El día que secuestraron al viceministro de Justicia

Julián Álvarez contó los hechos de inseguridad que vivieron él y su familia y cómo reaccionaron
(0)
30 de septiembre de 2014  • 11:51

"Me agarraron en Lanús, al lado de mi casa, en 2003, estaba con el auto. Me secuestraron 12 horas, pago de rescate, etc. ¿Qué me pasó? Que cada vez que llegaba a mi casa, entraba corriendo".

El secretario de Justicia, Julián Álvarez , relató así el secuestro que sufrió en 2003 y cómo reaccionaron él y su familia ante hechos de inseguridad.

"A mi vieja le mataron al ex marido. Hablo desde el ejemplo que viví, pero yo no puedo predicar... Me encantaría que estén presos un montón de tiempo estos tipos y que paguen lo que hicieron, pero vos, como Estado, tenés que pedir Justicia y la Justicia tiene que analizar otras cosas", aseguró.

"En un país desigual, hay zonas de emergencia y desigualdad que son focos donde se generan personas que delinquen, claramente", agregó.

"Yo, como Julián Álvarez, cuando le pasó esto a mi vieja, la respuesta no fue «mano dura» ni «si mató hay que matar», no fue la respuesta de mi familia. Creo que es un buen ejemplo. ¿Para qué sirve el resentimiento y la bronca?", planteó.

En diálogo con radio La Red, Álvarez insistió en que el Estado no puede reaccionar como lo hace un ciudadano. "Uno no puede pedirle al Estado que haga lo que uno haría. Hay que pedirles a los jueces que apliquen la ley y al Estado que ponga las fuerzas", dijo.

También admitió la "desigualdad" en el país.

"Tenemos una realidad: estamos en la Argentina, un país de Latinoamérica, no vivimos en Suecia. Y en la Argentina hay desigualdad, no podemos negar que hay desigualdad. Y la desigualdad produce que alguien se vaya por el camino equivocado, delinca y etc", aseguró.

"Falla que a los pungas los meten presos y entran-salen-entran-salen. Eso falla", sostuvo. "Hay cuestiones sociales que tenemos que discutir. Lo importante es desde dónde discutimos", concluyó.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?