Suscriptor digital

Griesa habilitó un pago de bonos bajo ley argentina y dio algo de aire al Gobierno

Autorizó al Citibank a cumplir por única vez con el vencimiento del martes; Economía lo acusó de "no animarse a tomar una decisión definitiva" y calificó sus órdenes como "injustas"
Rafael Mathus Ruiz
(0)
27 de septiembre de 2014  

NUEVA YORK.- La Argentina se llevó ayer un pequeño triunfo del tribunal del juez Thomas Griesa, aunque los fondos buitre no se fueron con las manos vacías.

El juez habilitó al Gobierno a pagar el martes próximo el vencimiento de bonos por 5 millones de dólares bajo legislación argentina, pero dejó abierta la definición sobre el destino final de esos títulos, hoy en un limbo legal. Griesa les otorgó a los fondos buitre y a Citibank, que tiene a su cargo el pago de esos bonos, 30 días para pulir sus argumentos legales y regresar a su tribunal en busca de una decisión definitiva. Los litigantes gozarán de un "discovery" limitado durante ese tiempo para reunir información.

La decisión llegó tras casi dos horas y media de audiencia, en la cual los abogados de los fondos buitre intentaron convencer a Griesa de que no le diera alivio alguno a Citibank o a la Argentina. No lo lograron, y, al final, buscaron ganar tiempo. El país obtuvo así un modesto triunfo sin jugar el partido. Sus abogados, Jonathan Blackman y Carmine Bocuzzi, estuvieron en la sala, pero no participaron de la audiencia. Karen Wagner, abogada de Citibank, se convirtió ayer, en los hechos, en la defensora de la posición del país.

Wagner buscó convencer a Griesa de dos cosas: los bonos argentinos en dólares son "deuda doméstica", y, por lo tanto, no están sujetos al mandato judicial que le prohíbe a la Argentina hacer pagos de la deuda si no cancela la sentencia a favor de los fondos buitre, y Citibank es un "custodio" en la cadena de pagos del país, y tiene un rol distinto en la pelea al del Bank of New York Mellon (BoNY), agente fiduciario del país.

El resultado de la audiencia motivó ayer una respuesta del Ministerio de Economía, que dijo que Griesa "no se animó a tomar una decisión definitiva, recurriendo, por segunda vez, a una orden de carácter transitorio". Después critica directamente al juez: "Las órdenes de Griesa no sólo son injustas, por apoyarse en una interpretación completamente equivocada de la cláusula pari passu, sino que además son de imposible cumplimiento. Aunque el juez evitó hoy al Citibank caer en un incumplimiento de la ley argentina el 30 de septiembre, al postergar la decisión sigue perjudicando a la República y a los miles de tenedores de bonos que han sido tomados de rehén por los fondos buitre, que mantienen otra herramienta de extorsión en sus manos".

Toda la audiencia había estado abocada a un ping-pong entre Griesa y los abogados sobre la identidad de los bonos en dólares gobernados por la ley local para definir si eran "deuda externa" -cubierta por el mandato del juez- o "deuda doméstica en moneda extranjera", una definición que dejaría a esos títulos afuera de la "saga pari passu" y del default en que cayó la Argentina a fines de julio.

Theodore Olson, abogado estrella en EE. UU. y principal figura del equipo legal de NML, abrió la argumentación a favor de los fondos buitre. Le advirtió a Griesa que, si accedía al pedido de Citibank y blindaba a los bonos argentinos en dólares, abriría la puerta a que el país eludiera su orden judicial. "Va a frustrar cualquier intento por llegar a un acuerdo." Griesa le dijo que su mandato judicial no abarcaba un "concepto indefinido" de bonos, sino que contemplaba "un tipo de bonos en particular". Fue una de las señales que dio el juez durante la audiencia a favor del caso de Citibank, y, por ende, de la Argentina.

Olson le cedió la palabra a Edward Friedman, abogado de Aurelius Capital y Blue Angel, que llegó incluso a leer en voz alta la famosa orden de Griesa del 23 de febrero de 2012, que desató la puja que terminó en el default. Griesa lo cortó en seco: "Soy el autor del mandato judicial y tengo una idea acertada de lo que es".

Una y otra vez, Friedman intentó convencerlo de que el lenguaje de esa orden, que habla de "bonos reestructurados", sugería que los bonos argentinos en dólares estaban incluidos, al ser de los canjes de 2005 y 2010. En la orden de fines de julio, en la cual Griesa autorizó a Citibank a hacer un pago por una única vez de los bonos argentinos, Friedman le dijo que también había hablado de "bonos reestructurados". Griesa volvió a cortarlo: "Soy el juez en este caso y no estoy dispuesto a dejar que todo el caso dependa del uso de dos palabras en la orden del 28 de julio", le dijo. "La cuestión es más grande y más profunda que eso, así que, si usted quiere recostarse en eso, por favor, no lo haga", agregó.

Con todo, aceptó que había "algo de confusión" con sus órdenes judiciales y que parte de eso había sido provocado por "su uso del lenguaje". "Quiero continuar con un expediente sin confusiones", afirmó.

Un alivio que no salda la discusión

  • Griesa le permitió al Citibank pagar, por única vez, intereses de un bono de deuda argentina emitido bajo legislación nacional.
  • El juez no se pronunció aún sobre el origen de esa deuda. Les dio a las partes 30 días para presentar argumentos destinados a identificar el origen y la naturaleza de los bonos: si fueron ofrecidos en la Argentina en el canje o vendidos afuera, lo que haría que sean alcanzados por el fallo original.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?