Hielos: nuevos detalles de la zona en litigio

Cartografía: un organismo chileno trató extensamente los resultados de un nuevo estudio; están vinculados con el último punto pendiente del diferendo limítrofe entre la Argentina y Chile.
(0)
21 de septiembre de 1996  

SANTIAGO, Chile, El Mercurio (GDA).- En una reunión sobre la cual se guardó estricto secreto, los integrantes del Consejo Superior de Seguridad Nacional (Consusena), conocieron ayer los detalles de la nueva cartografía sobre Campo de Hielo Sur, región austral -en litigio entre Chile y la Argentina- encargada el año último por la Dirección de Fronteras y Límites (Difrol) al Instituto Geográfico Militar. Dicha carta fue concluida en febrero, pero había permanecido en la Difrol con el fin de ser revisada y comparada con la cartografía existente, quedando pendiente su revisión por parte del máximo organismo asesor del jefe del Estado en materias geopolítica y defensa nacional.

Una nueva reunión

Según trascendió -aunque este tema no fue el único tratado- la Difrol expuso las conclusiones de su estudio en esta nueva reunión del Consusena, realizada ayer en La Moneda y a la cual concurrieron el presidente Eduardo Frei, cinco ministros de Estado, los comandantes en jefe del Ejército, de la Armada y Fuerza Aérea, el jefe de Estado Mayor de Defensa Nacional y el director de Fronteras y Límites. Si bien ninguno de los participantes quiso emitir aclaración alguna sobre lo tratado durante más de dos horas y media, amparándose en el secreto y reserva que impone la ley al Consusena, del gabinete presidencial fueron retirados grandes mapas y cartografías que hacen suponer la exposición gráfica de la zona en cuestión.

Según explicaron fuentes bien informadas, las reuniones del Consusena se planifican previamente por los asesores de los asistentes, los cuales preparan una exposición sobre el tema que les compete. En este tipo de encuentros se analizan desde las perspectivas de conflicto que visualizan las FF.AA, los efectos de la asociación de Chile a pactos económico, hasta las medidas concretas que están adoptando los distintos ministerios para solucionar dichas eventualidades, así como las adquisiciones militares, con el fin de que el Presidente tenga una clara visión del entorno geopolítico del país.

En ese marco, la Difrol expuso su estudio cartográfico sobre Campo de Hielo Sur, para que el Gobierno y sus asesores conozcan lo realizado y puedan efectuar un análisis del tema desde sus particulares puntos de vista.

Desde ese punto de vista, no se descarta que en las próximas semanas se reúna nuevamente el Consusena, esta vez para escuchar las sugerencias de sus integrantes respecto del proceder del país en torno del acuerdo suscripto para dirimir el conflicto en la zona entre los presidentes Aylwin-Menem.

Campo de Hielo Sur es el último diferendo limítrofe pendiente entre Chile y la Argentina y en la actualidad el Senado estudia un tratado firmado por los presidentes Patricio Aylwin y Carlos Menem en 1991, que establece la división del territorio en partes casi iguales mediante una traza poligonal.

La discusión en el Parlamento de esta materia se ha visto detenida a la espera de la nueva cartografía que levantó el Instituto Geográfico Militar y que fue solicitada por la Dirección de Fronteras y Límites.

Este material había sido expuesto ayer a los miembros del Consusena y, según información conocida, revela diferencias respecto de la cartografía argentina que fue usada para trazar la poligonal en Campo de Hielo Sur. Tanto los parlamentarios que analizan el tratado como las autoridades de Gobierno estuvieron a la espera de estos nuevos mapas, los cuales fueron confeccionados con informes satelitales y aerofotográficos.

A mediados de agosto, el director del Instituto Geográfico Militar, brigadier general Enrique Gilmore, había anunciado que en septiembre se estaría en condiciones de dar a conocer públicamente el mapa. Según información que trascendió ayer, la nueva cartografía de Campo de Hielo Sur señala que ese territorio, producto del proceso de calentamiento de la Tierra y deshielo de glaciares, tiene 500 kilómetros cuadrados menos.

Asimismo, el lago Dixon, de soberanía chilena, ahora pasaría a ser un lago internacional dividido entre nuestro país y la Argentina, porque la frontera que antes cortaba un glaciar ahora lo cruza. También se habría verificado que la cordillera Mariano Moreno tiene mayor altura que la registrada en mapas argentinos.

Fundamental

Esta información puede resultar fundamental en la discusión parlamentaria, especialmente luego de que se conoció que algunos senadores chilenos y argentinos han discutido la posibilidad de incorporar un protocolo adicional interparlamentario al tratado de Campo Hielo Sur y que permitiría que, finalmente, ambos Congresos coloquen el tema en tabla a partir de octubre. Ayer ninguno de los integrantes de Consusena quiso hacer declaraciones. Incluso, el Ministro de Relaciones Exteriores, José Miguel Insulza, fue enfático en ampararse en la ley para decir que debía guardar absoluto secreto de lo tratado. El comandante en jefe de la Armada, almirante Jorge Martínez, se reunió con el presidente Frei para informarle de su próximo viaje a China.

Fortalecimiento de la posición argentina

Hay un dato de importancia en la limitada información oficial difundida hasta ahora sobre la cartografía chilena que acaba de conocerse en Santiago, según informa nuestro colega El Mercurio.

Ese dato es el referido a que la altura del cordón cordillerano Mariano Moreno sería, incluso, superior a la de los propios mapas argentinos que eran, hasta ahora, la mejor referencia sobre la zona.

¿Qué significa que el cordón Moreno sea tan alto? Algo esencial: surgiría así, del adecuado estudio cartográfico, la evidencia de que allí se encuentra la línea de cumbres de la cordillera.

La traza siempre defendida por la Argentina considera precisamente al cordón Mariano Moreno como la línea de cumbres que dividen las aguas, una comprobación que siempre ha sido refrendada por las diversas expediciones científicas o deportivas que recorrieron la zona.

La traza establecida según la discutida línea poligonal transita, en cambio, muchos kilómetros más al Este, o sea ya sobre la vertiente atlántica de las aguas, que allí son hielos eternos aunque surcados, en su superficie, por arroyos de agua líquida que corren hacia los lagos Viedma y Argentino, como origen natural de la cuenca del caudaloso río Santa Cruz.

Anticipo

Meses atrás, durante una serie de notas de La Nación efectuada en Santiago, el director de Fronteras de la cancillería chilena, Javier Illanes, había anticipado a este diario que ya estaba lista la cartografía en escala 1:50.000 que ahora acaba de difundirse en organismos especializados chilenos. Illanes había anticipado también que esa cartografía coincidía casi totalmente con los mapas oficiales argentinos escala 1:100.000. En estos mapas siempre aparece el cordón Mariano Moreno como la línea de cumbres divisoria, bien al oeste del cerro Fitz Roy y de la línea de picos más bajos que tradicionalmente sostiene Chile como línea de cumbres en la región.

Los datos que aporte la nueva cartografía chilena confirman que nada es más útil, para resolver este litigio pendiente, que el exacto conocimiento de la región.

Con un preciso relevamiento geográfico, todo el debate de los hielos continentales podría encontrar una rápida solución entre comisiones de límites especializadas.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?