Marcelo Fuentes: "El candidato que se elija no puede ser puesto con fórceps"

El senador kirchnerista sostiene que se debe buscar el consenso
(0)
19 de octubre de 2014  

Kirchnerista de nota, el senador Marcelo Fuentes (FPV-Neuquén) se planta en las antípodas de la oposición y sostiene que la presidenta Cristina Kirchner tiene pleno uso de sus facultades constitucionales y que, por lo tanto, hasta el término legal de su mandato tiene autoridad para proponer candidatos con vistas a ocupar las vacantes que se produzcan en la Corte Suprema de Justicia.

Sin embargo, Fuentes aclaró de manera taxativa que cualquier reemplazo en el máximo tribunal debe ser realizado con consenso de las otras fuerzas políticas. "Pienso que no puede ser un candidato puesto con fórceps", afirmó.

En un reportaje con LA NACION, el presidente de la Comisión de Asuntos Constitucionales del Senado atribuyó la reacción ante eventuales vacantes en la Corte a un radicalismo que "está urgido por las necesidades electorales".

-La oposición le pide al Gobierno que se abstenga de nombrar jueces en la Corte Suprema. ¿Qué opina?

-Creo que es una clara atribución constitucional de la Presidenta, y el hecho de que haya opiniones que digan que la Corte Suprema de Justicia puede funcionar con cuatro o con tres miembros es lo mismo que decir que el Senado no va a integrar su cuerpo porque puede funcionar con tres senadores menos. Me parecen un argumento opinable las declaraciones del presidente de la Corte. Sobre lo otro, la Presidenta tiene pleno ejercicio de sus poderes constitucionales hasta el término legal correspondiente. Así que no veo ningún inconveniente, en caso de que decidiera integrar la Corte, que lo haga.

-¿No va en contra del discurso institucional de la oposición pedirle al Gobierno que deje una vacante en la Corte Suprema?

-Estoy de acuerdo, sobre todo porque todos sabemos que la designación de magistrados de la Corte tiene que venir con un amplio consenso y acuerdo. Entonces, es evidente que en caso de hacer la propuesta se va a trabajar previamente ese consenso. Me parece que el radicalismo está más urgido por las necesidades electorales de figurar como oposición.

-¿Está de acuerdo con el secretario de Justicia, Julián Álvarez, quien deslizó la posibilidad de ampliar el número de miembros de la Corte Suprema?

-No tengo opinión al respecto. Hay un número de cinco miembros en el tribunal, no creo que haya en este momento necesidad de modificarlo.

-El senador Aníbal Fernández dijo que el oficialismo tiene los votos en la Cámara alta para aprobar un candidato. ¿Coincide con esa lectura?

-Creo que es muy probable, según las características personales de quién sea el candidato. Hay en la Argentina juristas que tienen el suficiente consenso, tanto en las fuerzas políticas como en el resto de la sociedad, para tener los votos necesarios.

-¿Sostiene que el reemplazante de Zaffaroni tiene que ser un jurista de nota, un hombre de consenso?

-El candidato que se elija no puede ser puesto con fórceps. Lo que sí me preocupa es que, a veces, la oposición pierde de vista un tema central y es que la Argentina necesita garantizarse estabilidad y calidad institucional. Entonces, todas estas declaraciones de que las leyes que se dictan van a ser revisadas judicialmente me parecen que va en merma y en detrimento de la calidad institucional. El ejemplo más claro es el Código Civil, que todos sabemos que tuvo una comisión bicameral, una comisión redactora y otra revisora, que hizo 220 modificaciones al proyecto original. Las modificaciones que se pudieron haber introducido en el recinto no van en detrimento de todo ese trabajo. Entonces, no se puede alegar que porque hubo un recambio en la conformación de los parlamentarios ese dictamen pierde vigencia. Me parece una chicana corta.

-¿A qué atribuye todas estas posturas de la oposición?

-Me parece más urgida por la necesidad de decir que todo lo que hace el Gobierno está mal y no por otra cosa. Tendrían que reflexionar sobre eso. No hace bien a la institucionalidad cuando estamos en el centro de la tormenta, con cuestionamientos de otros países a las capacidades soberanas de renegociar una deuda.

-¿Le gusta alguien en particular para reemplazar a Zaffaroni?

-No, no tengo ninguna preferencia.

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.