Suscriptor digital

Carlos Delía: una gloria de la equitación argentina, con proyección mundial

Kim Mandel
(0)
8 de octubre de 2014  

Leyenda. A los 91 años, falleció anteayer Carlos César Ildefonso Delía Larocca, uno de los dos mejores jinetes argentinos de la historia, que llegó a ser subcampeón mundial de salto, la especialidad principal de este deporte.

Delia tuvo una vida multifacética: fue militar (llegó al grado de general), diplomático (embajador en Bélgica y agregado militar en Estados Unidos) y directivo (presidente de la Federación Ecuestre Argentina y del Club Alemán de Equitación) pero sobre todo un jinete estilista, dúctil y exitoso en el país y en el mundo.

Fue el único argentino que accedió a finales mundiales de salto, en las que participan los cuatro mejores jinetes intercambiando sus caballos. Lo logró por primera vez en Aquisgrán (Aachen, Alemania) 1956, cuando no cumplió sus expectativas y quedó 4º. Pero cuatro años más tarde tuvo revancha en Venecia, donde se clasificó subcampeón del mundo.

Actuó cinco veces en Juegos Olímpicos: Melbourne 1956 (las pruebas hípicas fueron en Estocolmo, Suecia, donde el conjunto nacional resultó 4º), Roma, 1960, Tokio 1964 (la Argentina, 5»), México 1968 y Munich 1972. En los Panamericanos Buenos Aires 1951 alcanzó las medallas plateadas individual y por equipos, e integró la delegación que quedó 2» en los Panamericanos San Pablo 1963. Se coronó campeón nacional en 1964, 1967 y 1971, y recibió el Premio Konex en equitación en 1980. Sus mejores caballos fueron Huipil, Discutido, Popin, Mar Cálido y Cardón. Con Huipil fue subcampeón mundial; con Popin se destacó en potencia, o sea, el salto de gran altura de una sola valla.

En marzo de 2010 había muerto el otro gran jinete argentino de la historia, Carlos Alberto Moratorio, subcampeón olímpico en Tokio 1964 y campeón mundial en 1966, siempre en prueba completa.

Por: Kim Mandel

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?