No habrá más recitales en la Plaza de Mayo

Decisión: la adoptó De la Rúa para evitar nuevos disturbios; en cambio, no hay definición sobre un subsidio para reparar los daños ocurridos tras el recital de rock abierto del domingo último.
(0)
30 de octubre de 1996  

El uso de la Plaza de Mayo será restringido, como sucede con la Plaza San Martín, para festivales musicales para evitar disturbios e inconvenientes de tránsito. Así lo anunciò anoche el jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, Fernando de la Rúa, al confirmar que el concierto del cantante puertorriqueño Ricky Martin se desarrollará en la avenida 9 de Julio y México el próximo sábado a partir de las 21.

Tras una reunión en la Casa de Gobierno, el ministro del Interior, Carlos Corach, y Fernando de la Rúa negaron contar con informes de inteligencia que puedan anticipar eventuales infiltraciones de grupos violentos en el espectáculo de Ricky Martin que podrían originar disturbios, como los sucedidos el domingo último en la Plaza de Mayo tras un concierto de rock.

Algunas coincidencias

Acompañados por el viceministro Alberto Iribarne y el secretario de Gobierno porteño, Juan Octavio Gauna, Corach y De la Rúa analizaron aspectos vinculados con la coordinación y la seguridad de los actos públicos en la ciudad. Con algunas diferencias de criterio, Corach y De la Rúa coincidieron en que los organizadores del espectáculo deben ser los primeros en brindar garantías a la población.

"Nos preocupa que vivamos en un marco de paz y de respeto", aseveró De la Rúa, mientras que no quedó en claro cuándo se resolverá la actual situación por la que el gobierno porteño autoriza los espectáculos y el Poder Ejecutivo se hace responsable de la seguridad.

Mientras De la Rúa anticipó que su intención "es que los festivales se hagan en lugares cerrados para evitar molestias a los vecinos y al tránsito", Corach exhortó "a la sociedad porteña a compartir esta enorme responsabilidad" de que los espectáculos públicos se desarrollen sin alteraciones.

Roto, pero no pago

En una rueda de prensa, Corach negó que se haya definido qué gobierno, si el porteño o el nacional, auxiliará en los gastos a los comerciantes damnificados por los disturbios del domingo último en las adyacencias de la Plaza de Mayo. "No lo hemos resuelto", fue la única y tajante respuesta a la cuestión dada por el ministro Corach.

De la Rúa no emitió opinión al respecto.

Marcha contra la represión

Alrededor de 1200 personas caminaron ayer desde el Congreso hasta la Plaza de Mayo en una marcha organizada por la agrupación Hijos de Desaparecidos "en repudio a la violencia y represión por parte del gobierno". La protesta, durante la que no se registraron incidentes, comenzó a las 19 horas y finalizó dos horas más tarde.

Si bien los organizadores habían previsto realizar el acto frente a la Casa Rosada, cambiaron su planes debido a la fuerte concentración policial que se produjo en la Plaza de Mayo.

Los manifestantes calificaron de "provocadora" la actitud de las fuerzas policiales, quienes dividieron la plaza con vallas de hierro, detrás de las cuales se parapetaron una gran cantidad de efectivos.

En el acto estuvieron presente las agrupaciones de izquierda Patria Libre, Quebracho, Juventud Comunista Revolucionaria, Madres de Plaza de Mayo y Movimiento de Trabajadores por el Socialismo. Participaron, además, varios grupos de jóvenes anarquistas .

Facundo Marotines, de Hijos de Desaparecidos, responsabilizó al ministro de Interior, Carlos Corach, por los incidentes del domingo último e instó a sus compañeros a "mantener la calma frente a las provocaciones de la policía". Asimismo, acusó a los integrantes del gobierno de "represores y asesinos".

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?