Tecnologías para una noche de fiesta

Cócteles preparados por un brazo mecánico, melodías creadas en código por programadores y DJ que ahora musicalizan desde tablets; las propuestas digitales del mundo geek se hacen presentes también a la hora de celebrar
Uriel Bederman
(0)
1 de noviembre de 2014  

Se pixeló el vinito es el llamativo título de uno de los hits de los Super Guachin, un dúo conformado por los mendocinos Ignacio y Luciano Brasolin. Con cadencia cumbiera y el retumbar de la música electrónica, esta agrupación se anota en una fresca tendencia, componer canciones con los limitados recursos de sonido que disponían las consolas de videojuegos de los 80. Al género se lo conoce como Música en 8 bits. "Las reacciones son muy variadas, encontramos gente que se sorprende y no logra entender, y otros que piensan que estamos sampleando sonidos de videojuegos en vivo. Pero por lo general lo que predomina es que nadie entiende al 100% lo que está pasando. Para ponerlo en una forma simple, es como componer con una computadora muy básica y limitada", cuenta Ignacio en diálogo con LA NACION. Tras haber llevado su música a fiestas en Berlín y San Pablo, los Brasolin dicen que el público recibe animado este tipo de propuestas donde la diversión se enlaza con elementos propios de la cultura geek. "Gracias a Internet y a la globalización es más fácil explotar nuestras capacidades, estudiar, investigar, experimentar y hasta comunicarse con gente en otras partes del mundo que tienen procesos creativos similares. Esa búsqueda, pensar y experimentar con cosas no cotidianas, es algo extraño para la gente y, por ende, atractivo", opina Luciano. En línea con sus razonamientos, los ingredientes tecnológicos hoy son parte integral de la organización y disfrute de una noche de fiesta.

En estas arenas se dibuja, también, la huella de las algorave, las fiestas más geek de las que se tenga noticia. Allí, la música no es interpretada por guitarristas, bateros, vocalistas o DJ tradicionales. Lo que suena en los parlantes es compuesto en vivo por programadores informáticos que operan in situ sobre algoritmos, al tiempo que en pantallas gigantes y ante la vista de los concurrentes se exhiben líneas de código similares a las que dan forma a programas y sitios Web. Sólo que, en este caso, se traducen en melodías. "¿Un poco nerd? Quizá. ¿Caótico cuando el algoritmo no produce exactamente un ritmo bailable? Seguramente. Sin embargo es un nueva e interesante forma de mirar la música, el baile y la relación entre el artista y los asistentes", sostienen en el sitio The Next Web.

"En el campo del espectáculo y el ocio, la tendencia del mercado se orienta principalmente a la videoproyección y la interactividad -explica Raúl Elegido, director comercial de la firma española Sound & Systems Audiovisuales-. Nuestra experiencia nos dice que lo que más demandan tanto los clientes como los profesionales es el control total de los sistemas con aplicaciones para tablets. La facilidad con que estos dispositivos pueden actuar sobre la producción de un evento es aspecto determinante para su elección", comenta.

Consultado sobre cuáles son los horizontes más prometedores en este área, Elegido da cuenta de un novedoso sistema que comienza a ser utilizado por los DJ más reconocidos. Se trata de un entorno virtual que presenta las mismas funciones de una consola avanzada de audio, donde el operador puede personalizar la posición de los comandos y mezclar enteramente desde el display multitáctil. Desarrollado por la firma californiana Slate Pro Audio, Raven MTi es un paradigma en este segmento: este dispositivo cuenta con una pantalla de 27 pulgadas y corre un software ideado en específico para esta tarea. El especialista subraya que, a pesar de la creciente sofisticación, "el publico que asiste a los sets no presta demasiada atención a los medios que utilizan los profesionales, en cambio sí prestan atención al entorno, a la calidad técnica del DJ y al tipo de música".

Por otra parte, las tiendas de aplicaciones móviles son depósito de un buen número de herramientas para que cualquier usuario con experiencia mínima haga las veces de DJ en una fiesta con amigos. Se destacan Traktor DJ, para iPad (US$ 9,99), DJ Studio 5, para equipos Android (gratis), y DJ Master, para Windows Phone (gratis). En términos generales ofrecen interfaces sencillas y funciones escuetas aunque suficientes para pasar el rato. En este mundillo también aparecen alternativas para los usuarios que prefieren añadir elementos analógicos a la oferta digital. Uno es Scratch 2 Go, de la firma iON Audio, que permite agregar a la pantalla táctil de una tablet una serie de controles físicos (un crossfader, dos grupos de tres botones y dos platos a los lados) por medio de ventosas.

En la edición 2013 de Google I/O, la conferencia que la firma de Mountain View organiza cada año con el foco puesto en el trabajo de los desarrolladores, un particular cantinero fue el encargado de preparar tragos y otras bebidas para los asistentes al evento. Su nombre es Makr Shakr y se trata de un robot diseñado en los laboratorios del Instituto Tecnológico de Massachusetts. Es capaz de saber qué desea tomar su cliente antes de que éste llegue a la barra. La magia ocurre gracias a la vinculación de este brazo mecánico con una aplicación para celulares y tablets mediante la que es posible realizar el pedido anticipadamente.

Por añadir una curiosidad a este desarrollo, sus responsables cuentan que los desplazamientos mecánicos fueron diseñados emulando los movimientos de Roberto Bolle, un reconocido bailarín de danza clásica de origen italiano. El lector puede encontrar más información sobre este desarrollo del MIT en http://makrshakr.com.

En el cíclico impulso de la técnica que avanza sobre los puestos de trabajo que parecían exclusivos del hombre aparece Monsieur, una máquina desarrollada por una joven empresa francesa, que es capaz de preparar más de trescientas variedades de cócteles sin que un humano intervenga directamente en la elaboración. El dispositivo cuenta con una pantalla táctil desde la que se realiza el pedido, aunque también es posible hacerlo a distancia desde un smartphone, al tiempo que la paga corre por cuenta de un lector de tarjetas de crédito. "Las personas se sorprenden cuando utilizan por primera vez a Monsieur, especialmente después de probar el primer trago. Honestamente es difícil para ellos creer que una máquina simplemente les sirvió un cóctel", explica Mario Taylor, jefe de operaciones de la compañía. Según cuenta, en 2015 iniciará su expansión más allá de los mercados de Estados Unidos y Canadá.

En diálogo con LA NACION, Javier Schivo, instructor del Instituto Argentino de Coctelería, dice: "Hoy crecen los bares cada vez más sofisticados, donde el bartender atiende y brinda un servicio de calidad que ninguna máquina podría brindar, donde se está en el detalle de la copa donde se sirve, el hielo utilizado, la calidad de las bebidas, sus decoraciones y muy importante, ¡la técnica utilizada! Una herramienta tecnológica podría llegar a ser utilizada para un servicio básico. En un ejemplo más cotidiano te podría comparar el tomar un café de una máquina en cualquier quiosco y sentarse en Las Violetas, un excelente bar en la Capital Federal, a consumir un espresso al estilo italiano". Respecto del hombre reemplazado por la máquina, Schivo sentencia: "Si tuviera que describir en una palabra aquello que tiene un bartender que no tiene una máquina es el espíritu, ese amor por lo que hacemos y creamos, la pasión en cada paso del armado de un cóctel. No creo que el trabajo del bartender se vea amenazado por este tipo de máquinas. Sin ir más lejos, el otro día veía un video sobre cómo se armaba una Ferrari y veía que si bien en algunos aspectos del montaje la tecnología era fundamental, en las partes importantes del armado son personas las que realizaban el trabajo, los detalles".

No obstante, y a pesar de su inevitable carácter mecánico, Monsieur promete ofrecer algunas de las virtudes de un barman de carne y hueso. La máquina recomienda tragos según los pedidos que el usuario haya realizado en el pasado, además de poner en consideración la estación del año o el horario para seleccionar la variedad de la bebida. Asimismo avanza hacia el consumo responsable: la máquina confía que el usuario anote fielmente su género y peso para que, en función de esta información, pueda regular la cantidad de alcohol consumida. En caso de que su cliente sobrepase los límites permitidos, recomienda utilizar una app móvil para solicitar un taxi.

Cuando llega el día

Al tiempo que la música comienza a menguar, acaso sea conveniente hacer caso al ofrecimiento Monsieur y no conducir con nuestro vehículo hasta casa.

En línea con una tendencia global, diversas agencias de taxis en Buenos Aires se suman a una serie de aplicaciones móviles que facilitan pedir un auto. Easy Taxi y Safer Taxi son las más populares en una modalidad que añade aspectos sociales a la clásica costumbre de tomar un taxi.

Cuando la fiesta termina y el alba anuncia la llegada del día, el usuario puede elegir al conductor con breves toques de pantalla y conocer las calificaciones que otros usuarios anotaron sobre el servicio para llegar sin contratiempos a casa luego de una noche agitada.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?