Newell's Old Boys igualó con Lanús en la despedida de su capitán, Lucas Bernardi

  • P
Newell`s

Newell`s

  • P
Lanús

Lanús

En un partido discreto, empataron sin goles; el capitán rosarino, a los 37 años, dejó el fútbol
Pablo Casazza
(0)
8 de diciembre de 2014  • 08:49

Lucas Bernardi se retiró en su casa
Lucas Bernardi se retiró en su casa Fuente: Telam

ROSARIO.- "Acá me enseñaron a ser hombre, a luchar, a pelear; fue mi casa más allá de mi casa". Lucas Bernardi se quiebra en cada frase que dice cuando habla de su despedida como jugador con la camiseta que ama tanto como a su propia vida, la de Newell's . Desde hoy, toda su energía estará puesta en su familia. Le quedará la espina de no haber podido clasificar a su equipo a la Copa Sudamericana. El adiós del ídolo fue con empate (0-0) ante Lanús . Debía ganar para asegurarse el pasaje.

Lucas Bernardi fue uno de los líderes de la contraofensiva democrática que devolvió el club a sus socios, tras la noche que vivió la institución del Parque bajo la presidencia de Eduardo López. Bernardi significó, junto a Diego Mateo y Roberto Sensini , la primera camada de jugadores y directivos que retornaron. Ese camino sumó a otro laderos y referentes como Ignacio Scocco , Gabriel Heinze , Maximiliano Rodríguez y, quizá, quien compite por uno de los sitiales más altos en la historia del club junto con Marcelo Bielsa : Gerardo Martino , quien estuvo en la cancha junto a Heinze y Rolando Schiavi .

Bernardi, homenajeado por los cuatro puntos cardinales del Parque Independencia, cerró ayer una carrera que lo tuvo como protagonista en casi todos los proyectos donde convivió. En su primera etapa en Newell's ya se erigía como caudillo. Luego pasó por Olympique Marsella y explotó en Mónaco, donde jugó la final de la Champions League 2004. Se dio el lujo de jugar en la selección conducida por José Pekerman en 2005. "No tengo ninguna cuenta pendiente con el fútbol. Tuve la suerte de lograr todos mis sueños, todos mis objetivos", señaló el capitán.

Desde su regreso a Rosario tuvo picos de rendimientos admirables y otros más bajos, como en el último año. En 2011, la decisión de no seguir jugando era un hecho tras una campaña irregular con represalias violentas, cuando la barra atacó su local gastronómico y recibió amenazas. El destino lo volvió a cruzar con su ídolo máximo,el Tata Martino. El actual DT del seleccionado lo convenció y salvaron al club del descenso. Luego llegaron hitos históricos: la construcción de un equipo de alta gama, campeón en 2013.

Bernardi no sólo ha sido capitán, sino manager, dirigente, DT, y su presencia tomó -incluso con no pocas críticas- una dimensión amplia. Eso es lo visible. Desde el anonimato resignó dinero, puso plata, se ocupó de las inferiores, convocó a ex jugadores y estuvo pendiente de todos los detalles. "Siento que el club nos pertenece a todos y que los que estamos acá tenemos que dar más."

Pasaron 288 partidos con la rojinegra (siete goles): se ubica en el séptimo lugar entre quienes más la vistieron. Lleva en su espalda el número siete, el de la suerte. Aunque el azar nunca fue su apuesta. Sí, la de la convicción y la de amar al fútbol con una nobleza única.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.