Mariano Rajoy: "La mayoría de los políticos españoles son honestos"

Mariano Rajoy dio explicaciones ante el Congreso
Mariano Rajoy dio explicaciones ante el Congreso Fuente: AFP
Un día después de la renuncia de su ministra de Salud por un caso de supuestos sobornos, el presidente español afirmó que "España no está corrompida" y presentó medidas de transparencia
Martín Rodríguez Yebra
(0)
27 de noviembre de 2014  • 09:00

MADRID.- Cada vez más amenazado por los escándalos que estallan a su alrededor, el presidente español, Mariano Rajoy , se mostró hoy comprensivo con la creciente indignación ciudadana en España pero desacreditó la idea de que existe corrupción generalizada en su país.

Lo hizo al presentar ante el Congreso un paquete de medidas de transparencia con el que ansía mostrar su compromiso con la "regeneración política" y contener el clamor de un "cambio de régimen" que defiende el partido Podemos, de imparable ascenso en las encuestas.

"España no está corrompida. No se debe generalizar. Se empieza así y se acaba atacando el sistema entero. Eso beneficia a los salvapatrias de la escoba", dijo en su discurso, en alusión explícita a Podemos y a su líder, Pablo Iglesias.

"España no está corrompida. No se debe generalizar"

Pese a relativizar la magnitud de la corrupción, Rajoy argumentó que presentaba en persona el plan de transparencia porque "se trata de un problema muy peligroso que desacredita a España en el exterior".

"Que no se extienda la sospecha a todos los ciudadanos, porque 50 no desacreditan a toda la profesión. Puedo entender la desconfianza, pero no justifica que se generalice la culpabilidad. La mayoría de nuestros representantes son personas honesta", agregó Rajoy. Y dijo haber pedido perdón por los corruptos que hubo en su partido, como hizo cuando fue a la cárcel el ex tesorero del PP Luis Bárcenas.

"La mayoría de nuestros representantes son personas honesta"

La comparecencia parlamentaria sobre la corrupción no podía coincidir con un día más incómodo. Apenas unas horas antes, Rajoy tuvo que forzar

Rajoy no mencionó a Mato -una dirigente de su máxima confianza- en ningún momento del discurso, pero fue el eje del mensaje opositor. "Ni usted ni su partido están capacitados para liderar estas reformas. Si quedaban dudas, basta con leer el auto judicial de ayer", le espetó en el turno de réplicas Pedro Sánchez, líder del socialismo.

Las medidas que defendió Rajoy incluyen una reforma a la ley de financiamiento de los partidos, que aumentarán los controles sobre el dinero de la política, y cambios en el Código Penal para endurecer el castigo a funcionarios públicos que delincan. Son propuestas que ya había presentado el gobierno hace un año y medio, pero estaban trabadas en el Congreso.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.