Diego Olivera: "Fue muy emocionante estar en la despedida de Roberto Gómez Bolaños"

El actor estuvo en una misa íntima antes del gran homenaje en el estadio Azteca
(0)
1 de diciembre de 2014  • 17:02

Diego Olivera participó de una misa íntima en la que se despidió a Roberto Gómez Bolaños . Allí tuvo la posibilidad de darle personalmente las condolencias a su mujer Florinda Meza y a uno de sus hijos, Roberto Gómez Fernández, con quien el actor tiene una estrecha relación.

"Fue muy emocionante participar de la despedida de Roberto Gómez Bolaños, México no sale de su asombro, la sociedad está muy conmocionada", dijo el actor a Personajes.tv.

En esta misa que se celebró antes de la gran despedida en el estadio Azteca donde miles de mexicanos le dieron el último adiós, también participaron los ex compañeros de elenco de Chespirito en El Chavo del 8, Carlos Villagrán, que encarnó a Quico y con quien Gómez Bolaños estaba enemistado desde hacía años y Edgar Vivar , el entrañable "Señor Barriga", a quien Olivera vio muy emocionado.

Para la celebración religiosa que se llevó a cabo en el predio de los estudios Televisa San Angel donde se improvisó una carpa en el espacio conocido como la Plaza de las Estrellas.

El actor argentino tuvo la ocasión única de participar de tamaño acontecimiento porque se encuentra grabando Hasta el fin del mundo, la versión mexicana del éxito local Dulce amor, en la cadena Televisa, dueña de los derechos de emisión de El Chavo del 8 así como también de otros programas realizados por el ya mítico Gómez Bolaños.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?