó a Bes en los últimos meses fue la sensación de transmutar él y tantos otros "en ñoquis intelectuales". La receta maestra de estas pastas ha sido la asignación de fondos tan escasos tan insuficientes que hicieron de la investigación científica una misión imposible.

El físico nuclear también censuró una idea compartida por Menem y Liotta quienes impulsaron la construcción de laboratorios científicos en desolados parajes del país incluyendo sus respectivos pueblos de nacimiento.

"Era un atentado a la calidad de la investigación; la ciencia nada tiene que ver con la promoción geográfica" subrayó en diálogo con La Nación.

Agregó al remitirse a una declaración de la entidad que preside que "la involución científica de la Argentina respecto de otros países de desarrollo similar como Brasil es un proceso verificable cuantitativamente".

Política pseudofederal

La investigadora química Edda Adler comparte el desprecio de su colega hacia una política científica pseudofederal: "En la práctica se desdeñó a los investigadores de la capital y muchos proyectos del interior quedaron a cargo de gente poco capacitada".

A la nueva conducción le toca a juicio de Adler "revertir la prioridad que se les ha dado a los edificios por sobre los cerebros". Tantos templos y tan pocos fieles... he aquí el problema o al menos uno de ellos. Uno que suma su voz al coro que clama por nuevos cerebros es el matemático Manuel Sadosky. La creación "un poco artificial" de centros científicos apunta Sadosky "absorbe fondos que de otro modo podrían generar puestos de trabajo para los recién graduados que hoy en día no tienen acceso a la investigación".

De mal en peor

A principios de año una consulta a 90 instituciones -algunas científicas y otras no tanto como la Policía Federal- trajo consigo la renovación de autoridades del Conicet. El feliz ganador de la consulta resultó ser Florencio Aceñolaza geólogo y ex diputado justicialista. Pero la conducción a ojos de los científicos estuvo lejos de mejorar. "Varias asociaciones de jerarquía como las nucleadas en el Foro de Sociedades Científicas no fueron consultadas y eso acabó por desprestigiar a la institución" afirma Sadosky.

El Conicet quedó entonces "muy desvinculado de la comunidad científica y eso iba a contramano de los intereses nacionales" concluye el matemático. "Hemos pasado años difíciles. Ahora los científicos tenemos alguien con quien hablar porque Del Bello sabe mucho más de ciencia que los dos secretarios anteriores" sentencia el químico Patricio Garrahan secretario ejecutivo del mencionado Foro de Sociedades Científicas.

Recuerda con pesadumbre la política llevada adelante en los últimos años por el gobierno nacional. "La elección de los proyectos científicos en el Conicet ha sido una selección viciada" precisa al reflexionar particularmente acerca de la gestión de Liotta que concluyó abruptamente.

Junto con su fe en el nuevo profeta Garrahan transmite la inquietud que anida en los investigadores cuando sugiere que al cambiar autoridades en plena reforma del Estado nadie sabe "si lo que se busca hacer con la estructura científica es mejorarla o achicarla".

Hoy reunión con Del Bello

El recientemente nombrado secretario de Ciencia y Tecnología e interventor del Conicet Juan Carlos Del Bello se reunirá hoy a las 13 con la Mesa de Enlace del Sector Científico y Tecnológico integrada por entidades que agrupan a investigadores y representantes universitarios que le planteará las inquietudes de la comunidad científica frente a la futura política que instrumentará el Gobierno "Desde la Mesa de Enlace hemos reclamado en forma continuada una política científica que tenga como horizonte la consulta permanente a la comunidad de investigadores" dijo a La Nación el investigador Enrique Oteiza vocero del grupo.

La Mesa de Enlace está integrada por la Federación Universitaria Argentina la Asociación Física Argentina la Sociedad de Investigadores en Humanidades y Ciencias Sociales el Colegio de Graduados en Antropología la Federación Universitaria de Buenos Aires y la Asociación de Docentes de la Universidad de Buenos Aires entre otras instituciones.

Las entidades sostienen que transferir al Ministerio de Educación recursos y decisiones relacionados con las políticas de investigación de manera centralizada y fuera de la Universidad implica una pérdida de autonomía para la comunidad científica. "Lo que nos preocupa del nuevo secretario es que haya sido el impulsor de la política de centralización" afirmó Oteiza.

Del Bello tendrá a su cargo la intervención del Conicet durante 180 días hábiles merced al decreto firmado por el presidente Carlos Menem. Durante esta gestión se relevará de sus funciones a 14 directores y a los 90 días deberá presentarle a la ministra de Educación Susana Decibe un proyecto de reglamento interno y de funcionamiento del Conicet.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?