Abrumador triunfo de Evo Morales, que fue electo presidente de Bolivia por tercera vez

El mandatario superó el 60% de los votos y consiguió así, sin necesidad de ballottage, gobernar hasta 2020
(0)
13 de octubre de 2014  • 12:55

LA PAZ.- Evo Morales se consagró por tercera vez consecutiva ganador de las elecciones presidenciales de Bolivia, lo cual le asegura 14 años al frente del país. El mandatario se impuso en los comicios de hoy al superar el 60% por ciento de los votos según los sondeos de boca de urna, un número abrumador que incluso le permite evitar la segunda vuelta.

Muy por debajo de Morales quedaban, tal como vaticinaban las encuestas, los dos líderes de centroderecha, el empresario del cemento, Samuel Doria Medina (Unidad Demócrata), con el 24%, y el ex presidente y candidato Jorge "Tuto" Quiroga, con el 9,6%.

Pasadas las 22, Morales se declaró vencedor en un discurso que brindó desde el balcón del Palacio de Gobierno ante sus seguidores. Prometió profundizar las políticas llevadas a cabo hasta el momento, agradeció por el triunfo, citando resultados preliminares, y dedicó su victoria al líder cubano Fidel Castro y al fallecido ex presidente venezolano Hugo Chávez.

"Es un sentimiento de liberación de nuestros pueblos. ¿Hasta cuándo seguir sometidos al imperio o al sistema capitalista? Este triunfo es un triunfo de los antiimperialistas y los anticolonialistas", sostuvo Morales rodeado de su vicepresidente y ministros.

Desde la oposición, el candidato y ex presidente boliviano Quiroga dijo que honrará los votos que recibió en las elecciones. "Tendremos oposición en el Parlamento para garantizar que se lucha contra los abusos, la injusticia, que se evite que el Gobierno quiera seguir perpetuándose en el poder", expresó Quiroga a los medios. En las elecciones de 2005, también fue derrotado por Morales.

Apoyo en la región

El presidente venezolano Nicolás Maduro saludó al mandatario a través de su cuenta de Twitter: "Evo, gran victoria de la patria suramericana, desde Venezuela te damos un abrazo de felicitaciones. íSigamos venciendo!", escribió en su cuenta oficial de Twitter, y acompañó el comentario con una imagen de Morales con el fallecido ex presidente venezolano Hugo Chávez (1999-2013).

El canciller de Ecuador, Ricardo Patiño, consideró sobre el resultado electoral: "El triunfo de Evo Morales es una demostración del éxito del proceso revolucionario a favor del pueblo en nuestra querida Bolivia", manifestó el ministro ecuatoriano por Twitter.

Jornada sin incidentes

De acuerdo con el padrón electoral, estuvieron inscritos casi 6 millones de electores en el país, más de 200.000 en el extranjero -la mayoría en la Argentina-, para elegir presidente y vicepresidente y a un nuevo congreso de 36 senadores y 130 diputados. Es la primera vez que votaron los bolivianos que viven en 33 países. El voto era obligatorio.

Las mesas electorales abrieron a las 8 hora local (una hora más en la Argentina) y cerraron a las 16, aunque la mayoría de las urnas recién fueron cerradas dos horas después por las largas filas. Las elecciones transcurrieron sin incidentes, destacó la presidenta del Tribunal Supremo Electoral, Wilma Velasco, en un primer balance.

Morales fue el primero de los candidatos en sufragar rodeado de partidarios y cocaleros en la región cocalera del Chapare en el centro de Bolivia donde lideró a cultivadores de coca antes de la saltar a la política.

"Me siento uno más de los ciudadanos cumpliendo su deber y llamo a todos a participar de las elecciones'', dijo a periodistas en Villa 14 de Septiembre, un pequeño poblado del Chapare donde conserva sus tierras y sembradíos, incluyendo coca.

Desde 2006

Morales gobernó desde 2006 virtualmente sin sobresaltos ni contrapesos, con pleno dominio de la Asamblea Legislativa e influencias en el Poder Judicial, según los opositores.

La economía del país se ha mantenido sólida, especialmente gracias a los buenos ingresos por materias primas que le permitieron distribuir bonos y financiar grandes obras como la compra de un satélite, aeropuertos, rutas y aviones, logros que fueron la base de su campaña. Según el FMI, Bolivia podría lograr este año un crecimiento del PIB del 6,5%, el mayor en la región.

Pero la oposición denunció despilfarro y corrupción aunque sin que sus dirigentes se unieran en un frente común y plantear un plan alternativo lo que terminó favoreciendo al mandatario, según varios analistas.

Morales basó su campaña electoral en los logros económicos de su gestión y medidas como la nacionalización de los hidrocarburos en 2006, que le dieron cuantiosos recursos al Estado y le permitieron mejorar la distribución del ingreso en beneficio de sectores populares. Con 10 millones de habitantes, un 62% de la población de Bolivia son indígenas y campesinos.

La oposición atacó los flancos más débiles del gobierno como la inseguridad, el creciente tráfico de drogas, una pobreza extrema que se mantiene en el orden del 20%, la desocupación y falta de oportunidades para los jóvenes y la alianza política con Venezuela, Cuba e Irán.

La oposición también cuestionó que Morales volviera a postularse, aunque él alega que debió interrumpir y reiniciar en 2009 su primer mandato (2006-2011) cuando se eliminó la República y se creó el Estado Plurinacional de Bolivia con una nueva Constitución.

Sus críticos temen que el dominio de la Asamblea Legislativa pueda llevar a que el gobierno intente una reforma constitucional para incorporar la reelección indefinida, aunque el mandatario dijo que respetará la Carta Magna, que actualmente prevé una sola reelección consecutiva.

Agencias AP, AFP y EFE

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.