Los desafíos de la educación superior para retener alumnos

Guillermo Oliveto
(0)
30 de noviembre de 2014  

Hace un tiempo se difundió un informe sobre el desempeño de los estudiantes de las universidades públicas, realizado por el Centro de Estudios de Educación Argentina (CEA), de la Universidad de Belgrano, que muestra que un 44% de los alumnos aprueba sólo una materia por año. Esta cifra sin dudas propone un debate.

En la UTN, que cuenta con 29 unidades académicas, el porcentaje de estudiantes que aprueba una materia anual es del 35% y, más aún, en la Facultad Regional de Buenos Aires, que es la Facultad de Ingeniería más grande del país, esta cifra disminuye al 26,5%. Casi el 60% de la población estudiantil (58,2%) aprueba anualmente 3 o más materias.

¿Cómo pueden explicarse estas cifras en una carrera que demanda tanto esfuerzo como la ingeniería? Resulta de un conjunto de factores. En la UTN.BA trabajamos en políticas orientadas a promover la graduación y facilitar el tránsito universitario, garantizando el derecho a la educación superior.

Algunas de estas iniciativas están vinculadas con el fortalecimiento de las tutorías entendidas como una herramienta pedagógica que promueve la retención y detección temprana de problemáticas en losrepite estudiantes, su acompañamiento a través de la consulta, y el sistema de enseñanza y aprendizaje, especialmente en las primeras etapas de la carrera que es donde se observa el mayor desgranamiento.

También es una característica distintiva la existencia de franjas horarias que permiten que el estudiante trabaje y estudie; una realidad que es parte de la identidad de esta casa de estudios, nacida como Universidad Obrera. En en el caso de nuestra facultad, esta necesidad caracteriza al 60% de la población estudiantil.

Asimismo, del total de alumnos que trabajan, el 57% lo hace superando las 35 horas semanales y casi el 25% lo hace incluso los sábados. Esto indudablemente disminuye las posibilidades de llevar la carrera al día. De ahí que es difícil una comparación entre nuestro modelo y el de otras naciones, donde las universidades son de tiempo completo, como es el caso de Estados Unidos.

Otro aspecto esencial de la educación en nuestro país es que históricamente, la Universidad ha garantizado la movilidad social ascendente de quienes pudieron e hicieron el esfuerzo de estudiar. Cumple un rol social, de contención, de discusión, de crecimiento, que sin duda enriquece a quienes pasen por sus aulas, finalicen o no sus estudios.

Más cerca

El desafío, en todo caso, sigue siendo la búsqueda de la excelencia y la rigurosidad a la hora de consolidar el aprendizaje y la evaluación de los futuros ingenieros. Y para ello es necesario acompañar a los estudiantes en el duro salto que significa pasar de la escuela media a los estudios superiores, y sostener políticas orientadas a retener y estimular el desempeño académico, que actualmente sufre las consecuencias de la destrucción de la escuela media, técnica y no técnica, durante la década del 90.

Vale aclarar que lo que hasta hace unos años era refrescar conocimientos (por ejemplo, de matemática y física), hoy significa impartirlos.

Más aún, si queremos formar más y mejores profesionales debemos reponer uno de los fundamentos de la educación que es la cultura del esfuerzo. Es imprescindible recuperar el esfuerzo como motor del cambio, la noción de que lo que vale realmente cuesta, y que el desarrollo tecnológico es un proyecto a largo plazo.

Es responsabilidad de las unidades académicas del sistema universitario contribuir a que haya más y mejores profesionales en áreas estratégicas, que enriquezcan la matriz científica y productiva nacional.

Y es nuestro compromiso como protagonistas de este proceso estimular el gran debate pendiente sobre cómo mejorar el sistema educativo nacional.

Decano de la UTN Buenos Aires

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?