Quién era Gustavo Andrés Deutsch, el ex dueño de LAPA que murió en una tragedia aérea en Nordelta

El empresario de 78 años perdió la vida cuando la avioneta que él mismo manejaba se precipitó; estaba al frente de la aerolínea argentina cuando ocurrió la tragedia en Aeroparque, en 1999
(0)
15 de septiembre de 2014  • 00:07

Por uno de esos caprichos del destino, el ex dueño de Líneas Aéreas Privadas Argentinas (LAPA), Gustavo Andrés Deutsch, murió ayer por la tarde, a los 78 años, cuando cayó la avioneta que él mismo piloteaba en el barrio La Isla del complejo Nordelta. Con él viajaba su esposa, quien también perdió la vida en el accidente.

"Andy" Deutsch, como era conocido, nació en 1936 en Praga, la capital de la entonces Checoslovaquia, y su familia decidió venir a la Argentina casi diez años después, hacia el final de la Segunda Guerra Mundial.

Su padre, Federico Deutsch, era dueño en Praga de la cadena de supermercados Te-ta, y, junto a otra familia checoslovaca, los Steuer, se propusieron traer el mismo modelo de negocios a la Argentina. Así nació la cadena Tía S.A., donde "Andy" se formó como un hombre de negocios, aunque luego llevaría esa experiencia hacia la industria aeronáutica.

Después de pasar ocho años en Estados Unidos, hacia donde había partido en 1975 después de un intento de secuestro a un ejecutivo de Casa Tía, en 1984, "Andy" Deutsch recibió la empresa LAPA, con apenas dos aviones Saab de treinta plazas que hacían la ruta a Colonia, como parte de pago en la venta de unos campos de su familia.

Para "Andy", que se había formado como piloto, fue como un "sueño": tenía su propia línea aérea. Su objetivo era transformarla en una de las líderes del mercado en el país. Lo logró. LAPA creció hasta tener más del 30% del mercado local, y su marca se expandió por la región. Con su imagen por las nubes, el empresario supo calificarse a sí mismo como el "el Saint-Exupéry argentino".

Su fórmula del éxito: el manejo personal de la empresa y las tarifas bajas. Sin embargo, el crecimiento de la aerolínea que parecía no encontrar freno terminó de la peor manera: fue el 31 de agosto de 1999, cuando un Boeing 737 de LAPA se despistó cuando salía de Aeroparque. Murieron 65 personas.

Desde entonces, la aerolínea comenzó su recorrido hacia la bancarrota, que se concretó finalmente en 2003, 26 años después de su nacimiento.

Actualmente, Deutsch era presidente de la empresa de aviación privada Tango Jet S.A.

Situación judicial

Deutsch y el director general de LAPA al momento de la tragedia, Ronaldo Patricio Boyd, fueron absueltos en 2010 por el Tribunal Oral Federal 4 en la causa por "estrago doloso" por la muerte de las 65 personas por prescripción de la misma. La decisión fue confirmada en febrero de este año, pese a los reclamos de los familiares de las víctimas.

En el juicio resultaron condenados Valerio Francisco Diehl, ex gerente de operaciones de LAPA, y Gabriel María Borsani, ex jefe de la línea 737, a tres años de prisión en suspenso por el delito de estrago culposo agravado. En septiembre de 2012, la Corte Suprema dejó firmes estas dos únicas condenas.

Su relación con el poder

En los primeros años de gobierno de Carlos Saúl Menem , Deutsch tuvo una buena relación con el presidente. Eso quedó expuesto cuando puso de nombre a uno de sus Boeing 737 "Anillaco", en referencia al pueblo natal del riojano, y en agradecimiento a las "oportunidades" que el gobierno neoliberal le había dado a su aerolínea.

Sin embargo, esa amistad se quebró en los últimos años del gobierno menemista, cuando el presidente impuso altas cargas impositivas.

"Ese gravamen [por el impuesto docente] nos va a convertir en el basurero del mundo, atrayendo aviones que son más baratos pero se han prohibido en otras partes porque no cumplen las normas de seguridad. Antes de pagar 4 millones de dólares más de impuestos, prefiero mudar mi aerolínea al Uruguay", dijo "Andy" Deutsch a fines de 1998, al recibir el premio Konex, en una guerra declarada contra el gobierno.

Ocho años después, a fines de 2006, Deutsch volvió a relacionarse con el poder, pero desde su asiento de piloto. Según reveló entonces la revista XXIII, el gobierno de Néstor Kirchner contrató al ex dueño de LAPA en dos ocasiones para trasladar al mandatario a Bahía Blanca, con parte del gabinete, y más tarde desde Río Gallegos a Buenos Aires, junto a su mujer, Cristina Kirchner .

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios