Florecer

Con cada cambio, y luego de cada despedida, algo muy bueno puede surgir. Sólo se trata de renacer y trascender
Eduardo Chaktoura
(0)
28 de septiembre de 2014  

Crédito: Alma Larroca

El diccionario emocional cumple tres años. Pasaron 144 domingos, después de aquella primera palabra: esperanza.

Desde entonces, así como hoy, hubo 144 invitaciones a florecer.

Es la psicología positiva la que hoy propone pensarnos en torno al florecimiento, en lugar de sostener y alimentar esta obsesión por ser felices.

¿Acaso, existe la felicidad?

¿Se es (ser) o se está (estar) más o menos feliz?

¿Somos o estamos expuestos (y dispuestos) a mejores o peores momentos?

Optimismo. Flexibilidad. Creatividad. Actitud. Vitalidad. Sentido.

Cada término que hemos transitado tuvo (y tendrá siempre) la intención, precisamente, de reflexionar sobre las palabras que usamos a diario (y las que deberíamos considerar);así como regular el impacto que provocan en nosotros, en nuestro entorno, en el mundo que construimos (y destruimos) a diario.

Virtud. Coraje. Adaptación. Proceso. Apego/desapego.

Hay definiciones técnicas, propias de la razón, y otras, emocionales. El objetivo saludable es, insistimos, como cada domingo, trabajar en torno a la integración de ambos aspectos (y otros posibles más).

Apertura. Templanza. Compasión. Solidaridad. Justicia.

Es por esto que más que ser felices -más allá de nuestra herencia existencial que, con sus pro y sus contra, mal o bien, nos ha traído hasta aquí-, resulta provechoso pensarnos en torno al bienestar y los niveles de satisfacción.

¿Qué cosas me harían sentir placer, bienestar, satisfacción? ¿Qué me haría experimentar la sensación de florecer?

Autorregulación. Aceptación. Humor. Gratitud. Perdón.

Más que ser feliz, entonces, pensemos en la posibilidad de sentirnos satisfechos;

de experimentar la maravilla del florecimiento, del renacer y trascender; así como en el Renacimiento de la bella Florencia.

Florecer, teniendo en claro que hay cuatro estaciones, que hay días de sol, de lluvia, de viento, de grandes temporales, donde corremos el riesgo de perderlo todo.

Somos y estamos (más o menos) resilientes. Resiliencia.

Tenemos la capacidad de superar hasta la situación más traumática. Tenemos la posibilidad de revertir o, al menos, alternar gran parte de nuestra genética y ambiente emocional.

Inteligencia emocional, social, espiritual. Sabiduría. Trascendencia.

Honor. Plenitud. Crecimiento. Florecimiento. Me han provocado estos 144 domingos. Nos reencontramos en unos días, en nuestro próximo proyecto. Cambio. Desafío. Oportunidad. ¡Celebración!

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.