El confort de un refugio isleño

Esta casa en el Delta ofrece comodidad y calidez para la vida en familia; mirá las fotos
(0)
2 de octubre de 2014  • 17:33

Con un dejo de exotismo en los exteriores (¿un flash del sudeste asiático?) y una sensación marítima clarísima en el interior, esta casa está a sólo diez minutos en lancha del puerto de San Fernando. Su dueña, Alejandra, empezó haciendo una casa de fin de semana para ella, sus hijos y amigos; pero se entusiasmó con el proyecto y el lugar, y avanzó levantando algunas cabañas, que hoy alquila. Ella misma supervisó la construcción de cada una, bien entrenada en el rubro. "Durante mucho tiempo me dediqué a comprar departamentos deteriorados para venderlos una vez que los arreglaba". En este caso, logró un resultado cálido, confortable, apto para recibir a mucha gente y, algo que Alejandra destaca, sencillo. "Acá no hay objetos ‘de diseño’. Ambienté cada espacio con cosas que ya tenía y otras compradas en el Mercado de Frutos, que queda cerca y realmente vale la pena aprovechar".

Producción: Carolina Etchebehere | Texto: Verónica Ocvirk

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.