Pepe Mujica viajó a Finlandia en busca de una tercera pastera en Uruguay

El mandatario llegará esta tarde y se reunirá mañana con empresarios de la fábrica de celulosa UPM, dueños de la ex Botnia, para pedir la instalación de una papelera cerca de Brasil
(0)
15 de septiembre de 2014  • 12:30

MONTEVIDEO.- El presidente de Uruguay, José "Pepe" Mujica, inicia hoy una visita oficial de tres días a Finlandia, donde se reunirá con los empresario de la fábrica de celulosa UPM -dueños de la ex Botnia-, con quienes buscará cerrar un acuerdo para la instalación de una tercera pastera en el país.

La presidencia uruguaya informó hoy que Mujica, quien llegará esta tarde a Helsinki, se reunirá mañana con empresarios de la fábrica de celulosa UPM, que opera en Uruguay desde el 2007. También mantendrá contactos con directivos de otras empresas finlandesas con negocios en Uruguay.

El presidente uruguayo se entrevistará el miércoles con su par finlandés, Sauli Niinistö, y más tarde con el primer ministro, Alexander Stubb.

"Vamos a iniciar las negociaciones para la posible instalación de una papelera en una zona deprimida del país", afirmó ayer Mujica en Montevideo poco antes de partir.

Precisó que durante este viaje "se va a empezar la negociación". "Yo voy a hacer un trabajo para que quede en carrera del gobierno que viene. Tendrá que tomar lo que corresponde", declaró Mujica, antes de las elecciones presidenciales del 26 de octubre, en las que no puede competir.

El objetivo del Gobierno uruguayo es interesar a la empresa UPM para que instale una segunda planta de celulosa, esta vez en el norte del país, próximo a la frontera con Brasil, "donde vendría muy bien una inversión de este tipo para generar trabajo de calidad", agregó el mandatario.

Mujica adelantó además que buscará interesar a empresarios e inversionistas en una fábrica de tratado de madera ubicada en el departamento de Tacuarembó, al norte de Uruguay, y que está cerrada por temas económicos.

Los finlandeses "tienen una de las arquitecturas de madera más desarrolladas del mundo, y vamos a hablar del tema de la fábrica", señaló el presidente uruguayo.

El conflicto

La finlandesa UPM es propietaria de la planta de celulosa que lleva su nombre en el departamento de Río Negro, a orillas del Río Uruguay, desde que le fue transferida desde la empresa Metsa-Botnia.

Esta planta, con 1800 millones de dólares, supuso en su momento la mayor inversión privada en el país.

La autorización de un aumento de producción a la planta de UPM hasta alcanzar 1,3 millones de toneladas anuales reavivó a mediados de año un conflicto bilateral con la Casa Rosada.

El gobierno de Cristina Kirchner, que se opone frontalmente a la planta de UPM desde su construcción en 2005, amenazó con llevar nuevamente a Uruguay a la Corte Internacional de Justicia de La Haya para dirimir el enfrentamiento.

En 2010, esta corte ya determinó que la planta no contaminaba pero que las autoridades uruguayas no habían informado debidamente a las argentinas sobre los detalles de la construcción y dispuso la creación de una comisión binacional para el control de la papelera y del medio ambiente en la zona.

Agencias EFE y DPA

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.