Suscriptor digital

En el Senado, la oposición volvió a repudiar a Boudou

Insistió en reclamarle que pida licencia hasta que se aclare su situación judicial; también Insfrán fue criticado
Gustavo Ybarra
(0)
18 de septiembre de 2014  

Por tercera sesión consecutiva, la oposición volvió a reclamarle al vicepresidente Amado Boudou que pida licencia en el cargo hasta tanto resuelva su situación en la Justicia, ante la que ya tiene dos procesamientos, en un debate en el que el radicalismo también apuntó sus denuncias contra el gobernador de Formosa, Gildo Insfrán.

En medio de la andanada de cuestionamientos a Boudou, desde la UCR lanzaron duras acusaciones a Insfrán por haber contratado por más de $ 7,6 millones el asesoramiento de The Old Fund en la reestructuración de la deuda de la provincia con el Poder Ejecutivo Nacional.

"Esa plata fue un peaje que se resolvió entre cuatro paredes y era el dinero que podría reparar algunos de los serios problemas que sufre la provincia", denunció Luis Naidenoff (UCR-Formosa). Las palabras del legislador fueron escuchadas sin inmutarse por el vicepresidente, pero provocaron la airada reacción de los kirchneristas formoseños José Mayans y Graciela de la Rosa, que se revolvían en sus bancas mientras replicaban a los gritos y fuera de micrófono la intervención de Naidenoff.

"La Justicia también le llegará a Insfrán; él y sus ministros deberán desfilar en los tribunales y explicar qué hicieron con esa plata de todos los formoseños", agregó Naidenoff.

El caso de la extraña contratación de The Old Fund por parte del gobierno de Formosa surgió a raíz de la decisión de la UCR de turnarse, mediante el recurso de plantear cuestiones de privilegio, para leer tramos del expediente de la causa Ciccone, una de las que más comprometen a Boudou.

Además de la causa por el irregular levantamiento de la quiebra de la imprenta, el jefe del bloque radical, Gerardo Morales (Jujuy), también leyó el auto de procesamiento dictado por el juez Claudio Bonadio contra el vicepresidente por la adquisición con papeles falsos de un automóvil.

El resto de la oposición volvió a machacar con la idea de que la situación judicial de Boudou perjudica el normal funcionamiento de la Cámara alta.

"Su desfachatada inconducta pone a este Senado en una situación extremadamente incómoda", le enrostró el cordobés Luis Juez (FAP). Por Pro, en esta oportunidad tomó la palabra Alfredo De Angeli (Entre Ríos), quien le dijo al vicepresidente que "debería dar un gesto de grandeza y pedir licencia, ir a la Justicia, limpiar su nombre y volver por la puerta grande".

La única radical que se salió del libreto fue la mendocina Laura Montero. En una dura intervención, le advirtió a Boudou y al oficialismo que "las sesiones van a ser muy largas de acá hasta el final de 2015" y relacionó la decisión de Cristina Kirchner de mantener al vicepresidente con su forma de gobernar el país.

"La presencia de usted aquí (por el recinto) significa el quiebre del sistema institucional, una falta de respeto, con la que están hundiendo el país y sometiendo a la miseria y la pobreza a millones de argentinos", sentenció Montero.

A diferencia de las sesiones anteriores, en esta oportunidad sólo dos senadores oficialistas, Sandra Jiménez y María Pilatti, pidieron la palabra para defender, de manera muy tibia y endeble, la permanencia de Boudou al frente del Senado.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?