La iluminación como elemento decorativo

Crédito: Archivo LIVING
Puede tener sus efectos sobre la ambientación de un espacio, atenuando o variando los colores, y realzando las formas y texturas. Por eso, es importante conocer sus principales características
Gustavo Peláez
(0)
14 de octubre de 2014  • 15:35

A veces perdemos de vista que la iluminación es un factor decorativo más dentro de todo ambiente. Para que sepas cómo potenciarla en los espacios de tu casa, compartimos las características de cada tipo de luz.

General

  • Este tipo de luz se distribuye uniformemente en el espacio, sin generar zonas de sombras o contrastes muy marcados entre ambientes (especialmente en circulaciones y escaleras).
  • Para que su distribución sea más uniforme es recomendable el uso de varias fuentes de luz en vez de utilizar una sola en el centro del espacio.
  • El punto de luz va por encima del nivel de la vista: colgando desde el techo, con cualquier tipo de luminarias, apliques de pared o con gargantas de techo, con tubos de luz.

Puntual

  • La condición para este tipo de luz es que la fuente sea clara y directa pero no deslumbrante.
  • Es la más intensa y centrada que la general; su objetivo es iluminar un área específica.
  • Se utiliza a través de lámparas de pie y de mesa, mediante luces de techo sobre un riel, tubos fluorescentes en bajo mesada, y puntuales sobre el espejo de un baño.
  • Funciona como complemento de la decoración, logrando un equilibrio con la luz general.

Ambiental

  • Es un tipo de luz más teatral, orientada a crear un cierto ambiente, no resulta suficiente para iluminar una actividad.
  • Se prioriza el diseño del artefacto o el efecto de luz logrado, antes que la calidad de la iluminación.
  • Puede aparecer a través de lámparas de pie, de mesa o artefactos instalados en muros, pisos o techos.

Decorativa

Se utiliza para realzar detalles arquitectónicos o iluminar especialmente un objeto (un cuadro, una escultura, una planta, etc.).

Los tipos de lámparas

Incandescentes: prácticamente están en desuso porque son las que más energía consumen y menos tiempo duran (1000 horas aproximadamente).

Bajo consumo: consumen un 75% menos de energía para producir la misma luz que las incandescentes, con un considerable ahorro energético.

Fluorescentes: para lugares donde se necesita más luz y con muchas horas de encendido; ahorran hasta un 80% en el consumo y duran mucho más que las incandescentes. Recomendables para iluminar a alturas menores de 4 metros.

Halógenas: duran de 2 a 4 veces másy genera más luz que una incandescente de la misma potencia. Consumen menos energía por intensidad de luz que éstas, pero más que los tubos fluorescentes y las lámparas de bajo consumo. Se pueden lograr un sin fin de efectos porque vienen con distintos ángulos de abertura y se pueden dimerizar.

Led: consume entre un 80 y 90% menos electricidad que una bombita incandescente de similares características, su vida media es de 100 mil horas, frente a las 1000 de una bombilla estándar. Son ecológicas porque no contienen gases que sean nocivos al medio ambiente (como las incandescentes o los tubos fluorescentes). No emiten calor, lo que permite instalarlas en lugares pequeños.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.