Menos nacionalizaciones y más lugar para los privados

Pragmático, Evo dijo tras su triunfo que no planea otra ola de estatizaciones
Enrique Andres Pretel
(0)
15 de octubre de 2014  

LA PAZ.- Tras su contundente triunfo, el presidente Evo Morales afirmó que no planea nuevas nacionalizaciones en los sectores de hidrocarburos, minería y banca, y que está dispuesto a fortalecer a las empresas privadas si es necesario.

El ex líder cocalero, que aún mantiene un encendido discurso antiimperialista, intentó así alejar los miedos de algunos empresarios de que Bolivia se embarque en una nueva ola de estatizaciones.

Durante casi una década en el poder, Morales nacionalizó firmas en sectores estratégicos, como hidrocarburos, telecomunicaciones y minería, como parte de su modelo de "socialismo originario" que llevó a la economía a crecer a sólidas tasas y a sacar a millones de la pobreza.

"Si hay presencia extranjera [en el sector minero], son socios o prestan servicios. Si son socios, no son dueños, no hay nada que nacionalizar", dijo Morales, y recordó que el sector de la minería privada es el que más dinero aporta al Tesoro.

"En la banca nunca pensamos en estatizar. Negociamos con la banca privada", agregó.

A pesar de que muchos critican a Morales por el creciente rol estatal en la economía, el presidente indígena logró mantener durante sus gobiernos una férrea disciplina fiscal que ayudó a traer estabilidad en un país acostumbrado a décadas de vaivenes políticos y económicos.

Sacando provecho del auge de los precios de las materias primas, Morales financió grandes obras de infraestructura, la construcción de escuelas y de instalaciones deportivas. Pero la tendencia a la baja de los precios de los productos básicos podría dejar a Bolivia, un país muy dependiente de las exportaciones de gas natural, con menos dinero en las arcas.

"Morales ha venido montado en una ola, ayudado por la fuerte demanda externa y los altos precios [del gas natural]. Nadie sabe cuánto más durarán esas condiciones, y ésa debería ser la principal preocupación del presidente en los próximos cinco años", opinó Michael Shifter, presidente de Diálogo Interamericano, un centro de estudios con sede en Washington.

Consciente de ese desafío, Morales no descartó volver a los mercados de capital el próximo año tras su exitosa emisión de bonos en agosto del año pasado. "Si necesitamos dinero para otras obras, sí vamos a acudir a bonos y a créditos internacionales", comentó. Aunque el presidente se comprometió a continuar con su modelo socialista y un rol importante del Estado en la economía, tuvo un mensaje más conciliatorio para el sector privado e incluso reconoció que está dispuesto a fortalecerlo.

"Nunca vamos a abandonar nuestros principios y nuestros valores. Dentro de ese marco somos realistas, prácticos. ¿Qué hay que hacer? Si hay que fortalecer las cámaras [de comercio], las empresas privadas, muy bien, lo haremos", sostuvo el mandatario.

"Había algunos grupos [del gobierno] que decían que había que estatizar [la banca], pero es mejor negociar. Como están ganando bien, que paguen más impuestos. Una empresa privada con responsabilidad social, que da su doble aguinaldo", dijo.

"Mi problema con nuestras privadas es que son chiquitas frente a las necesidades del pueblo y del Estado", agregó.

Durante los últimos tiempos, Evo Morales tuvo que lidiar con muchas protestas sectoriales, además de reclamos por el funcionamiento de la justicia y por mejoras en el sistema de salud pública. Pese a ello, también se comprometió a mantener la cautela en las cuentas públicas.

"Para cuidar la economía a veces hay que enfrentarse con algunos sectores sociales", sostuvo.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.