Los Martín Fierro para el cable, con poco brillo

Santo Biasatti reivindicó al periodismo independiente al recibir, con gesto severo, su premio por la mejor labor periodística masculina.
Marcelo Stiletano
(0)
25 de septiembre de 1996  

Con menos brillo que el año anterior y una expectativa que se atenuó visiblemente a medida que fue transcurriendo una ceremonia por demás opaca, se entregaron los premios Martín Fierro a las mejores producciones de TV por cable de 1995, en una emisión que transmitió la señal Siempre Mujer. Esta segunda convocatoria de la Asociación de Periodistas de la Televisión y Radiofonía Argentina (Aptra) para entregar, por separado, las estatuillas para el cable no despertó el interés que había adquirido el año último, cuando distintos cuestionamientos y sospechas alrededor de la presunta manipulación de algunos Martín Fierro abroqueló a la comunidad artística en defensa de los premios.

Al quedar atrás estos planteos, la fiesta de este año se limitó a la monótona sucesión de nominaciones, anuncios y agradecimientos de los ganadores, algunos de los cuales -Gustavo Lutteral, Linda Peretz, el equipo de Crónica TV- fueron recibidos con cierta frialdad entre la raleada concurrencia que acudió al teatro Astros.

Al escaso interés general contribuyeron la pobre intervención del humorista Beto César y dos presentadores -Juan Carlos Mendizábal y Elizabeth Márquez- a los que les faltó desenvoltura y les sobró confusión.

Acomodamientos

En cuanto a los premios, queda la sensación de que las categorías premiadas se acomodan, a veces forzadamente, a las características de un medio como el cable, que todavía está en busca de un perfil y una identidad definidos. ¿Por qué hay un premio para programas periodísticos sobre economía y no, por ejemplo, para ciclos de este tipo sobre ecología, investigaciones policiales o noticias del espectáculo? ¿Qué quiere decir programa integral de miscelánea? ¿Por qué faltan menciones especiales o premios estímulo?

De todas maneras, algunos de los premios anunciados reconoce esfuerzos de genuina originalidad (el canal Sólo Tango, el programa Magazine For Fai) o la capacidad de figuras muy conocidas en la TV abierta, como Ana María Campoy o Juan Alberto Badía.

Santo Biasatti, en tanto, entregó otra vez el sello de su gesto adusto y la reivindicación del periodismo independiente, mientras Hugo Moser, Emilio Comte y Estela Raval recibieron un reconocimiento por "La familia Falcón", rescatado por el cable.

La lista completa de los ganadores es la siguiente:

Programa cultural y educativo: "Los siete locos" (Magazine 24). Programa periodístico: "A dos voces" (TN). Programa periodístico sobre economía: "Tiempo económico" (Cablevisión). Labor periodística femenina: Fanny Mandelbaum (Red de Noticias-VCC). Labor periodística masculina: Santo Biasatti (TN). Programa de interés general: "Imagen de radio" (Badía, Siempre Mujer). Programa deportivo: "Fuera de Juego" (TyC Sports). Programa de servicios: "Ecología en casa" (El Canal de la Mujer). Programa musical: "Rocanroll" (Music 21). Animación-conducción femenina: Ana María Campoy (El Canal de la Mujer). Animación-conducción masculina: Gustavo Lutteral (I-Sat). Animación-conducción de programa infantil: Linda Peretz (Cablevisión). Programa infantil: "Magazine For Fai" (Cablín). Programa integral-miscelánea: "Orsai, la leyenda continúa" (TyC Sports). Servicio informativo: "Crónica TV". Programación musical integral: "Sólo tango".

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?