Suscriptor digital

La herencia de Perón: impulsan un juicio millonario por los bienes del ex presidente

Uno de sus asistentes durante años, y heredero del ex mandatario, denunciará al Banco Ciudad por la desaparición de miles de objetos que tenía bajo custodia
Santiago Dapelo
(0)
17 de octubre de 2014  

El Justicialista modelo 54 que perteneció a Juan Domingo Perón descansa desde hace casi 60 años en el sótano de la sucursal del Banco Ciudad, en Flores. Pero el automóvil no está solo. Obras de arte, alhajas, muebles e indumentaria -de capelinas de seda italianas a ropa interior-, entre otras cosas, forman parte de la herencia del ex presidente que espera desde hace casi seis décadas en distintas sucursales del banco, y que serán parte de un juicio multimillonario.

Antonio Mario Rotundo, quien fue colaborador durante los últimos años del exilio del ex presidente en Madrid y su heredero, como presidente de la Fundación por la Paz y la Amistad de los Pueblos (Funpaz), presentará dos nuevas acciones legales contra el Banco Ciudad, que tiene la guarda legal de los bienes de Perón, por unos 1000 millones de dólares.

Según Rotundo, el banco es "responsable" de la pérdida del 95 por ciento de los bienes muebles que pertenecieron a Perón y Eva. La diferencia entre lo que aún custodia la institución y lo que reclamará Rotundo en las próximas semanas -ayer concluyó la etapa preliminar, incluidas dos mediaciones- surge del inventario original que presentó ante la Justicia la Escribanía General de la Nación en julio pasado.

"Quiero recuperar los bienes para darles el destino que corresponde", dijo a LA NACION Rotundo, quien creó hace 28 años Funpaz.

Todo comenzó en 1955, con el golpe militar que derrocó al entonces presidente Perón. La denominada Revolución Libertadora designó una comisión, compuesta por militares y civiles, que confiscó los bienes de todas las casas que habitaban Perón y Eva; entre ellas, la casa de San Vicente, la que estaba ubicada donde se encuentra la Biblioteca Nacional y otra sobre la calle Gelly y Obes, que hoy ocupa el Ministerio de Seguridad. Todo lo recolectado fue dado en guarda al Banco Ciudad, en ese entonces Banco Municipal de la Ciudad de Buenos Aires.

"Todo fue inventariado y registrado por la Escribanía General de la Nación. Eran más de 5000 lotes, miles de objetos. Hoy no hay más del 5%", se lamentó Rotundo. Y agregó: "En 1989, al finalizar la sucesión de Perón, la Justicia ordenó realizar un inventario de los bienes existentes en el banco. Ahí surgió un inventario valuado en unos 20 millones de dólares, el resto desapareció".

Un año más tarde, la viuda de Perón, María Estela Martínez Cartas, le donó a Funpaz, "en memoria de su fallecido esposo", todos los bienes muebles "que conforman el patrimonio familiar".

Desde el Ciudad reconocieron ser los depositarios judiciales "de algunos bienes que pertenecieron al general Perón", pero advirtieron que quien decide sobre ellos es el Juzgado Civil N° 11, que lleva adelante la sucesión de Perón.

"No podemos disponer de esos objetos ni emitir opinión sobre ellos porque entre los deberes del banco como depositario se encuentra mantener total confidencialidad sobre los objetos dados en guarda por la Justicia", dijeron desde la entidad.

Además de la presentación para recuperar los bienes, Funpaz también hará en paralelo una denuncia penal contra todos los presidentes y directores del Banco Ciudad, desde 1955 hasta la fecha, y los intendentes y jefes de gobierno porteño.

"Tenemos testigos, gente que trabajó en el banco muchos años, que vieron cómo se manipularon los objetos. Cambiaban los zapatos de Eva por otros o reemplazaban piedras preciosas por vidrios", explicó Rotundo, que conoció a Perón en Puerta de Hierro en 1970, cuando se encontraba de viaje por Europa.

Una ley al rescate

A 40 años de su muerte, y cuando se cumple un nuevo aniversario del 17 de octubre (ver aparte), la herencia de Perón vuelve a ser un tema de debate interno.

Aunque no hay ninguna decisión tomada, tal es el valor para el acervo nacional que desde el peronismo siempre se barajó la posibilidad de que el Congreso de la Nación dictara una ley para recuperar los bienes del ex presidente y así crear un museo en su recuerdo.

"Rotundo pretende ganar ante la opinión pública lo que no ha logrado ante la Justicia. Esos bienes pertenecen a la memoria colectiva de los argentinos", manifestó a LA NACION el histórico dirigente peronista Lorenzo Pepe.

Para Pepe, secretario general del Instituto Nacional Juan Domingo Perón, la solución es la intervención del Congreso. "Rotundo ya subastó cosas muy valiosas; los bienes que hay son muy importantes", dijo el ex diputado nacional, que deslizó que "hay hombres de bien que quieren cumplir con el deber cívico" de rescatar la herencia de Perón .

En el mismo sentido opinó el presidente de la entidad bancaria. "Espero que en algún momento, a través de una ley del Congreso, los bienes del general Perón, que permanecen en el Banco Ciudad en custodia por encomienda judicial y que han sido preservados durante tantos años, puedan constituirse en patrimonio cultural de nuestro país en beneficio de la historia", dijo a LA NACION Rogelio Frigerio.

A Rotundo esta posibilidad no le preocupa. "Que hagan lo que quieran, van a tener que pagar", dijo el titular de Funpaz.

La posibilidad de que desde la política avancen en ese sentido aún es remota, aunque puede ser un paliativo para frenar si se comprueba, como denuncia Rotundo, que manos desaprensivas fueron apropiándose de parte de la memoria de la historia argentina.

En ese sentido, el peronismo tendría que dar una prueba de fe que no hizo ni su líder. Es que desde que los bienes fueron confiscados pasaron siete presidentes justicialistas, incluyendo al propio Perón; sólo Carlos Menem intentó revocar la donación de Martínez de Perón, pero fracasó en el intento.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?