Suscriptor digital

Perú en combi: paradas obligatorias y tips de viaje

Maru y Martín por las rutas peruanas
Maru y Martín por las rutas peruanas Crédito: Gentileza: Kombi Rutera
Maru Orza y Martín Sesana recorren Latinoamérica en un vehículo que es a la vez casa y estudio de radio. ¡Subite, que nos llevan por lo mejor del país sudamericano!
María Eugenia Castagnino
(0)
17 de octubre de 2014  • 00:20

Dicen que viajan para sentirse "totalmente libres". Y que con cada kilómetro recorrido entienden que cada día es único y que el presente es el regalo más lindo que tenemos. Maru Orza y Martín Sesana están on the road desde hace más de 900 días y llevan recorridos más de 41.000 km viajando por Latinoamérica.

Lo hacen sin apuro, sin cronogramas ni tiempos estipulados, siguiendo las ganas y la velocidad que les proponen los paisajes.

En Perú, estuvieron 48 días, cruzaron el país de sur a norte y fueron testigos de la variedad de contrastes y colores que visten sus desiertos, selvas, montañas y playas. Acá les seguimos las huellas, para que te animes a hacer lo mismo con tu pareja, tu familia o con un grupo de amigas. ¿Qué esperás para subirte a la Kombi Rutera?

Puno. Lago Titicaca.

Una vista del lago Titicaca
Una vista del lago Titicaca Crédito: Gentileza: Kombi Rutera

Es el paso obligado si entrás a Perú desde Bolivia por tierra. El lago Titicaca está situado a 3812 metros sobre el nivel del mar, es el más alto del mundo y es ¡di-vi-no! Imaginate las increíbles vistas panorámicas que se ven desde ahí.

Kombi Rutera recomienda: es toda una experiencia navegar las aguas del Titicaca en balsas de totora. Y aunque es cierto que está muy armado para el turismo, también es verdad que es muy interesante visitar alguna de las islas flotantes construidas por los uros, los habitantes originarios del lugar, y conocer su cultura ancestral asociada al agua y a las plantas que crecen ahí. Si querés adentrarte en la cultura preincaica, a 33 km de Puno está Sillustani, un cementerio donde vas a poder ver tumbas –o chullpas– de hasta 12 m de altura. Y para los amantes del café, en esta región se cultiva uno de los mejores cafés especiales del mundo, el Café Tunki. Probalo.

Dónde dormir: Casa Andina ofrece habitaciones con vista al lago Titicaca por unos US$ 235 (en base doble), mientras que otro de sus hoteles céntricos tiene opciones desde US$ 129 por noche.

Más info: www.casa-andina.com, www.peru.travel/es, www.tunkicoffee.com.

Cusco. Machu Picchu.

Las ruinas de Machu Pichu
Las ruinas de Machu Pichu Crédito: Gentileza: Kombi Rutera

Un must do. Además de ser la antesala para visitar Machu Picchu, Cusco es una de las ciudades coloniales más lindas de Perú. Te vas a enamorar de sus callecitas angostas adoquinadas, sus techos de teja, su imponente catedral, sus miradores y coloridos mercados.

Kombi Rutera recomienda: caminar por el centro histórico –también vale la pena hacerlo de noche– y subir al mirador de la iglesia San Cristóbal para tener una hermosa postal de la ciudad. Elegí los mercados para comer y comprar artesanías (¡acordate de regatear siempre!); los más lindos son el de San Pedro y el de Pisaq. A 33 km de Cusco, no dejes de visitar el Valle Sagrado de los Incas, y cuando estés en Machu Picchu, subí hasta Huayna Picchu (sacá la entrada con cinco días de anticipación, porque solo suben 400 personas por día). Vas a estar cansada, sí, pero al regreso, date una vuelta por las aguas termales que hay en el pueblo de Aguas Calientes.

Dónde dormir: al ser un destino muy visitado por gente joven, abundan los buenos hostels, donde podés conseguir habitaciones dobles con baño privado por precios que van desde los US$ 45 hasta los US$ 60. Tres recomendables son Amaru, Pariwana o Flying Dog.

Más info: www.amaruhostal.com, www.pariwana-hostel.com, www.flyingdogperu.com.

Ica. Huacachina.

Huacachina, es un lugar paradisíaco en el que te sentís en una playa.
Huacachina, es un lugar paradisíaco en el que te sentís en una playa. Crédito: Gentileza: Kombi Rutera

Si vas de Cusco a Lima por tierra, hay tres paradas obligadas: las líneas de Nazca –Patrimonio de la Humanidad desde 1994–, la ciudad de Ica y Pisco, para conocer cómo se hace (¡y degusta!) la famosa bebida nacional.

Kombi Rutera recomienda: podés sobrevolar los geoglifos de Nazca en pequeñas avionetas –cuesta US$ 80 el vuelo de media hora–. Si no, hay miradores en el camino para divisar los dibujos. A cinco minutos del centro de Ica, no te pierdas el Oasis de Huacachina, un lago natural rodeado de médanos de arena. Ahí podés hacer sandboard o recorrerlo en buggies –las excursiones cuestan US$ 22 por persona–. Comprate chocotejas: bombones rellenos con dulce de leche y frutas secas. ¡Adictivas!

Dónde dormir: conviene alojarse cerca del oasis para tener la sensación de estar en el desierto. Villa Jazmín es un ecohotel rodeado por las dunas que ofrece habitaciones en base doble desde US$ 70 por noche.

Más info: www.aeroparacas.com, www.nazcaflights.com, www.villajazmin.net.

Lima

Vista de la iglesia de San Cristobal, en Cusco
Vista de la iglesia de San Cristobal, en Cusco Crédito: Gentileza: Kombi Rutera

La capital peruana tiene de todo: un centro histórico con museos prehispánicos para pasear y conocer la historia, barrios típicos imperdibles como Miraflores, El Barranco y San Isidro, mucha actividad nocturna, shopping y la más variada oferta gastronómica (¡imperdonable no probar un buen ceviche!).

Kombi Rutera recomienda: una caminata de a dos por el Malecón de Miraflores para ver el mar y –si te animás– aprovechar para hacer un vuelo en parapente (cuesta US$ 85 e incluye un video registro de la experiencia). La Catedral de Lima es impactante y vale la pena recorrerla. Otro must es visitar el legendario Hotel Bolívar, tomarse un pisco sour en sus salones y sentirte en la década del 20. Cuando ya anochece, podés pasear por el Parque de la Reserva, que posee un circuito de trece fuentes de aguas danzantes, con luces, música e imágenes. Está abierto desde las 13 hasta las 23. Otra parada obligada es la sandwichería La Lucha, en Miraflores. ¡No te vas a arrepentir!

Dónde dormir: The House Project es una casona con 18 habitaciones, que tiene cocina común, áreas de esparcimiento con juegos y mucha buena onda. Una habitación doble con baño privado cuesta US$ 50 por día e incluye desayuno, bicicletas e internet.

Más info: www.aeroxtreme.com, www.granhotelbolivar.com.pe, www.visitalima.pe, www.thehouseproject.pe, www.lalucha.com.pe.

Trujillo.

Centro histórico de Trujillo
Centro histórico de Trujillo Crédito: Gentileza: Kombi Rutera

Siguiendo por la costa del Pacífico hacia el norte, hay que parar en Trujillo. Tiene un centro histórico divino y, a cinco minutos de ahí, podés disfrutar de la playa. A esta ciudad se la conoce como la de la "eterna primavera".

Kombi Rutera recomienda: de camino a Huanchaco –una de las playas más lindas y lugar originario del ceviche–, date una vuelta por el Museo de Arqueología, Antropología e Historia, tiene objetos que datan desde

10.000 a. C. hasta cuando llegaron los conquistadores españoles en 1532. También hay huellas de la cultura chimú en las Ruinas de Chan Chan, una ciudadela construida en adobe, y los rastros de la cultura mochica los podés ver visitando las Huacas del Sol y la Luna.

Dónde dormir: si vas en pareja, un hotel chiquito ideal para dos es el Hotel Due, con habitaciones divinas, modernas y de precio accesible. Los precios van desde los US$ 27 hasta los US$ 45 por noche. Eso sí, no incluye desayuno, que lo cobran aparte y cuesta US$ 2 por persona.

Más info: www.huacasdemoche.pe, www.duehotel.com.

Máncora + Playas.

Mancora es la playa peruana más popular
Mancora es la playa peruana más popular Crédito: Gentileza: Kombi Rutera

Lo mejor de la costa peruana está en Máncora, su playa más concurrida. A su alrededor, hay mucha movida nocturna y se pueden practicar deportes acuáticos. Pero si andás en plan descanso o romance, cerca de Máncora hay muchas otras playas más tranquilas y solitarias, como Punta Sal, Órganos y Lobitos.

Kombi Rutera recomienda: si jamás lo hiciste, este es un buen lugar para debutar haciendo buceo y hay varias escuelas de kitesurf y windsurf. En la playita El Ñuro, a unos 20 minutos de Máncora, podés ver colonias de tortugas marinas y muchas especies de peces. Y si el día no está para ir a la playa, a dos horas de Máncora está el Santuario Nacional Manglares de Tumbes, donde podés embarcarte en un bote para pasear por el manglar y hacer avistaje de aves.

Dónde dormir: Hoja de Palma es un complejo de bungalós sobre la playa de Punta Sal ideal para parejas o familias que no quieran estar en el centro de la movida y busquen un poco más de relax. El bungaló para dos personas con vista al mar cuesta US$ 55 e incluye terraza propia ¡y hamacas paraguayas para tirarte a mirar el mar!

Más info: www.vivamancora.com, www.buceaenperu.com, www.wild-kitesurf-peru.com, www.hojadepalma.com.

Médanos altísimos de arena rodeados por palmeras
Médanos altísimos de arena rodeados por palmeras Crédito: Gentileza: Kombi Rutera

Es imponente el paisaje costero de Lima
Es imponente el paisaje costero de Lima Crédito: Gentileza: Kombi Rutera

¿Dónde y qué comprar?

El Mercado de Pisaq, a 33 km de Cusco, abre solo martes, jueves y domingos. Ahí podés comprar unos toritos de barro muy pintorescos que vas a ver en los techos de todas las casas (protegen el hogar). Todos los textiles y artesanías hechas con lana también son típicos de la zona andina. Si buscás tecnología, tenés que ir a Polvos Azules, en Lima, que es un shopping exclusivo de electrónica. Obvio: ¡no te vayas de Perú sin una buena botella de pisco!

Top ten de sabores

Es el país con mayor cantidad de platos típicos del mundo. Así que si sos fan de la gastronomía, hacete una lista con estos manjares y andá tachando.

-Salado: ceviche, anticuchos, papas a la huancaína, ají de gallina y cuy.

-Dulce: picarones, king kong, chocotejas, suspiro limeño y helado de algarrobina.

¡Atenti en las rutas!

Hay muchos controles policiales. A Maru y Martín los pararon entre 15 y 20 veces para pedirles la documentación del auto. Es necesario sacar un SOAT (Seguro Obligatorio contra Accidentes de Tránsito). Lo recomendable es sacarlo en Puno y, para un mes de viaje, cuesta unos US$ 27 aprox. Cuando entrás a Perú en auto, te dan un permiso para circular 90 días por el país. Si te pasas un día, te retienen el auto. El estado de las rutas, en general, es bastante bueno, todo de asfalto. Hay varios peajes durante el trayecto; el valor promedio es de 9 soles (unos US$ 3,5). El combustible es bastante caro y se mide por galones (1 galón = 3,785 litros). La mejor nafta cuesta unos 15 soles por galón, o sea, unos US$ 5,75.

¡Contános qué te pareció este recorrido! ¿Te irías en combi por el mundo?

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?