En Nueva York hay un Cristobal Colón que a Cristina Kirchner le encanta

La Presidenta está alojada en el hotel cinco estrellas Mandarin Oriental, situado en la famosa Columbus Circle; la habitación más barata para dos personas cuesta $ 10 mil
Jorge Oviedo
(0)
24 de septiembre de 2014  • 16:43

A Cristina Kirchner le resultaba intolerable ver la estatua de Colón desde la Casa Rosada. Por mandó trasladarla, previo trozado, y remplazarla por una de Juana Azurduy. Aparentemente, fue consecuencia, según el columnista de este diario, Carlos Pagni, del reproche que hizo al matrimonio Kirchner el entonces presidente de Venezuela, Hugo Chávez, quien durante una visita al mirar desde las ventanas de la Rosada les habría dicho: "¿Cómo tienen allí a ese genocida?".

Pero en Nueva York, Cristina Kirchner adora alojarse en el hotel cinco estrellas Mandarin Oriental, que está nada menos que en la famosa Columbus Circle. Es decir: La Rotonda de Colón. Que -no es ninguna sorpresa- tiene en el centro un monumento -por cierto más pequeño que el de la controversia local- al descubridor de América.

El hotel es bastante más lujoso que el no muy lejano Hilton, en el que suele alojarse Barack Obama cuando está en la ciudad. Y las habitaciones con mejores vistas dan precisamente al Central Park -que a la Presidenta debe gustarle, ya que hasta lo citó en algún discurso- y a la estatua del "genocida".

Columbus Circle está frente a la esquina suroeste del parque, en el cruce de las avenidas Broadway, Central Park South, Central Park West y la Octava. Es un lugar muy concurrido y visitado. Tiene, por ejemplo a su alrededor el Time Warner Center, que tiene un shopping donde hay locales de ropa de marcas de lujo que se fueron de la Argentina tras el cepo a las importaciones. En la propia plazoleta suele haber exposiciones de esculturas y otras expresiones artísticas.

Hacia el Norte y cerca están los famosos Lincoln Center y Metropolitan Opera House. Y muy cerquita de ambos un Apple Store bastante importante. Hacia el Este y en la otra esquina del Central Park es posible encontrar el Hotel Plaza y cruzando la 5ta Avenida, el famoso y colosal Apple Store que está abierto las 24 horas y la también muy famosa juguetería FAO Schwarz, en la que todavía está el famoso piano en el suelo de la película de Tom Hanks de 1988 que aquí se estrenó como Quisiera Ser Grande.

El Mandarin Oriental es un hotel muy lujoso. Sus precios son altos. Por ejemplo, para hacer check in el jueves 25 y check out el viernes la opción más barata para dos personas en booking.com era de 10.906 pesos por una habitación con ventanales y vistas al centro Time Warner y a Manhattan. Más costosa, a $ 13.432, era la habitación doble con vistas al parque.

Para las Suite Executive con cama extragrande no había disponibilidad, al menos por booking. Para la semana próxima había, pero el precio era de $ 16.801.

Y la semana próxima es de precios más bajos. Para una noche de jueves la más barata costaba "apenas" $ 8.043.

En todos los casos y en cualquiera de las fechas las tarifas no incluyen desayuno y a las sumas mencionadas hay que adicionar 14.75 % Impuesto, y una tasa municipal de US$ 5,50 por noche. Los precios en pesos están calculados al tipo de cambio oficial del día de la consulta. Los pagos hay que hacerlo en dólares, por supuesto.

El propio booking.com avisaba que muy cerca está el Hilton, donde, como se dijo, suele alojarse Obama, y en la misma fecha había habitaciones por $ 3529 la noche más impuestos.

Como gran oferta para "tentar" a posibles clientes en el sitio web del Mandarin se ofrece una ganga: US$795 por noche, pago anticipado para usarlo en cualquier momento del año (sujeto a disponibilidad).

Si se quiere contemplar por la ventana el famoso desfile del Día de Acción de Gracias hay que pagar, en oferta, desde US$ 1125 por noche y hay que sumar el 14.75 % de impuesto, más la tasa municipal que varía entre US$ 3,50 y US$ 9,50 por noche. Este año el desfile es el próximo 27 (cuarto jueves) de noviembre. El desfile es organizado por las grandes tiendas Macy's.

El hotel favorito de Cristina está en el límite Sur del barrio conocido como Upper West, o barrio de Seinfeld, porque allí, supuestamente, transcurre la famosísima telecomedia de los 90. De hecho, en un capítulo el desfile de globos gigantes con personajes de historieta es un tema muy importante y hasta se representa una parte.

La Presidenta no parece creer en las supuestas ventajas de vivir en las villas miseria y sus convicciones contra Colón no parecen tan firmes, si la visión de la odiada estatua se disipa mirando el Central Park, la ciudad o el río, que sí es el Hudson y que es el que está al Oeste de Manhattan.

La sede las Naciones Unidas está frente al río que está del otro lado de la isla, al Este y será por ello que se llama East River. Pese ello, la Presidenta dijo en su discurso en Tecnópolis por el Día de la Industria que la sede de la ONU es "ese edificio de tantas plantas, frente al Río Hudson, allí en Nueva York".

El Colón de Nueva York, que no perturba tanto a Cristina Kirchner, es obra del escultor italiano Gaetano Russo y se decidió ubicarlo allí en 1892 cuando se celebró en la ciudad el cuarto centenario de la llegada del navegante genovés a América. La estatua está sobre un pilar de granito de 21m de altura y está hecha en mármol. En el pilar hay decoraciones de bronce que simulan las tres carabelas del primer viaje en el que el marino cruzó el Atlántico. Es el kilómetro (o milla) cero de la Ciudad de Nueva York.

La rotonda más famosa de la Gran Manzana ha tenido varias reformas desde que fue completada en 1905. La fuente actual fue instalada en 2005 y es obra de la misma empresa, WET, que diseñó la del Hotel Bellagio en Las Vegas, famosa por su show de medianoche de aguas danzantes, que aparece en el final de la taquillera Ocean's Eleven, con Brad Pitt, George Clooney, Elliot Gould, Andy García, Julia Roberts y Matt Damon, entre otras estrellas. Muy cerca, en el Lincoln Center hay otra, también hecha por WET.

No puede decirse que Cristina Kirchner no está alojada en un barrio entretenido y muy glamoroso, a pesar de que haya una estatua del que ella considera "un genocida".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?