Suscriptor digital

Brailovsky: Carrasco no murió por el golpe

(0)
25 de julio de 1996  

Informe: el peritaje del legista establece que el soldado recibió una sola trompada en el tórax pero murió por mala atención médica tras una dolorosa agonía de hasta 48 o 60 horas.

Omar Carrasco recibió un fuerte puñetazo en el tórax que lo tomó desprevenido y no le permitió defenderse ni entrar en tensión.

La persona que lo golpeó el 6 de marzo de 1994 -su cuarto día de colimba en el cuartel de Zapala- se encontraba frente al soldado y sabía que Omar por la sorpresa o por su condición de subordinado no respondería.

El golpe en la zona inferior del tórax no fue mortal ni le fracturó ninguna costilla pero Omar sufrió una dolorosa agonía de hasta 48 o 60 horas mientras recibía una inadecuada atención médica y de personal de enfermería.

Esa atención y no el golpe fue la causa de su lenta muerte por asfixia paulatina pues una correcta asistencia en el hospital del cuartel o en el Hospital Municipal de Zapala a pocas cuadras de la unidad le habría salvado la vida con facilidad.

Tales las conclusiones del informe que el médico legista de la Policía Federal Alberto Brailovsky presentó al conjuez federal de Zapala Bruno Bonetti quien lo nombró perito en la causa de los encubrimientos.

Sus conclusiones plantean dos preguntas de fondo:

  • ¿Qué oficial ordenó la asistencia semiclandestina?
  • ¿Qué médico se prestó a la maniobra? El trabajo del legista policial choca frontalmente con la historia oficial del caso al introducir nuevos protagonistas nuevo escenario y una trama de terror para el crimen por el cual el Tribunal Oral de Neuquén condenó al subteniente Ignacio Canevaro y a los ex soldados Cristian Suárez y Víctor Salazar.
  • Lo más urticante del informe es que al extender en días una agonía que la sentencia fijó en 30 a 90 minutos varios presuntos encubridores podrían convertirse en cómplices del homicidio. Y uno de ellos quizás en homicida.

    Festival de recetas

    Con el informe además cobran sentido muchas cosas que la historia oficial no puede explicar:

  • Hay varios testimonios de que el sargento Mario Guardia golpeaba en el pecho por sorpresa. Guardia apareció sin razones valederas en la batería de Omar tras su desaparición.
  • Entre el 6 y el 9 de marzo (60 horas) se produjo en el hospital del cuartel el llamado "festival de recetas truchas". Médicos militares y subtenientes enfermeras anotaron el consumo de medicamentos vendas Cambric agujas -entre ellas una Butterfly para suero- a pacientes que no recibieron estos elementos.
  • Se adulteró un libro del hospital.
  • En la ficha médica de Omar consta que el 8 de marzo (dos días después de su muerte oficial) recibió la vacuna Tabdite que incluye la antitetánica. ¿Estaba vivo y lo atendían en un lugar sin asepsia médica?
  • Antes del 6 de abril de 1994 cuando se dispuso la aparición del cadáver se hizo a nuevo una casa desocupada del barrio de suboficiales dentro del cuartel. ¿Allí lo asistieron?
  • Si muchos camiones no funcionaban por falta de presupuesto ¿cómo se justifica tamaño gasto para una casa de suboficiales? ¿Quién y por qué ordenó y pagó la refacción efectuada por un contratista civil? ¿El subteniente Canevaro y los dos soldados?
  • ¿Fue para proteger a un subteniente y a dos soldados que se montó un encubrimiento en el que hay 13 militares imputados y dos tenientes coroneles procesados? Antes del juicio el tribunal integrado por María del Carmen Ingelmo Haydée Vázquez de Argüello y Eugenio Krom escuchó a Brailovsky exponer los resultados de un primer peritaje elaborado con el material que le proveyó la fiscalía pues era perito del fiscal Manuel De Reyes Balboa.
  • Pero durante el juicio el tribunal rechazó dos veces el pedido del fiscal para que Brailovsky declarara.

    Su primer peritaje que ya hablaba de una extensa agonía de varias horas fue el germen del informe actual para el cual contó con los materiales que le brindó el conjuez Bonetti.

    Cianosis

    El legista contradice los resultados de la autopsia realizada en el cuartel y de la reautopsia en la Morgue Judicial. Los forenses que declararon en el juicio establecieron que Carrasco no habría recibido asistencia médica sufrió la fractura de tres costillas y un derrame interno de más de un litro y medio de sangre y que sólo agonizó entre 30 y 90 minutos.

    La primera autopsia no hablaba de sangre en el tórax sino de líquido con sangre que el forense Rodolfo Villagra no midió. Lo calculó dijo "a ojo de buen cubero". Según los defensores que accedieron a la causa Brailovsky afirma que se trataba de líquido de putrefacción con sangre y que aun si fuera sangre no podría haber ocasionado una muerte tan rápida.

    El legista también concluyó que:

  • El informe anatomopatológico de la Morgue no habla de fracturas de costillas.
  • Las uñas estaban cianóticas señal de falta de oxígeno. Con una hemorragia masiva y aguda no hay cianosis.
  • La sentencia menciona manchas de sangre. El legista sostiene que Omar no tenía heridas externas sangrantes.
  • La sentencia afirma que el cadáver permaneció un mes en un baño abandonado. Brailovsky opina que sólo estuvo allí un breve lapso.
  • Los militares que lo trasladaron para su hallazgo emplearon guantes quirúrgicos que dejaron manchas de talco en las manos del cuerpo. La intervención de Brailovsky en el caso Jimena Hernández produjo un vuelco al probar que la niña no murió asfixiada por sumersión en la pileta del Colegio de la Santa Unión sino que sufrió un abuso sexual y fue sofocada por el agresor antes de arrojarla al agua.
  • Ambos casos eran algo más que un homicidio. En el del colegio católico se mencionó la posibilidad de otros abusos sexuales. En el del soldado habría un límite muy difuso entre el homicidio y el encubrimiento.

    Mañana: Qué ocurrió con los testimonios clave.

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?