Suscriptor digital

Juan Martín Hernández: "Están dadas todas las condiciones para hacer un muy buen Mundial"

Fiel a su bajo perfil, el centro de los Pumas destaca que el conjunto nacional está tan consolidado como aquel de 2007
Jorge Búsico
(0)
8 de noviembre de 2014  

EDIMBURGO, Escocia.- Juan Martín Hernández habla mucho más con su juego dentro de la cancha que con sus palabras en los encuentros con los periodistas. Pero sus conceptos con el paso del tiempo se han transformado tan quirúrgicos como su pie, capaz de poner la pelota ovalada donde se lo proponga. Con 32 años cumplidos el 7 de agosto, hoy llegará a su test número 50 con los Pumas. Una cifra que de no haber sido por la larga serie de lesiones de todo tipo, debería ser bastante más extensa. El polifuncional back, ahora como 12, debutó en el seleccionado mayor en 2003, pero después de su esplendor en el Mundial 2007, prácticamente no se volvió a calzar la celeste y blanca hasta 2012, en el primer Rugby Championship. En el medio, se le escapó el Mundial 2011.

No ha sido en todo este tiempo un líder dentro del grupo en lo que hace a la voz de mando, porque, precisamente, es un hombre que siempre prefirió el bajo perfil, pero su estampa de rugbier habla por sí sola. Como alguna vez dijo uno de sus compañeros: "Es Juan Hernández. Sólo nombrarlo inspira confianza en nosotros y temor en los rivales".

Sin embargo, en este 2014, luego del convulsionado 2013, tomó más las riendas del plantel. Él mismo lo reconoce al señalar que su rol actual "pasa más por guiar al grupo". Esa función tuvo un agregado: reacomodarse dentro de la cancha. Después de toda una carrera como fullback o apertura, a pedido del entrenador se movió al primer centro, un puesto vital en el rugby de hoy y clave en el esquema que pretenden llevar adelante los Pumas. La pasó mal en el comienzo. En un reportaje, hasta llegó a decir que "al final no terminé siendo especialista de nada?"

-Creo que lo de jugar de 12 es cuestión de cambiar el chip mental. Hubo otros factores también, como que en buena parte de la preparación para el Rugby Championship entrenamos mucho más el ataque que la defensa. Me parece que lo más serio fue en el partido con los All Blacks, allá. Se metieron mucho por mi lado. Pero con la repetición de entrenamientos, con el video y con la gran ayuda del Chelo (por Bosch) y también de Horacito (Agulla), pude mejorar y me parece que con los Wallabies salió todo muy bien.

-¿Esa victoria ante los australianos los obliga ahora a ganar al menos dos tests de esta ventana? ¿O creés que más importante es seguir mejorando el juego?

-Yo prefiero ganar. Pero ganar como lo hicimos ante los Wallabies. Me importa el cómo se ganó y eso es lo que resalto y quiero para lo que viene, porque si bien el triunfo fue muy importante porque fue el primero en el Rugby Championship y porque nos quitó una carga, lo bueno es cómo lo logramos, ya que fue además el producto de todo un torneo en el que hicimos las cosas bien.

-Junto con Agulla son los únicos sobrevivientes en este plantel de aquel que en 2006 ganó la última ventana de noviembre acá en Europa. Justo antes del Mundial. ¿Ves algunos procesos similares?

-Sí, por el lado del equipo, que está muy bien consolidado, como lo estaba aquél. No por el juego, sino por lo humano.

-¿Entonces se puede pensar en algo parecido a lo que pasó en Francia 2007?

-Yo creo que están dadas todas las condiciones para hacer un muy buen Mundial. El equipo encontró una línea de juego y hay excelente una relación con el staff y los dirigentes. No veo problemas. Este staff, más todo lo que se está haciendo en el rugby argentino, logró mejorarnos como equipo y a cada uno de nosotros individualmente.

-Esos días del triunfo con Australia deben haber sido maravillosos para vos, ya que además nació tu segundo hijo y ascendió Deportiva Francesa.

-De lo primero no te voy a contestar porque no hablo de mi vida privada (seco). Lo de Deportiva fue una gran alegría, además por Rorro (Roncero), que es mi gran amigo.

-¿Vas a terminar tu carrera en Deportiva?

-Algo puede haber. Iba a jugar los dos últimos partidos de este torneo, ya estaba todo listo, pero fue imposible por el contrato que había firmado con el Toulon (su próximo destino).

-¿Cuál test se te viene a la cabeza de los 49 que jugaste hasta ahora?

-El primero, ante Francia, en Vélez, en 2003 (NdR: su debut fue ese mismo año con Paraguay, por el Sudamericano). Ese es el más especial para mí. Después están los del Mundial 2007 y también fue muy valiosa para mí la vuelta en 2012, después de no haber podido ir al Mundial y de quedarme afuera por operaciones de rodilla y espalda.

Aquel partido del 20 de junio de 2003 con Francia, en el que entró como 15 titular en una noche de 33-32 para los Pumas, hizo un try sensacional bajo los palos. Once años después llega a su test 50. Hernández debió y supo reconvertirse. Eso es mucho más que un número.

50

Test match cumplirá Hernández hoy frente a los escoceses. Debutó ante Paraguay (144-0) por el Sudamericano 2003; ganó 23 y perdió 26, lleva convertidos 117 puntos y jugó los Mundiales ‘03 y ‘07.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?