Con el resultado cantado, cada uno busca su objetivo

Ramiro Pellet Lastra
(0)
30 de noviembre de 2014  

A los 74 años, uno se apresta a escribir el último capítulo de un libro de servicios y de glorias y figurar en el libro de los récords del país. El otro, de 41, tiene un vasto recorrido por delante e intentará sostener su bandera como líder de la oposición.

El que más chances tiene de corroborar estas premisas es sin duda Tabaré Vázquez. El que deberá trabajar en su liderazgo y en el futuro de su carrera será a todas luces Lacalle Pou. Mucho tendrán que ver los números finales de estas elecciones, que empezarán a revelarse con los resultados en boca de urna a primera hora de la noche.

Primero, Tabaré, el hombre del día. No le quedaba nada que demostrar, y si algún servicio quería seguir prestando al país, luego de su gobierno de 2005 a 2010, era seguir adelante con la medicina, la pasión de toda la vida que no dejó de ejercer ni siquiera en la presidencia.

Pero sus viejos compañeros del Frente Amplio lo necesitaban para encarar estas elecciones como el héroe de mil batallas y él aceptó el nuevo reto. Cambió la vida privada por la vida pública, la clínica por la campaña, a riesgo de quedar fuera del ring contra rivales más jóvenes. Y lo hizo al mando de una fuerza política que, quizás, había encontrado sus límites electorales y de capacidad de gestión luego de dos mandatos consecutivos, con los obvios riesgos de desgaste.

A partir de esta noche entrará con toda seguridad en el exclusivo grupo de presidentes reelectos, después de Batlle y Ordóñez y de Julio María Sanguinetti. Ya tenía el honor de ser el primer intendente de Montevideo salido de las filas del Frente Amplio y luego el primer presidente.

Más espectacular todavía será si Tabaré se convierte en el presidente más votado de la historia uruguaya. Podría obtener más votos que los que logró en su día Mujica, acaso el más querido y el más conocido puertas afuera del "paisito" color celeste, por no decir de América latina.

Hasta es más que probable que Tabaré y Mujica, en su nuevo rol de senador, tengan un protagonismo similar en los próximos cinco años de gobierno, uno de los varios contrapesos dentro y fuera de su partido a los que estará necesariamente sujeta la gestión presidencial.

"Estamos en el cierre de esta campaña que para mí representa la quinta y última campaña electoral que haré representando a nuestro querido y amado Frente Amplio. Comprenderán ustedes la cantidad de sentimientos que me embargan en estos momentos, pero firme en la convicción que tenemos el mejor proyecto político para que los uruguayos vivan cada vez mejor", dijo Tabaré durante un mitin.

Lacalle Pou no se quiere quedar atrás, o más bien no se quiere quedar demasiado atrás en esta carrera casi perdida, donde por esas cosas de la política le toca ser algo así como un actor de reparto. Los analistas de opinión y los mismos militantes blancos calculan que el candidato podrá respirar aliviado si no baja del 40% en la elección de hoy.

Eso sería a estas alturas una victoria, si se tiene en cuenta que el Partido Colorado, del que Lacalle Pou esperaba recibir un buen caudal de votos, se fue deshaciendo en estas últimas semanas -después de una desastrosa votación en primera vuelta que puso a medio mundo en desbandada- y parte de sus dirigentes anunciaron su voto al Frente.

"Hay una construcción de un capital político importante que prometió ser en un momento mucho más fuerte en términos de alcanzar la presidencia y eso va a terminar de otra manera. [?] Que el 40% te vote para presidente no es nada despreciable", dijo el director de la consultora Equipos, Ignacio Zuasnabar, al diario El Observador.

Aunque será el fin de este ciclo electoral, a los 41 años no será el fin de su carrera, y no cabe duda de que Lacalle Pou ya está proyectando su futuro. Pero no será lo mismo continuar como líder del bloque opositor que como uno más de los muchos blancos y colorados que nutren el Parlamento.

El mismo Tabaré mordió el polvo dos veces en su camino a la presidencia, volvió a levantarse y tuvo la noche soñada en noviembre de 2004, cuando convocó a festejar a los uruguayos por su victoria en primera vuelta.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.