Suscriptor digital

Prevén la desregulación de las telecomunicaciones

Proyecto: en alrededor de tres meses se enviará al Congreso una iniciativa para alentar la desregulación en las telecomunicaciones.
(0)
12 de abril de 1996  

Con especial cuidado en preservar la seguridad jurídica de los contratos hoy vigentes en las telecomunicaciones el Poder Ejecutivo espera poder remitir al Parlamento en julio próximo un anteproyecto de ley destinado a reemplazar a la que se encuentra en vigencia desde 1972 norma que ha quedado superada por el avance tecnológico y por las privatizaciones.

Los aspectos esenciales de esa futura legislación según trascendió prevén una intensa interrelación entre los intereses de las compañías telefónicas y las de cables.

En otras palabras: la legislación ahora en camino no obligará a modificar situaciones de hecho que presente la realidad.

Compra

Tal es el caso de la compra de Multivisión por parte de Telefónica Internacional o de la reciente adquisición que el grupo Pérez Companc con participación en Telecom hizo de Cable Visión Comahue que muchos sectores privados juzgan como parte de una estrategia orientada a ganar una posición dominante en el mercado.

Respecto de Multivisión en Telefónica de Argentina nada quieren decir. "No somos voceros de Telefónica Internacional" afirman aquí en Buenos Aires.

Lo cierto es que las telefónicas han invertido más de 2000 millones de dólares en redes de fibras ópticas para prestar justamente una nueva serie de servicios mientras que sus inversiones globales superan ya los 8000 millones de dólares.

Política generalizada

Todos se preparan para competir advierten los voceros del ámbito oficial y para justificar sus actos en el mercado y posicionarse de la mejor manera las empresas recurren a diversos argumentos.

Las autoridades que han asumido el control del sector como es el caso de Guillermo Padín Zabal que en su papel de secretario de Comunicaciones actúa como un verdadero paraguas político respecto de las presiones que se avecinan sobre el área o el de Alberto Gabrielli a cargo de la Comisión Nacional de Telecomunicaciones (CNT) tienen la convicción de que existe mayoritario consenso sobre el 90 por ciento de las cuestiones que se encuentran en juego.

Sin prohibiciones

Para quienes ahora tienen el manejo de las comunicaciones del país no pueden existir prohibiciones vitalicias tales como las que impulsa el proyecto del diputado Juan Valcarcel.

Ayer el titular de la CNT hizo su primera visita al Parlamento para dialogar con los integrantes de la Comisión de Comunicaciones de la Cámara baja que preside el propio Valcarcel.

El objetivo del Gobierno apunta a obtener el mayor flujo de inversiones posibles en el conjunto del sector y simultáneamente a despejar el camino legal para la desregulación del 2000.

Para ello existen cuatro ideas fuerza:

- Asegurar un servicio universal.

- Consolidar el desarrollo de las redes.

- Alentar una creciente competencia.

- Proteger al usuario de recursos limitados.

En los Estados Unidos recientemente se sancionó una ley que reemplazó a otra vigente desde 1932. Aquí ahora se está tras idénticos pasos de reforma.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?