Ben Bradlee

Ícono y cerebro del caso más legendario del periodismo de EE.UU.: el Watergate
(0)
22 de octubre de 2014  

WASHINGTON.- Leyenda del periodismo norteamericano, el ex editor de The Washington Post Ben Bradlee, jefe del diario durante las investigaciones del caso Watergate, que, en 1974, llevaron a la renuncia del entonces presidente de Estados Unidos, Richard Nixon, murió anoche a los 93 años.

Como editor ejecutivo de 1968 a 1991, Bradlee se convirtió en una de las figuras más importantes e influyentes en Washington, así como en la historia del periodismo, al conducir al Post de ser un periódico rígido a convertirse en una de las publicaciones más dinámicas y respetadas de Estados Unidos.

Bradlee murió en su casa en Washington debido a causas naturales, dijo el diario.

"El fundamento del periodismo es buscar la verdad y contarla", sostenía Bradlee. Y su estrecha cercanía con el alto mundo de la política y hasta su amistad personal y familiar con el ex presidente John Kennedy no le impidieron convertirse en uno de los más agudos e inclaudicables fiscales del poder norteamericano.

En 1972, Bradlee convenció a Katharine Graham, la también icónica propietaria de The Washington Post, de que era imprescindible, por el honor del oficio, hacer caso a los dos jóvenes reporteros Bob Woodward y Carl Bernstein, que habían obtenido información importante sobre un caso de espionaje en el complejo de edificios Watergate de la capital norteamericana, donde tenía su sede el Comité Nacional del Partido Demócrata, entonces en la oposición.

Ambos periodistas desenmascararon una compleja maraña de contactos cuyos hilos apuntaban a la Casa Blanca a través del comité para la reelección del entonces presidente, el republicano Nixon.

En sus investigaciones, los periodistas recibieron la ayuda anónima de un informador que se hizo llamar Deep Throat (Garganta Profunda).

Esta fuente reveló a Bob Woodward que, mediante una red planificada por los principales asesores de Nixon, el Partido Republicano espió las actividades de campaña del Partido Demócrata.

Las investigaciones realizadas bajo el liderazgo de Bradlee ya son parte fundamental de la historia del periodismo. En la película Todos los hombres del presidente, en la que Robert Redford y Dustin Hoffman cumplen el papel de los periodistas, el personaje de Bradlee queda a cargo de Jason Robards.

Pero, más allá del caso Watergate desde que asumió la dirección del periódico, Bradlee buscó apartarse del modelo tradicional de un diario limitado a informar los entretelones de la actividad oficial en Washington para comenzar a impulsar investigaciones profundas y con una redacción atractiva, un estilo que hasta entonces estaba reservado para las mejores revistas.

The Washington Post recordó ayer que "su encanto y su don para el liderazgo lo ayudaron para armar y saber inspirar a un equipo talentoso", lo que finalmente lo convirtió "en el editor más famoso de su época".

La circulación del diario se duplicó durante su gestión, así como el plantel de la empresa. Ya retirado de la dirección del diario, hasta hace algunos años Bradlee seguía yendo diariamente a la redacción y colaboraba en la búsqueda de la forma de adecuar el periodismo a esta era.

"La cantidad de noticias frescas es ahora menor en los diarios, eso significa algo. En la tapa de The Washington Post aparecen noticias que ya se conocen. No estamos aportando nuevas historias, nuevos hechos... Por eso tenemos que concentrarnos en el significado de esos hechos que ya no damos nosotros en primer lugar; tenemos que saber si son importantes, si influyen en la historia, qué pasará en el mundo si se consolidan... Tenemos que saber eso y contarlo. Ésa es nuestra función ahora", dijo Bradlee en una entrevista reciente.

Agencias AP y AFP

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?