Suscriptor digital

Noticieros "cancheros": la nueva forma de contar la actualidad

Con secciones informales y conductores descontracturados, los informativos abandonaron el esquema tradicional; por qué y cómo surgió este cambio
Martín Fernández Cruz
(0)
15 de diciembre de 2014  • 14:43

En su etapa al frente de Telefe Noticias, Paula Trapani cometió un acto de rebeldía: se hizo los rulos. Ese "atrevimiento", obviamente, no fue tomado con simpatía. "En un momento del noticiero, hubo una visión más tradicional, un día me hice unas ondas y me mandaron a peinar de nuevo". Esos bucles que recuerda Trapani, terminaron siendo un desafío a la seriedad que requerían los informativos, y las ondas quedaron como un acto de moda interrumpido. Hoy, la historia es distinta, porque el noticiero se reinventó para mantener la atención de una nueva generación de televidentes totalmente renovada.

1_ El noticiero como uno más de mis amigos

Eddie Fitte y su look descontracturado ante las cámaras de Canal 13 y TN
Eddie Fitte y su look descontracturado ante las cámaras de Canal 13 y TN Fuente: LA NACION

Como oficinistas sacados de Mad Men, los conductores clásicos de noticieros, trataban al espectador de "usted", pero la cosa cambió. Los periodistas tuvieron que comprender que si bien el noticiero era -y es- el lugar para tratar temas serios, también era necesario aceptar la llegada de nuevas caras, que permitieran otro tipo de acercamiento al televidente. Aquellos bucles de Paula Trapani quedan inocentes frente a Eddie Fitte, un periodista de canal 13 y TN cuya cantidad de tatuajes remite inmediatamente a una frase de Cabo de Miedo: "No sé si mirarlo o leerlo". Eddie simboliza el tipo de periodista que los noticieros necesitaron incorporar. Eddie está a años luz del conductor tradicional, él es más un periodista "amigo", que no necesita de la formalidad porque apela a una cuestión genuina que lo acerca más a un tipo de televidente que necesita ver caras relajadas en la tele.

Él, a su manera, continúa el estilo impuesto por programas como Diario de Medianoche, un noticiero pionero en la idea de presentar periodistas más descontracturados. Ese informativo, fue en gran medida ideado por Francisco "Paco" Marmol, director de noticias y Relaciones Institucionales en Telefe durante más de diez años y actual Director de Contenidos Periodísticos en C5N. Paco recuerda sobre ese ciclo: "Lo que pretendíamos era mandar a la cama al televidente con una sonrisa, informado, pero no con mala onda. El formato de medianoche con Germán Paoloski me gustaba, la idea era descontracturar, poder meter otro tipo de columnistas y agregar videos". Para Paco, la importancia de los conductores descontracturados era crucial para enganchar a los televidentes: "Muchos noticieros se quedaron con la mesa y las dos personas detrás, que te cuentan la información siempre serios, siempre enojados. Eso repele al espectador nuevo.

Muchos noticieros se quedaron con la mesa y las dos personas detrás, que te cuentan la información siempre serios, siempre enojados. Eso repele al espectador nuevo

Ahora los conductores se relajaron y se fueron soltando la corbata porque, con la entrada de nuevos medios, cambió la comunicación en la calle, y el televidente quiere identificarse con la gente que estaba viendo. Al espectador hay que hablarle en su mismo lenguaje, si continuamos sembrando muros entre el que comunica y al que se le está comunicando, ambos se van distanciando". Esta idea intenta hacer de los periodistas caras amigas, periodistas con los que cualquiera podría irse a tomar una cerveza. Es un aspecto clave que les permite a los informativos presentarse de manera más familiar, poniendo el acento ya no sólo en la noticia, sino en quién la presenta.

2_ El noticiero como uno más de mi familia

Se cree que mientras más tiempo esté la misma cara en el mismo noticiero, más confiable será la información, por eso es que para los conductores centrales es importante perdurar en el tiempo. Y muchas veces, con el paso de los años, esos presentadores pasan a convertirse en uno más de la familia. Un periodista que comprende esto a la perfección es Guillermo Andino. Hijo de un gigante como fue Ramón Andino, Guillermo heredó calidez y una idea de mostrarse como un periodista que desde su escritorio en América Noticias puede compartir con sus televidentes la cena familiar, y así, logra derrumbar las barreras formales tan propias de los informativos tradicionales. Hubo un momento que fue emblema de esta idea: cuando él anunció con la placa de Último Momento (con la complicidad de Mónica Gutiérrez) que sería padre de un varón: "Después de tantos años en los medios de comunicación, hay una familiaridad, una cuestión que uno tiene con el público que me obliga a contarle a la gente los hechos más importantes que tienen que ver con mi vida. El embarazo de mi mujer, creo que lo ameritaba, y aparte me gustaba dar la noticia a mí. Entiendo que más allá de que mi vida es privada, lo que hago es público, pero hay cuestiones con las que, de vez en cuando, me gusta abrir la puerta y decir 'miren, me está pasando tal cosa´, y ésta fue una de ellas", cuenta Andino a LA NACION. Ver la cara de los conductores tomados de la mano, es un momento que conmueve no sólo por la noticia en sí, sino porque uno los conoce a ambos, los siente cercanos y la franca emoción de ellos termina siendo también la emoción del espectador, que entiende al conductor como uno más de su familia.

3_ El noticiero como un lugar de esparcimiento

Un documental titulado Sugar versus Fatque prueba la siguiente teoría: nadie puede comer solamente alimentos que consistan exclusivamente de azúcar, ni otros que sean solamente de grasa. Es insoportable para cualquiera. Pero los alimentos procesados, esos que mezclan grasa y azúcar, sí pueden comerse en abundancia, y los noticieros (o los buenos noticieros, al menos), están repitiendo el mismo esquema. No hay manera de que los televidentes aguanten todo el tiempo información dura y estructurada, eso satura y termina desgastando, como tampoco nadie toleraría un noticiero dedicado sólo a videos graciosos.

Los noticieros se han magazineado

Pero mezclar ambos ingredientes, es otro cantar. Combinar temas duros con blandos es un recurso perfecto para atrapar al espectador, y bucear en secciones novedosas que permitan relajar el clima, es aún mejor. "Los noticieros se han magazineado mucho, y yo como productor, alenté bastante la posibilidad de tener otras secciones. Tenemos una que se llama "Mitos y verdades de algunos alimentos", pero la hacemos los viernes, que probablemente es un día más descontracturado, en el que la gente ya está pensando en el fin de semana y tiene mejor predisposición para esos temas", señala Andino. En los noticieros, encontrar un lugar de esparcimiento, no solo fue posible, sino también necesario para su evolución.

4_ El noticiero como órgano social

El paso de Silvia Fernández Barrio por Nuevediario es recordadísimo, y sobre ese ciclo, la periodista comenta: "Yo miro ahora las inundaciones, la inseguridad y la pobreza, y me acuerdo perfectamente las cosas que decía cuando estaba en el noticiero: que si los políticos no están en la inundación ni están en una villa, entonces evidentemente el tema no les llegaba. Esto lo decía hace muchísimos años".

Antes los conductores escupían titulares, pero ahora ponen el acento en cómo van a afectar las noticias al ciudadano

El reclamo social es algo que los noticieros reforzaron en los últimos años. Paco Marmol destaca otro aspecto del rol social de los informativos: "El objetivo es atender a las necesidades del espectador y no contarle políticamente las cosas sin desmenuzarlas, no basta con decir que se aprobó la ley tal, sino que hay que decirle también qué significa eso, si es que tendrá que pagar por tal cosa y cómo va a repercutirle. Antes los conductores escupían titulares, pero ahora ponen el acento en cómo van a afectar las noticias al ciudadano, y por eso es que el comportamiento principal del noticiero es social".

5_ El noticiero como el noticiero

O sea, los noticieros se basaron en los mencionados cuatro aspectos para cambiar la forma de presentar su contenido, y esos ítems fueron clave para la renovación. Pero lo más importante, es que en esa adaptación los informativos buscan no violar su esencia. Que haya periodistas en campera de cuero, no significa que la información "seria" sea menos confiable. El mérito radica en aprender a reformularse conservando intacto el núcleo. Pero estos cambios, lejos de ser una moda pasajera, son muy profundos, y dejan una marca de la cual no se podrá volver. Son aspectos que nacieron como forma de evolución para un modelo que tenía los días contados. Los años pasan, las modas nacen y mueren, la tele cambia constantemente y en medio de esas grillas mutantes, los noticieros permanecen estoicos, buscando renovarse sin por eso perder de vista el objetivo primario: informar.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?