Suscriptor digital

La nueva Noche de los Libros se impuso al mal clima

A pesar de la tormenta, se realizaron actividades en las bibliotecas y los museos de la ciudad
Franco Spinetta
(0)
30 de noviembre de 2014  

Bajo el cielo plomizo de Buenos Aires, cientos de personas desafiaban ayer la alerta meteorológica y aprovechaban algunas de las múltiples actividades programadas para la Noche de los Libros. Con un disfraz del dios del trueno, Thor, Juani, de 5 años, y su mamá, Cintia leían con fruición una tira de cómics en uno de los livings ambientados sobre la avenida Corrientes. "Venimos siempre a este evento: a Juani le encantan los libros y aprovechamos las ofertas", comentó Cintia, mientras se preparaban para sumarse a la búsqueda del tesoro, que se iniciaba frente al bar La Ópera, de Callao y Corrientes.

Los ministerios de Cultura y Desarrollo Económico de la Ciudad, organizadores de la jornada, decidieron este año ampliar el juego y sumar nuevos espacios. Además de la pata comercial (ventas y promociones en 189 librerías), añadieron actividades culturales en museos, bares y, por primera vez, en las 50 bibliotecas públicas porteñas, que abrieron sus puertas desde las 16. De esta manera, rebautizaron la clásica Noche de las Librerías como la Noche de los Libros.

El resultado, al cierre de esta edición, estaba marcado por la lluvia que aplacó las expectativas. "Este día es muy importante para nosotros porque se vende lo que habitualmente vendemos en una semana normal. El pronóstico de tormentas hizo bajar muchísimo la cantidad de clientes", se lamentó David De Vita, dueño de la librería Adán Buenos Ayres.

El director de relaciones institucionales de la UBA, Jorge Viglieri, y el ministro de Cultura, Hernán Lombardi, fueron los encargados de la inauguración en el Centro Cultural Ricardo Rojas, que por primera vez forma parte del evento, lo mismo que Eudeba. "La experiencia individual de la lectura se transforma en colectiva esta noche y se convierte en una fiesta", dijo Lombardi.

Como cada año, parte de la avenida Corrientes se convirtió en peatonal y en un living a cielo abierto, con sillones y mesas ratonas cada una cuadra. Allí, una treintena de libreros aprovecharon para mostrar sus ofertas editoriales, promociones y descuentos. Además, este año la peatonal se amplió tres cuadras, desde Callao hasta Junín.

El mal clima obligó a la suspensión del show de apertura, que iba a estar a cargo de Juana Molina. También fueron suspendidas todas las actividades al aire libre de música, grafitis y Scrabble. Sin embargo, el resto de la grilla indoor se extendía hasta la medianoche, con lectura de textos, poemas y charlas con escritores.

Entusiasmo a pesar de la lluvia

La programación de la Noche de los Libros fue así abundante. Hubo más de 70 actividades en toda la ciudad, con talleres de historieta, presentaciones de libros, proyección de documentales y lectura de poesía. "Vine el año pasado y me encantó", dijo Andrea, 60 años y profesora de inglés. "Me interesa mucho el relato policial y este evento te permite estar en contacto con los autores. Además, esta vez me vi un documental de la selva Impenetrable muy bueno", agregó.

Las bibliotecas públicas desarrollaron una nutrida agenda en paralelo, desde un taller de restauración y reciclaje de libros y un homenaje a Gilda hasta un concierto de cámara en la Biblioteca Argentina para Ciegos. Y si bien el epicentro fue la avenida Corrientes, se sumaron espacios en San Telmo, Boedo, Balvanera, Palermo, Recoleta, Belgrano y Núñez, que replicaron el cronograma de actividades.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?