Rajoy pidió perdón por la corrupción en el PP

Lamentó que haya más de medio centenar de funcionarios involucrados en un nuevo caso de coimas
(0)
29 de octubre de 2014  

MADRID.- En el ojo de la tormenta por un nuevo caso de corrupción, los españoles empezaban a exigirle mayores explicaciones al gobernante Partido Popular.

Por eso, el presidente del gobierno, Mariano Rajoy, salió ayer a pedir "disculpas" públicas al país, en nombre de su partido, por el caso que se conoció anteayer cuando fue desarticulada una trama que presuntamente adjudicaba servicios y obras públicas en ayuntamientos y gobiernos regionales a cambio de comisiones ilegales y que implica a integrantes de su espacio político.

"Lamento profundamente la situación creada, y en nombre del Partido Popular quiero pedir disculpas por situar en puestos de los que no eran dignos a quienes aparentemente han abusado de ellos", dijo Rajoy en una sesión de control al gobierno en el Senado.

El jefe del gobierno español hacía así referencia a este último caso conocido en el que fueron detenidas 51 personas, incluidos seis alcaldes, dirigentes locales y regionales y funcionarios públicos. La mayoría de ellos pertenecientes al PP, aunque también hay integrantes de otras formaciones, como el Partido Socialista Obrero Español (PSOE), el más importante de la oposición.

Este caso "parece que responde a la codicia personal de los cargos públicos a los que afecta y no a las organizaciones políticas a que pertenecen o pertenecían", dijo Rajoy, y señaló que los implicados de su partido ya fueron suspendidos.

El escándalo se suma a un listado con miles de causas judiciales abiertas, cientos de imputados y millones de euros defraudados en un país en el que, según un informe de la Comisión Europea, el 95% de los ciudadanos piensa que la corrupción está extendida.

La oposición aprovechó ese descontento y durante la sesión parlamentaria que presidió Rajoy alzó su voz para pedir la "dimisión".

"Entiendo y comparto la indignación y el hartazgo [de los españoles]. Estas conductas resultan particularmente hirientes cuando lo españoles han tenido que afrontar tantos sacrificios y hacer tantos esfuerzos para sacar a nuestro país de la crisis", dijo el presidente a menos de un año de que se celebren elecciones municipales, regionales y generales en el país.

"Estos comportamientos extienden una sombra de sospecha generalizada sobre los políticos, y, aunque lo entiendo, quiero decir que esa mancha ensucia injustamente a la mayoría de las personas y de las gentes de todos los partidos que están en la política para servir a los demás y no para servirse a sí mismas", concluyó.

Además, Rajoy anunció que el Ejecutivo aprobará una ley de control económico-financiero de los partidos políticos y la del estatuto del cargo público, aunque no cuente con el apoyo del PSOE, que tiene la segunda mayoría.

También remarcó: "No vamos a demorar ni un minuto más este paquete, si es con el acuerdo de la oposición, mejor, y si no, lo aprobaremos con los votos del PP", partido que actualmente cuenta con la mayoría absoluta en el Parlamento.

Y agregó que el gobierno seguirá "ampliando el abanico de medidas anticorrupción hasta lograr que se lo piense bien antes de caer en la tentación de corromperse".

El caso de esta trama de concesión de obras públicas por comisiones ilegales llegó cuando todavía no se apagaron los ecos de un vasto escándalo por el uso personal por varias decenas de directivos, entre ellos el ex director del FMI Rodrigo de Rato, de unas tarjetas corporativas opacas al fisco de la caja de ahorros Caja Madrid, luego Bankia, por valor de 15 millones de euros.

El PP también procedió anteanoche a la expulsión de sus filas de los implicados en este caso.

Por su parte, la vocera del PSOE en el Senado, María Chivite, le pidió explicaciones al mandatario sobre "la financiación de su partido" y sobre "cuántos altos dirigentes" del PP "van a volver a desfilar por la justicia teniendo cuentas en Suiza".

"Es presidente de un gobierno en descomposición", dijo Chivite, y le exigió a Rajoy que dé la cara y "despierte", porque "hay un país que sacar adelante".

En su respuesta, Rajoy declaró que no iba a hablar "de las investigaciones judiciales en el Tribunal Supremo de diputados y senadores" socialistas acusados de corrupción.

Agencias AFP, EFE y DPA

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.