Suscriptor digital

Las Galerías Pacífico, subvaluadas

Prioridad: por la condiciones de venta, Mario Falak, actual concesionario, tiene derecho de igualar la mejor oferta; legisladores del Frente Grande presentaron un pedido de informes por el bajo precio de la subasta.
Silvia Pisani
(0)
7 de diciembre de 1996  

Las Galerías Pacífico, que saldrán a la venta con un precio base de 8 millones de pesos, están valuadas para el seguro por un monto casi tres veces mayor.

Así surge del contrato de concesión entre la ex empresa Ferrocarriles Argentinos, propietaria del bien, y la firma que preside el empresario Mario Falak, quien explota el centro comercial a cambio de un canon de 30.000 pesos mensuales.

"La verdad, el precio con que se pretende ofrecer a la venta este edificio es más que llamativo", dijo a La Nación la diputada Irma Parentela, quien en mayo último presentó un pedido de informes que todavía duerme en un cajón.

La explotación de las Galerías se concedió a Falak mediante una escritura firmada por la Escribanía General del Gobierno en la que se obliga la contratación de un seguro por 15 millones de pesos para el edificio, otros cuatro para la cúpula virdriada y un tercero, por 1.300.000 dólares, como caución.

Dueño del Alvear Palace Hotel y hombre cercano al presidente Carlos Menem, el empresario Falak firmó ese documento, a cuyo primer testimonio tuvo acceso La Nación, el 24 de abril de 1990. Con ese trámite acordó la recepción del edificio en cuyo reciclado invirtió 20 millones de pesos.

El documento le otorga por 30 años la explotación del centro comercial que visitan miles de personas por día, alberga a más de 100 locales que alquilan firmas comerciales de primera línea y cuenta con un amplio patio de comidas.

No sólo eso. Su cúpula está cubierta con murales de Berni, Soldi, Spilimbergo, Castagnino, Urruchúa y Colmeiro.

De mano en mano

El edificio será vendido "con definición en subasta", pero Falak tiene más posibilidades que nadie de quedarse con el edificio si lo desea ya que cuenta con el derecho de igualar la propuesta más alta que se presente.

Falak no pudo ser consultado. "No se encuentra en el país", dijeron sus colaboradores.

El pliego de condiciones salió a la venta ayer a un precio de 4000 dólares y no hay mucho tiempo para pensar el negocio, ya que la oficina que recibe las propuestas cierra dentro de dos semanas, el próximo 19.

Lo que está claro es que si Falak iguala la mejor propuesta, él se queda con el edificio que ya explota y que fue declarado patrimonio histórico.

En ese caso, la legislación lo habilita para vender el edificio a un tercero y, de acuerdo con las condiciones del mercado, a un precio que puede superar holgadamente su inversión.

Pero, ¿qué pasa si no hay interesados? En ese caso, rige el contrato de concesión por un período de 27 años más. Transcurrido ese lapso, el contrato original establecía que el edificio debería retornar a su dueño: la empresa Ferrocarriles Argentinos. El problema es que, tras la privatización, Ferrocarriles Argentinos ya no existe como tal y está en liquidación.

Firmado junto con Juan Pablo Cafiero y Chacho Alvarez, entre otros legisladores, el proyecto d Parentella inquiere sobre distintos puntos de la operación al tiempo que advierte sobre valor del edificio, declarado patrimonio histórico.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?